Decoración de Navidad para más prosperidad

Una decoración de Navidad utilizando los 6 sentidos puede atraer a nuestras vidas mayor prosperidad. Y prosperidad es disponer de un poquito más de lo que necesitamos, sin esfuerzos. ¿Te interesa? Seguro que sí.

Enseguida te cuento por qué digo “con los 6 sentidos”, pero te adelanto que es fácil más fácil de lo que crees.

Como estamos en plena actividad festiva, quizás ya has decorado tu casa, o quizás eres de los rezagados. No pasa nada.

Porque este artículo puede interesarte para añadir “eso” que falte o empezar tu decoración con buena base para despertar la prosperidad en tu vida.

FENG SHUI Y LA DECORACIÓN DE NAVIDAD
Cuestiones aparentemente diferentes con una conexión profunda.

Al hacer Feng Shui buscamos el equilibrio de los materiales, colores, formas y significado de todos los objetos de decoración y muebles.
Reorganizamos el espacio y todas nuestras cosas y experimentamos con ello una transformación personal, interior y vital muy importante.

Este equilibrio en el espacio nos aporta bienestar, nos sentimos mejor, con más vitalidad, más ánimo, mejoran las relaciones familiares, la comunicación, el buen rollo, el amor, y por supuesto la prosperidad.

Y en Navidad utilizamos una decoración especial. Y con esta nueva decoración de Navidad cambiamos el equilibrio entre los materiales, colores, formas y significado de algunos objetos de decoración y muebles.

Mi consejo Feng Shui es: utiliza esta nueva decoración de Navidad, ese nuevo equilibrio, aunque sea por unos pocos días, para que te aporte mayor prosperidad.

¿Cómo?

Como te decía al principio, con Feng Shui y utilizando los 6 sentidos.

Aquí tienes un vídeo resumen, pero si continúas leyendo encontrarás más detalles.

DECORACIÓN DE NAVIDAD CON LOS 6 SENTIDOS:
Vista, tacto, olfato, oído, gusto, y…. el sentido que más te va a ayudar a aumentar la prosperidad en tu vida. Usándolo de vez en cuando, a tu medida, conseguirás multiplicar tu riqueza y todo lo bueno de tu vida. Pero empecemos por el fácil:

1. La vista

Activa tus pupilas, y con ello la prosperidad.

¿Eres de árbol o de belén? ¿Solo nacimiento o guirnaldas por toda la casa? ¿Minimalista o creativo al estilo DIY (o sea, hecho por ti mismo)?

En cualquier caso estás aplicando el sentido de la vista a través de los colores y formas de tu decoración de Navidad.

Puedes usar los colores que más te gusten ya que cada color aportará unas circunstancias y sensaciones especiales:

  • Varios colores.
  • Dos colores.
  • Un solo color.

Todo vale en la decoración de Navidad.

Pero voy a compartir contigo un gran secreto Feng Shui: los colores que activan más rápidamente la prosperidad son: el verde, rojo, oro, y púrpura.

Verde: el color de la naturaleza. Se asocia a la esperanza y el crecimiento.
Rojo: el color de la suerte. Para la cultura china este es el color de la buena suerte. Y como el Feng Shui tiene su origen en China, también para nosotros, fieles seguidores del Feng Shui el color rojo será un buen color par la decoración de Navidad. Además lo asociamos con el elemento Fuego, que aporta una energía de movimiento. Y esto es lo que queremos en nuestra economía; actividad ¿verdad?
Oro: el color de la riqueza. El color dorado nos conecta directamente con la buena fortuna.
Púrpura: el color del poder. Es ese color entre lila y malva, pero vibrante, fuerte e intenso.
Y una decoración de Navidad no es nada sin luces.

El consejo Feng Shui en este aspecto es unánime: cuantas más luces más prosperidad.

Lo bueno de este año es que ya existen las luces navideñas tipo “led”, cuyo consumo es muchísimo menor a las habituales. Es más, te será difícil comprar luces que no sean led. Así que aprovéchalo y haz brillar con ello tu prosperidad.

2. El tacto

¿Recuerdas la sensación de estar en tu paraíso favorito? Ese lugar, playa, montaña, bosque, río… no importa, pero seguro que cuando piensas en un paraíso te viene a la mente un espacio natural.

Porque todos experimentamos una sensación de bienestar cuando estamos en la naturaleza.

Cuando estás en tu paraíso no te acuerdas de tu jefe, ni de las facturas y hasta se te olvida el dolor de espalda o el estrés que puedas tener.

Por este motivo, en Feng Shui aconsejamos que utilices materiales naturales en la decoración de Navidad; que provengan de la naturaleza, ya que la sensación que se tiene al estar rodeados de ellos nos transporta a nuestro paraíso ideal.

Activemos el sentido del tacto en la decoración de Navidad:

  • Mejor árbol natural que árbol artificial.
  • Adornos de madera.
  • Objetos que provengan de la naturaleza, como la típica planta de la Navidad, piñas, musgo, muérdago, cualquier otra planta, tejidos naturales que provengan del algodón, etc.
  • Todo lo natural hará que te sientas como en tu paraíso; te transportará a él y te sentirás como en él.

3. El olfato

En estas fechas navideñas puedes usar ambientadores, esencias con aromas o velas aromáticas de vainilla, canela, pino, romero, naranja, clavo, menta, almendras, laurel, anís estrellado, etc. Los olores de la decoración de Navidad.

Puedes hacerlo tú mismo: con una naranja partida por la mitad, le pinchas unos clavos (de especias), o rodeas una vela con palos de canela en rama y lo atas con un cordel o hilo.

Re-conecta con la paz y la felicidad.

4 .El oído

La música en uno de los remedios clásicos en Feng Shui: utilízalo conscientemente para despertar la prosperidad.

¿Villancicos? Si te gustan adelante con ellos. Pero si no, puedes escoger tu música favorita y ponerla en todas estas fechas navideñas, a un volumen bajo o alto, en función del momento.

Activa tu prosperidad con sonidos que muevan a tu espíritu.

5. El gusto

Este sentido seguro que estará muy activo en estas fechas: normalmente nos pasamos con la comida. Atracones que empiezan con las cenas de empresa, siguen con la Navidad y no acaban hasta el día de Reyes.

Pero mi consejo es: prueba cosas diferentes.

Cocina platos diferentes, prueba sabores diferentes, combina cosas diferentes.

Habrás oído eso de “Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes” (que por cierto, parece ser que esta frase se asocia a Albert Einstein, pero no es así).
Este año te propongo que pruebes sabores diferentes que deleiten y sorprendan a tu paladar.

Haz algo diferente para conseguir más prosperidad.

6 .El sexto sentido

Cuando yo era pequeña mi padre preparaba lo que mi familia llamaba “el licor de Navidad”. Bien, lo preparaban entre mi padre y mi madre, pero ahora verás quien era el patrocinador. Le pusieron ese nombre porque realmente solo lo bebían en estas fiestas.

En cuanto asomaba la Navidad llenaban unas botellas especiales con zumo de naranja, miel y el licor: cazalla, que viene a ser un aguardiente típico de la época ¡qué tiempos aquéllos!

Y era mi padre quien ofrecía a todo el que nos visitaba un “chupito” de dicho licor. Recuerdo su picaresca diciendo “es licor de naranja”, con una medio sonrisa que se insinuaba en su cara, porque te ibas a encontrar algo más que naranja…

El objetivo era compartir lo que para él era especial: un licor y un pastelito.

dulces-de-navidadY este es el “6º sentido”: COMPARTIR.

Pero no te voy a dar la receta del licor familiar sino un consejo Feng Shui: La bandeja de la prosperidad.

Hoy en día lo que recomiendo es preparar una bandeja de dulces típicos navideños, turrones, polvorones, alfajores, almendras, galletas de jenjibre, mazapán, bombones o monedas de chocolate.

Debes dejarla durante todas las fiestas en tu recibidor y ofrecerla a tus invitados, al cartero, a tu casero, a un vecino…

Comparte tu bandeja de la prosperidad con todo el que llame a tu puerta y conseguirás multiplicarla.

EN RESUMEN:
Activa tus pupilas con los colores verde, rojo, oro o púrpura, y muchas luces.
Utiliza elementos naturales que te transporten a tu paraíso.
Aromas que te conecten con la paz y felicidad.
Sonidos que muevan a tu espíritu.
Sabores nuevos que deleiten a tu paladar.
Y compartiendo tu prosperidad con todo el que llame a tu puerta.

Fuente: Feng Shui MB




RSS Noticias de última hora

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*