Bonomi: quienes creen que la delincuencia va ganando “son los que menos la sufren”

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, se mostró preocupado por el aumento de los homicidios en los últimos dos meses porque, sostuvo, provienen de grupos que pueden “llevar el aumento de la violencia a otras cosas”.

En declaraciones al programa Informativo Sarandí realizadas esta mañana, el ministro señaló que, tomando como base las cifras de crímenes ocurridos en 2015, “venimos bajando en rapiñas y hasta octubre veníamos con una baja importante de los homicidios. De octubre a ahora, ha habido un aumento con respecto al año pasado, no todavía con respecto al 2015”.

En este sentido, indicó que “lo que ha bajado son los homicidios por robo”, mientras que “siguen aumentando los homicidios por conflictos entre delincuentes”.

Señaló que esta situación le “preocupa muchísimo” porque “hay un grupo de gente grande que le perdió totalmente el respeto a la vida”, lo que “puede llevar al aumento de la violencia a otras cosas”. Manifestó que “entre delincuentes se están matando de una forma, que si hay gente que vive en un barrio y sale, lo matan”.

El video de las armas
Consultado sobre las imágenes que se difundieron a través de redes sociales en las que se ve a un grupo de integrantes de la banda del “Tato” Rodríguez Segade ─ que fue asesinado en 2015─ presuntamente celebrando con disparos al aire la muerte de Gerardo “Lalo” Algorta, líder de una banda rival, Bonomi dijo que “eso lo hacen porque están en guerra con otros grupos y algunos pierden, en el sentido de que la Policía los desarma más que a otros” luego de los operativos. “Ellos cuelgan estos videos como demostración de fuerzas”, añadió.

Según Bonomi, “las armas del video no son nuevas”, ya que allí aparecen “una carabina M22 que es del ’70 y dos pistolas 9 mm que las tiene la policía pero que se compran en una armería”.

Señaló que en Uruguay no hay “narcotraficantes de alto vuelo que venden al exterior” sino “narcomenudeo, gente que desde la zona abastece una cantidad de bocas”.

En este sentido, dijo que cuando sucede un asesinato, su resolución “se complica cuando se está buscando una banda y no un homicidio”. “Lo que sucedió con Brissa fue lamentable, pero la Policía en dos o tres días lo encontró (al asesino) y lo detuvo”, indicó. En cambio, en los homicidios vinculados al tráfico de drogas aparecen “bandas que generan una subcultura en determinadas zonas, un enclave territorial donde hay gente que trabaja para una banda, hay menores involucrados, van involucrando a niños y la banda es todo”.

Bonomi reconoció que hay muchos casos de bandas que reciben órdenes desde la cárcel y que “se han bloqueado” celulares pero también “existen visitas y un montón de cosas que tienden a mantener ese vínculo” entre el preso y el exterior.

Amenazas y patrullaje

Consultado sobre las amenazas que han recibido jueces y fiscales, el ministro del Interior dijo a informativo Sarandí que varios de ellos “tienen una protección policial” y que “el peligro va a seguir”. “Acá ha habido amenazas y no sé si existe la disposición a cumplirla, pero uno tiene que tomarlo como si sí existiera”, afirmó.

Al respecto del aumento de la presencia policial en los barrios de Montevideo, Bonomi señaló que “cuando empezaron los operativos de saturación, tuvimos una crítica desde distintos sectores como que se estaba estigmatizando, pero no recibíamos esas críticas dentro de las zonas donde se hacían los operativos”. “La dificultad no es la población de esos lugares, la dificultad son los delincuentes, y la población lo ve cada vez más así”, agregó.

En este sentido, Bonomi aseguró que quienes tienen la percepción de que la delincuencia “va ganando” son “los que menos la sufren”, ya que “de un tiempo a esta parte, en los barrios más complicados, la gente tiene la sensación de que algo ha cambiado. Desde que está el PADO (Programa de Alta Dedicación Operativa), hay gente que me manda cartas y me agradece porque ahora puede llegar a las 11 de la noche caminando hasta su casa”.

Indicó también que “en esos barrios existe un percepción, en gente de izquierda, de que se necesitan penas mucho más duras”. “Yo he oído hablar de la pena de muerte en los comités de base” de esas zonas, comentó.

Violencia de género

El ministro del interior reconoció que los femicidios “han aumentado respecto al año pasado” y que está convencido de que se trata de un problema “que no tiene una solución judicial”, ya que cuando ocurre uno de estos casos “tienen casi un 100% de aclaración, todos se denuncian, todos declaran y aportan lo que tienen, pero eso se tiene que hacer antes de que se produzca”.

Sobre la violencia doméstica, Bonomi dijo que “la tobillera es efectiva en el 17% de los casos que se judicializan”, pero “en el 83% que no se judicializan, la tobillera no existe”.

Sobre la ley de femicidio, el ministro dijo a Informativo Sarandí que varias veces ha manifestado que “el aumento de penas como receta no sirve para nada”, pero también ha estado de acuerdo “con el aumento de penas puntuales”.

“El psicópata sexual, el homicida, no sé si tiene arreglo, entonces uno tiene que tener, no la pena de muerte o la cadena perpetua, pero sí un control posterior que hay que ejercerlo”, consideró.

Fuente: El País




RSS Noticias de última hora

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*