Banda “los Chingas” se desintegra tras un nuevo ajuste de cuentas

Foto: Diego Battiste

Un nuevo homicidio en Casavalle tiene en alerta a la Jefatura de Policía de Montevideo, que teme una escalada de violencia entre las dos bandas de narcotraficantes que se disputan el control del territorio. Esta vez el muerto fue uno de los líderes de la banda de Los Chingas, quien se encontraba prófugo desde el pasado 20 de diciembre cuando un operativo Policial desarticuló la organización.

Según informó Subrayado y confirmó El Observador, sobre la 1:45 de la madrugada de este lunes, un joven de 22 años fue acribillado a balazos en el pasaje de Los Palomares (Aparicio Saravia y San Martín). El hombre era uno de los tres individuos que estaban requeridos por diversos delitos, entre ellos el de haber participado de las tareas de extorsión que desarrollaba la banda para expulsar a familias enteras de sus hogares en Casavalle con el objetivo de vender las propiedades o usarlas como depósitos de armas, drogas y objetos robados.

En total, al menos 110 personas fueron expulsadas por esta banda en el lapso de un año.
En tanto, este domingo fue detenido cuando cometía una rapiña otro líder de los Chingas, por lo que solo queda uno jefes de la banda prófugo. El detenido prestará declaración ante el fiscal del caso, Enrique Rodríguez.

Fuentes judiciales habían dicho que de ser capturados los tres líderes de la banda que aún estaban en libertad, entonces la organización quedaría plenamente desmantelada. Además, resta detener a un integrante más del grupo que tiene un rango “medio” en la estructura organizativa, indicaron las fuentes.

La guerra
La práctica de expulsar a personas para quedarse con sus casas se venía desarrollando desde hace un buen tiempo. Pero en 2017, y en particular en los 15 días que pasaron entre octubre y el 1 de noviembre -período en que llegaron a desplazar a 77 vecinos de Casavalle- fueron tiempos de mayor actividad delictiva. Para los investigadores esta escalada de violencia está reflacionada con la intensificación del enfrentamiento de la banda de “los Chingas” y la de “los Camala”, con quienes se disputan el control del territorio.

Si bien estos dos grupos llevan una disputa de larga data en el barrio, la detención del líder de “los Camala”, Alexis Correa Jabiel, a mediados de setiembre, le dio a los Chingas la oportunidad para aumentar su influencia en el barrio.

En ese mismo mes, un joven de 14 años fue asesinado a balazos a metros de la plaza de Casavalle en el marco de este enfrentamiento. Ese día, la policía logró incautar un arsenal en una camioneta robada.

Los días siguientes vinieron acompañados de más violencia entre las bandas, con tiroteos en los distintos pasajes de Los Palomares. En tanto, la policía debió desplegar un operativo especial en las inmediaciones a la plaza de Casavalle, para impedir que se genere un nuevo enfrentamiento entre dos bandas rivales de la zona.

Esta vez, según dijeron fuentes policiales, todavía no se dispuso un operativo de contención similar al aplicado en setiembre, pero sí se están realizando tareas de investigación no solo para encontrar a los responsables del crimen, sino también para saber si “los Chingas” deciden tomar represalia contra sus rivales.

Pesos y contrapesos
Cuando los Chingas decidieron acelerar su plan de expansión expulsando a decenas de familias de sus hogares, llamaron la atención de la policía que durante meses estuvo planificando un operativo sin precedentes para capturar a los líderes del grupo. El llamado “operativo Mirador” cortó con buena parte de las aspiraciones del grupo criminal, al enviar a prisión a sus principales cabecillas.

Entre los encarcelados se encuentran una mujer de 27 años y un hombre de 35, a quienes se les tipificó un delito de extorsión, por haber liderado el “Comando de Extorsión de Los Chingas” que actuaba para expulsar a las familias de sus hogares. También fueron a prisión dos coordinadores del grupo, al tiempo que se dispuso la obligatoriedad de presentarse todos los días ante la Policía durante 60 días a una mujer que se encargaba de definir el destino de los bienes de los desplazados, y se decretó arresto domiciliario a una mujer de 39 años por su participación como cómplice en las tareas de extorsión.

El operativo también permitió incautar armas, municiones, una balanza de precisión que era parte de un laboratorio de drogas, cinco kilos de cocaína en estado puro cuyo valor se estima en más de US$ 122 mil, y 695 gramos de cafeína, además de celulares.

¿Quién es el rival de los Chingas?
Alexis Correa Jabiel, alias “Camala”, es el líder del grupo criminal que se enfrenta a los Chingas. Fue enviado a prisión en setiembre por su participación en el triple crimen del barrio Colón en el que fueron asesinados Braian Méndez, sobrino de Wellington “Tato” Segade –líder de una banda de narcos del barrio 40 Semanas-, Micaela Saccone, quien mantenía una relación con Méndez, pero que nada tenía que ver con su actividad delictiva, y un joven de 17 años.

Fuente: El Observador




Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*