Defensa de Williams Pintos cambia de estrategia





Foto: El País

La aparición de una prueba material de relevancia sobre el homicidio de la niña Brissa González (12) modificó la estrategia de los abogados defensores del acusado, Williams Pintos Pinto (35).

El fiscal Gómez confirmó que el ADN del acusado de ultimar a Brissa fue hallado en un trozo de madera ubicado al costado del cuerpo de la niña.

Consultado por El País, Gómez señaló que ayer trasmitió a la defensa de Pintos Pinto, que las pericias concluyeron que el trozo de madera también tenía pintura y que esta era la misma relevada en el dormitorio del indagado.

El trozo de madera tenía sangre de la víctima y semen de Pintos Pinto, el cual permitió reconstruir su ADN, según dijo el fiscal. “Eso ya está confirmado”, agregó.

Gómez señaló que en el cuerpo de Brissa se recogieron otras muestras de ADN que todavía se encuentran a estudio de Policía Científica.

Consultado Gómez sobre si esas pericias forenses confirman su hipótesis de que Pintos Pinto es el asesino de Brissa, el representante del Ministerio Público respondió que “estas son un elemento más que confirman la certeza” de la Fiscalía. “Son elementos serios”, dijo.

Por su parte, el abogado de oficio de Pintos Pinto, Diego Moreira, dijo a El País que “se trata de una prueba contundente o importante. Por eso decidimos no apelar” el inicio del juicio penal y la prisión preventiva del indagado por seis meses. El jueves 24, durante la audiencia de formalización de la investigación penal, el fiscal de Homicidios, Juan Gómez, relató las evidencias que tenía contra el acusado: registros de cámaras; relevamientos en el auto y en la casa de Pintos Pinto; testimonios que colocan al indagado en el lugar en donde se encontró el cuerpo de la niña y pericias forenses, entre otras pruebas. Moreira y su colega Estefanía Broggi, replicaron que las fotos y filmaciones no eran claras para iniciar un proceso a Pintos Pinto.

Ayer Moreira dijo a El País que la defensa consideraba hasta el momento que las pruebas manejadas por la Fiscalía eran escasas. “Las conclusiones en el trozo de madera encontrado al lado del cuerpo de la víctimas son más firmes. De todas maneras, todavía faltan más pruebas para incriminar al acusado”, insistió Moreira.

Aún restan las pericias al auto de Pintos Pinto, un Renault modelo Laguna, de color bordeaux y unas muestras de ADN relevadas en el cuerpo de la víctima.

RELACIONADAS
Detectaron ADN de Brissa y del acusado de asesinarla en un trozo de madera
Pena máxima.

Entre 20 y 30 días, el fiscal Gómez presentará su acusación contra Pintos Pinto por un delito de homicidio muy especialmente agravado.

Este delito tiene una máxima de 30 años a la que se le pueden sumar medidas de seguridad eliminativas agregándoles otros 15 años.

Luego que Gómez entregue al juez Míguez su demanda penal, la defensa presentará al magistrado sus argumentos.

En la próxima semana, Moreira y Broggi concurrirán a la Cárcel Central donde se encuentra alojado Pintos Pinto para preguntarle si desea o no modificar su testimonio.

Hasta el momento, el acusado reconoció que circulaba por la calle José Serrato a la hora en que Brissa perdía el ómnibus que la llevaría a al escuela.

Buscaba un taller, según señalaron sus abogados defensores en la audiencia de formalización del juicio.

Con esta prueba contundente, es posible que Pintos Pinto confiese. Eso sería considerado como un atenuante.

El acusado la llevó en taxi

Cuatro días antes de su desaparición y muerte, la niña Brissa González (12) fue trasladada por el acusado, Williams Pintos Pinto hasta la escuela. Allí la menor trasmitió a varias de sus compañeras que ese había sido su día de suerte. El fiscal de Homicidios, Juan Gómez, considera que la niña subió al auto Renault del indagado mediante engaños o por la fuerza.

El caso
El cuerpo sin vida de Brissa González fue descubierto de mañana en medio de un bosque de pinos y eucaliptos, en el balneario Las Vegas. Un equipo de investigadores policiales se internó unos 200 metros, desde la ruta hacia el mar, por un trillo de arena. Al final del camino se encontraron con colmenas de abejas. Tomaron hacia la izquierda. Tras caminar unos 20 metros, en un claro del bosque y bajo un árbol, se encontraron con la macabra escena. Brissa estaba semienterrada en la arena. El lugar había sido señalado por dos jóvenes que el martes vieron un Renault bordeaux dentro del bosque. Cuando se enteraron que se buscaba un vehículo de esas características lo hicieron saber a las autoridades, dijeron fuentes policiales. La familia de la niña y sus amigos se instalaron en las afueras del bosque. También se acercaron vecinos de la zona que venían colaborando con las tareas de rastrillaje. Al mismo tiempo, a 14 kilómetros del lugar del hallazgo, en Marindia, un equipo de Policía Científica volvía a revisar la casa del detenido. En el interior de la vivienda se encontraban la pareja del hombre y su hija.

Fuente: El País

Loading...
inseguridaduruguay.com3 más

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*


nueve + 6 =