¿Cómo construir un calefón solar casero?





¿Por qué no usar el sol para calentar el agua y de paso ahorrar un dinero en la boleta de la luz o el gas? Construir un calefón solar casero es mucho más sencillo de lo que parece. Sigue estas instrucciones y podrás tener tu propio termotanque solar.

La idea básica es que el sol sea el que caliente el agua en lugar de recurrir a otras fuentes de energía más contaminantes. Para construir nuestro propio calefón solar casero en Argentina tenemos que prestar atención a tres elementos fundamentales: por un lado, el colector de calor, que será el que aproveche los rayos del sol para entibiar el agua; en segundo lugar, el depósito aislado para almacenar esa agua y, finalmente, las tuberías por las que discurrirá el agua.

Una de las grandes ventajas añadidas de construir este calefón solar casero es que puede hacerse con materiales reciclados, lo que reducirá los costos al tiempo que reutilizamos residuos. Para la construcción del colector utilizaremos botellas de plástico PET, al menos 30 de ellas.

En cuanto a las tuberías, bien podemos recurrir a tubos de cobre como la opción más costosa o, simplemente, a caños de PVC pintados de negro o manguera para riego de color también negro. Con estos materiales construiremos una especie de radiador de unos 12 ramales, de manera que los tubos atraviesen las botellas desde la base hasta su parte superior.

Para ello, claro está, habremos de preparar previamente las botellas, taladrando en su base un agujero del diámetro del cuello, puesto que la disposición de los ramales será de columnas de botellas encajadas unas con otras y atravesadas por los tubos negros.

Construido este radiador, que habremos terminado de armar colocando codos en los extremos y uniones “T” en el medio, sólo es necesario conectar el circuito a un tacho aislado que almacene el agua caliente.

¿Cómo funciona este calefón solar casero? Es muy sencillo, tan solo necesitamos orientar los ramales de botellas al Norte con una inclinación de unos 45 grados. Una vez cargado con unos 100 litros de agua, sólo tenemos que aguardar a que la física entre en acción y, más concretamente, el principio de ‘termosifón’ que en esencia establece que el agua fría tiende a bajar, y el agua caliente tiende a subir.

Cuando los rayos del sol inciden en los tubos pintados de negro, al estar dentro de las botellas de plástico, éstas provocan un efecto invernadero, incrementando notablemente la temperatura de los tubos y, por tanto, del agua que hay en su interior. El agua entibiada subirá por las tuberías y terminará almacenándose en nuestro tacho, quedando a nuestra disposición para el uso en nuestra vivienda.

El ingenio puede rondar entre los 50 y los 100 pesos nada más y, sin embargo, aportarnos grandes beneficios. De hecho, podemos hacer de su construcción una tarea divertida con los más pequeños y, al tiempo que les divertimos con las manualidades, contribuimos a su concientización por el reciclaje y el respeto por el ambiente.

Fuente: Youtube

Loading...
inseguridaduruguay.com3 más

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*


uno × 2 =