Advierten que UTE será “el pato de la boda” en el acuerdo con UPM





Por otra parte.. Si un ciudadano uruguayo común genera energía limpia no puede almacenarla en una batería y por si fuera poco, todo el excedente estas obligado a transferirlo a la red de UTE sin remuneración ninguna.

“Quien la escuchó y se quedó con los titulares, se llevó la impresión de que el gobierno no había hecho otra cosa que ponerle exigencias a la empresa para que se instale”, ironizó este domingo el senador colorado Pedro Bordaberry.

La referencia fue a la conferencia de prensa en la que, el martes pasado, el Poder Ejecutivo en pleno confirmó la firma del contrato al finalizar la primera fase de las negociaciones con UPM para la eventual instalación de su segunda planta de pasta de celulosa en Uruguay.

Una conferencia “poco clara”, según Bordaberry, en la que el gobierno “ocultó la exacción” que le impondrá a los ciudadanos, para, según afirmó, garantizarse la inversión de los finlandeses.

Así lo dijo el legislador en un análisis difundido a través de las redes sociales.

Bordaberry reparó en las afirmaciones oficiales en cuanto a que UPM deberá pagar un canon de US$ 3,5 millones por zona franca y que deberá tributar Impuesto al Patrimonio, así como otros US$ 10,5 millones por impactoambiental sobre el río Negro.

“Pero, a poco que se pone la lupa, se concluye que en realidad se exige por un lado y se afloja por otro”, afirmó.

El líder colorado señaló que, de acuerdo a lo informado, UTE deberá comprarle a la futura planta el excedente de la energía generada a unos US$ 70 el megawatt hora, lo que implicaría un pago de US$ 72 millones al año.

Se trata de la décima parte de lo que el país consume anualmente.

El precio SPOT promedio del mercado eléctrico uruguayo fue este año, en promedio, de US$ 16,72 por MwH.

“Se está obligando a comprar algo que la empresa no necesita hoy, a un precio superior y durante veinte años, cuando la generación de energía viene bajando su precio y lo seguirá haciendo debido a los avances tecnológicos en la generación”, sostuvo Bordaberry.

Para el legislador, mejor habría sido no cobrarle a UPM el canon y haberla exonerado del Impuesto al Patrimonio. “Se está poniendo sobre los hombros de UTE buena parte del costo de la contrapartida estatal en el contrato de inversión”, aseguró.

El argumento del líder colorado es que, para encarar la inversión en infraestructura exigida por la empresa, el gobierno decidió recurrir al Fondo de Estabilización Energética, creado para reducir el impacto negativo de un eventual déficit hídrico en las cuentas de UTE, impidiendo un aumento del costo de la energía.

Mediante esta vía, el gobierno estaría garantizando unos US$ 180 millones, casi el 20% los recursos necesarios para afrontar las obras. “Ahora el Frente Amplio anuncia que echará mano del fondo para poder construir la infraestructura que UPM requiere. Está claro que UTE será el pato en esta boda”, afirmó Bordaberry.

El senador colorado le exigió al gobierno que “sincere las cuentas” que ponga por un lado lo que la empresa pagará y por otro lo que le costará al país.

“Estoy a favor de una segunda planta. Será beneficiosa para el país y generará trabajo y riqueza”, sostuvo. “Lo que no parece bueno es que sea UTE la que cargue con los costos, principalmente porque UTE cargará esos costos en la tarifa que pagarán los uruguayos que, en los hechos, estaremos asumiendo el pago de lo que el gobierno quiere subsidiar”.

Resultados conocidos

Bordaberry incluyó la situación en una serie de “negocios ruinosos” que los gobiernos del Frente Amplio llevaron a cabo en los últimos años, con respecto al manejo de las inversiones y operaciones en los entes públicos.

Recordó la gestión de Leadgate y Matías Campiani al frente de Pluna, una operación, recordó, liderada por Danilo Astori y a la que el propio ministro definió como ejemplo. “El resultado es conocido. Le dimos a Campiani una garantía de US$ 200 millones que todavía estamos pagando, con la empresa cerrada y en quiebra”, afirmó.

Bordaberry mencionó también lo sucedido en Ancap, que garantizó y capitalizó las “aventuras” en ALUR o Cementos del Plata. “Terminamos poniendo US$ 800 millones entre capitalizaciones y préstamos internacionales por las pérdidas que tuvo”, dijo.

“Pluna se resolvió con un ajuste fiscal y Ancap con aumento de tarifas. Ahora van por UTE”, concluyó.

Fuente: Ecos Uruguay

Loading...
inseguridaduruguay.com3 más

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*


11 − Nueve =