EE.UU. está a un paso de la opción militar en Norcorea





El líder norcoreano y los mandos militares celebran el lanzamiento del último misil. Foto: AFP

El gobierno de Donald Trump aumentó la presión sobre Corea del Norte, en la víspera de la Asamblea General de la ONU, donde Estados Unidos pedirá sanciones internacionales contra Pyongyang, al que amenazó con destruir si continúa provocando a Washington o a sus aliados.

“El punto crucial será unir a todos los países, a todos para que hagan todo lo posible para reforzar esas sanciones, que hagan todo lo que pueden para resolver este problema sin llegar a un conflicto militar”, dijo en una entrevista en la cadena ABC el general H.R. McMaster, consejero de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump.

Por “todos los países”, los estadounidenses señalan principalmente a China y a Rusia, dos aliados económicos de Pyongyang y con los que comparte fronteras.

“Todas las opciones están en la mesa”, previno al canal ABC el general McMaster, aludiendo a una fórmula diplomática para referirse a una acción militar.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, fue más tajante en una entrevista con el canal CNN.

“Todos sabemos que básicamente si Corea del Norte sigue con este insensato comportamiento, si Estados Unidos tiene que defenderse o defender a sus aliados, Corea del Norte será destruido”, dijo Haley a CNN. “Ninguno de nosotros queremos eso, ninguno desea la guerra”.

Haley dijo que el Consejo de Seguridad de ONU ha agotado sus opciones para frenar el programa nuclear de Corea del Norte y que Washington podría tener que dejar el asunto en manos del Pentágono.

“Estamos tratando con todas las otras posibilidades que tenemos pero ya hay muchas alternativas militares sobre la mesa”, sostuvo.

En momentos en que los líderes mundiales se dirigen a la sede de Naciones Unidas en Nueva York para la Asamblea General de cada año, los comentarios de Haley sugieren que Estados Unidos no se retracta de su amenaza de emprender acciones militares contra Corea del Norte.

Provocador.

Pyongyang realizó semanas atrás su sexto ensayo nuclear y varios tiros de misiles intercontinentales, el último de ellos el viernes, con un misil que sobrevoló Japón.

El acto fue visto como desafiante unos días después de que el Consejo de Seguridad de la ONU adoptara un octavo paquete de sanciones contra Corea del Norte.

En concreto, la ONU prohibió sus exportaciones textiles y limitó sus importaciones de petróleo crudo.

El presidente Trump y su homólogo de Corea del Sur, Moon Jae-in, se comprometieron a ejercer “una mayor presión” sobre Pyongyang durante una conversación telefónica. Pero desde China, las autoridades instaron a Estados Unidos a frenar sus amenazas sobre Corea del Norte

De todos modos, China y Rusia votaron el pasado lunes a favor de las sanciones, entre ellas la restricción en el ingreso de petróleo hacia Corea del Norte, que depende de China para la provisión de este recurso. Washington aspira a que este flujo de crudo se cierre definitivamente.

Estados Unidos insiste, además, en que los 30.000 trabajadores norcoreanos expatriados en Rusia representan una fuente de ingresos para el régimen de Kim Jong-un pero, según los expertos, Moscú quiere evitar un escalamiento en Pyongyang, que amenazaría con desestabilizar la región.

A la fecha, la acumulación de sanciones no ha disuadido a Kim Jong-un para detener su ambición de desarrollar su programa nuclear y balístico.

Citado el sábado psado por la agencia estatal KCNA, Kim dijo que su “meta final es establecer el equilibrio de fuerzas real con Estados Unidos para que los gobernantes norteamericanos no osen seguir hablando de opción militar contra Corea del Norte”.

Fuente: El País

Loading...
inseguridaduruguay.com3 más

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*


18 − ocho =