Cosas que debes conocer antes de practicar el beso blanco





La dinámica es así: él termina dentro de su boca y posteriormente ella lo besa intentando regresarle el líquido seminal; pero pocos saben que este intercambio tiene grandes riesgos para ambos.

En lugar de placer, hay hombres que luego de eyacular sienten fatiga, fiebre y náuseas. Este trastorno es conocido como Síndrome de Enfermedad Post Orgásmica, y aunque es poco común, cada vez se registran más casos en el mundo.

Muchos de quienes lo sufren no lo dicen por temor a las burlas o al posible cuestionamiento sobre su hombría —justo debido a eso, los estudios sobre el tema son mínimos y todavía no se da con la causa científica de este padecimiento—. Es aterrador llegar al orgasmo, pues no pueden disfrutar de relaciones sexuales plenas y tienen constantes rupturas amorosas por esa misma razón.

La eyaculación es uno de los factores más importantes dentro de la relación sexual —tanto para hombres como para mujeres—, es por eso que prácticas como “el beso blanco” se ha vuelto una de las favoritas para las parejas aventuradas a experimentar con el semen. La dinámica es así: él termina dentro de su boca y posteriormente, ella lo besa “regresándole” el líquido de manera oral. Si te llama la atención y quieres hacerlo, éstas son las cosas que debes tomar en cuenta:

1.No es especialmente agradable

Seamos objetivos: el sabor del semen no es especialmente agradable. Dependiendo de la alimentación del varón dependerá qué tan dulce, ácido o agrio sea, pero en cualquier caso, no es algo que quieras probar todos los días.
Si te disgusta por completo, será una experiencia que no vas a disfrutar –y claramente no se trata de eso—. De cualquier manera, podrías probar con un poco antes de decidir hacerlo. De esta manera sabrás si quieres aventurarte o no.

2. Puedes infectarte de una ETS

El sexo oral —exista o no semen de por medio— es peligroso en sí mismo si no se toman las medidas necesarias para practicarlo. Si tienes alguna herida o abertura en la boca, fácilmente podrías ser contagiado de sífilis, gonorrea, VPH, clamidia, hepatitis o incluso VIH.
El beso blanco es especialmente peligroso ya que los líquidos están en juego —literalmente— en todo momento. Antes de hacerlo, debes asegurarte de la salud sexual de tu pareja, y si tienes dudas, mejor abstenerte.

3. Te podría doler el estómago

No va a hacerte daño como tal. Es decir, no contiene ningún tipo de sustancia tóxica o peligrosa para la salud. Incluso, diversos estudios científicos han revelado las propiedades nutrimentales de este líquido varonil: vitamina C, fructosa, calcio y potasio, por ejemplo. Sin embargo, muchas personas reportan náuseas y retortijones después de haberlo ingerido. La razón de por qué esto sucede así aún no es clara, pero parece ser natural que un fluido corporal no venga bien al estómago, no es comida.

4. Puede no ser cómodo

Aunque depende del momento y de la persona, el semen puede venir en cantidades muy grandes. Quizá llegue un punto en que en lugar de excitante —pues tener líquido en tu boca mientras besas a alguien no es precisamente fácil— resulte incómodo. Antes de hacerlo, pregunta si el otro también tiene ganas. De lo contrario, todo podría venirse abajo y pasar un muy mal momento.

Una vez que conoces los riesgos, estás en posición de decidir si quieres o no aventurarte a probarlo. Existen barreras dentales de látex que puedes —y de hecho, debes— usar cuando tienes sexo oral. Pero además de que no son seguros al 100 %, hacer beso blanco es un paso más allá, pues el semen pasa no sólo por la boca, sino que se ingiere.

Para disfrutar de tu sexualidad a plenitud debes estar informado de cómo hacerlo sin ponerte en riesgo a ti y a tu pareja.

Fuente: Cultura Colectiva

Loading...
inseguridaduruguay.com3 más

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*


dieciocho − diecisiete =