Durante años decía que su padre la violaba y nadie le creía: hoy el hombre fue procesado

La víctima venía siendo violada desde que tenía 9 años y el abuso se prolongó hasta los 15, pese a que la menor habría advertido a la madrastra de lo que venía sucediendo, aseguró en abogado Gustavo Silveira, que patrocina a la joven que hoy tiene 18 años y estudia derecho en Montevideo hace un año.

“Cuando aún era menor, alentada por sus compañeras de liceo, concurrió a un psicólogo de ASSE para narrar todo lo que le estaba ocurriendo, siendo derivada a la Unidad Especializada en Violencia Doméstica (UEVD), del Ministerio del Interior de Melo para hacer la denuncia”, sostuvo Silveira.

En el liceo la joven habría irrumpido en llanto, agobiada por la situación y tomó estado público en el ámbito de sus amistades.

El abogado de la víctima dijo a El País que “a la joven nadie le creyó”. Señaló que muchas veces “los niños tienen ese problema, no les creen y hay que creerles”.

El abogado sostuvo que tomó conocimiento en marzo pasado de esta situación a través de los profesores del liceo de la joven que le solicitaron que le prestara ayuda, la víctima estaba haciendo asistida por Defensoría de Oficio.

Silveira dijo además que “los docentes tomaron conocimiento de los hechos por el relato de la joven que un día comenzó a llorar en clase debido a todo lo que estaba viviendo y padeciendo, en la casa”, aseguró el asesor jurídico.

Aseveró además que la madrastra sabía y callaba: “Tengo la convicción que había un conocimiento de fondo de la situación y que esto hay que seguir profundizándolo”.

Para Silveira el padre abusaba de su hija desde los 9 años, “de acuerdo a la denuncia presentada por la menor los abusos comenzaron 9 años y lo hizo hasta los 15″.

“Notoriamente ella presentó denuncia siendo menor y no tuvo ninguna asistencia de un familiar, se tuvo que cortar sola, concurrió al Centro de Salud a consultar a un psicólogo y le relató todo y el profesional le asesoró y alentó presentarse a formular ella mismo la denuncia a la Policía”, dijo.

El abogado dijo que la Policía le pedía a la joven que concurriera con el padre a hacer la denuncia. “Con dificultades propias porque como menor no podía presentar denuncia sola, le pedían que fuera con su padre cuando su padre era el abusador”, afirmó el abogado.

Silveira opinó que hay que aceitar esos mecanismos para evitar que esto suceda y que los menores puedan tener acceso a la Justicia: “Muchos casos como este no encuentran apoyo familiar, fue a un psicólogo que la escuchó y la alentó a enterar a la Justicia la que dispuso de inmediato las medidas de retirarla del lugar, y pasó a vivir en la casa de su suegra, la madre de su novio, que la tomó y la acogió como una más de la familia y le ha dado un respaldo enorme y permanente”.

“El abusador, que ahora está procesado con prisión por retirados delitos de violación y atentado violento al pudor, fue docente en una escuela rural y en Melo y eso me preocupa todavía más, yo espero que avanzados los procedimientos se puede solicitar que primaria realice un relevamiento sobre la conducta de este maestro, para saber si no ha tenido otra situación de estás”, agregó.

Silveira dijo que sobre el mismo docente pesa otra denuncia similar del año 2014: “Se trata de una amiga de la víctima que también habría sido abusada por el docente cuando era niña y hay denuncia en el año 2014 que estaba archivada y logramos desarchivarla del otro expediente y agregarlo al caso ya que esta menor era compañera de escuela de la hija del abusador”.

Fuente: El País




Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*