Ex juez Penal asumió la defensa de “Betito” Suárez; Fiscalía sigue investigando





El abogado Juan Carlos Fernández Lecchini, con larga trayectoria en el Poder Judicial, asumió la defensa de Luis Alberto “Betito” Suárez, en el proceso penal iniciado tras su detención días atrás.

Luis Alberto Suárez, alias “El Betito”, es uno de los delincuentes más conocidos del Uruguay. Tras varios años privado de libertad, por delitos de narcotráfico, Suárez fue liberado. Pero hace algunos días, su nombre volvió a la escena pública, tras ser detenido en un confuso episodio en Villa Española, que implicó la persecución de un auto robado e intercambio de disparos con sus ocupantes.

El auto recibió un disparo en una rueda y fue abandonado en la entrada de una fábrica. Sus cuatro ocupantes bajaron del vehículo y huyeron en distintas direcciones. Suárez fue detenido a pocas cuadras del lugar, en la vía pública, por policías que participaron de la persecución. Al ser interrogado, aseguró que no había participado de los hechos. Pero su nombre ya estaba en la portada de todos los medios de comunicación.

En ese marco, el fiscal de Flagrancia, Diego Pérez, recopiló evidencia y solicitó una audiencia para profundizar la indagatoria. La jueza Penal de 32º Turno, Patricia Rodríguez, fijó audiencia para el sábado 18, pero finalmente se prorrogó para las primeras horas del domingo 19. En esa instancia, declaró un testigo. Se trató del propietario del vehículo utilizado los delincuentes, un hombre de 81 años. El hombre reconoció el vehículo a través de un informativo de televisión, por una marca de ganando que tiene en la parte trasera.

El testigo relató que a las 7:15 horas del viernes, como es su costumbre, abrió el garaje, sacó su vehículo y cuando estaba cerrando la cortina, una persona que no conocía le empujó y se llevó el rodado. Describió al agresor como una persona delgada, vestido de azul, sombrero azul con visera, que se movía con agilidad. Añade que cuando salió de su casa vio a esa misma persona moviéndose en la parada del bus, según informó el portal del Poder Judicial. Y aseguró que varias personas que estaban en la parada del ómnibus se ofrecieron para testimoniar sobre lo que ocurrió.

Pero, el “Betito” no fue sometido al reconocimiento, ya que no se logró coordinar la participación de personas para formar la línea de reconocimiento. Durante la declaración del testigo, Suárez no estaba en la audiencia para evitar que este lo viera y viciara de nulidad la evidencia. En este contexto, al no existir pruebas fehacientes sobre la participación de Suárez en el ilícito -fue detenido a unas cuadras del lugar, no se encontraron armas y no fue identificado en el robo del vehículo-, el fiscal Pérez decidió no solicitar la formalización.

Sin embargo, el representante del Ministerio Público anunció que se reservaba la posibilidad de seguir investigando y promover el diligenciamiento de las pruebas pendientes. La defensa de Suárez no planteó objeciones a la posición de la Fiscalía. Ante esto, la jueza Rodríguez dispuso el cese de la detención de Suárez y su libertad ambulatoria. El fiscal tiene 10 días para efectuar esa investigación, de lo contrario el caso pasará a la unidad DPA, para su distribución entre los fiscales de Otros Delitos.

La defensa de Suárez

El “Betito” fue representado por un abogado que con amplia experiencia dentro al Poder Judicial uruguayo: el ex juez Juan Carlos Fernández Lecchini. Según el informe del Poder Judicial, el ex magistrado se presentó el sábado ante la Sede y solicitó tiempo para hablar con Suárez, su cliente; la Sede autorizó la reunión y prorrogó la audiencia hasta el domingo 19. En la audiencia, Fernández Lecchini realizó algunas preguntas al testigo.

Tras varios años como juez Penal, Fernández Lecchini renunció a su cargo en el Poder Judicial en agosto de 2017, meses antes de la entrada en vigencia del nuevo Código del Proceso Penal, molesto por las constantes postergaciones en relación a su ascenso a ministro de Tribunal de Apelaciones. Su cargo fue ocupado, precisamente, por la jueza Patricia Rodríguez. En una entrevista con el semanario Búsqueda, Fernández Lecchini cuestionó la constante postergación presupuestal del Poder Judicial y la política de seguridad. En esa entrevista, dijo que el Estado es cada vez “más invasivo” para combatir el delito y que los derechos civiles se “están achicando”.

Tras renunciar a su cargo, el ex magistrado se insertó en la actividad privada. Se integró al Estudio Durand, estudio jurídico con un importante crecimiento en los últimos años y cuyo principal referente es el abogado Diego Durand, diputado -suplente- por el Partido Nacional. “Es un honor trabajar junto a un gran profesional Juan C Fernández Lecchini”, escribió Durand, en su cuenta en la red social Instagram, al anunciar su incorporación.

Durante la campaña electoral, Durand fue cuestionado por su participación en el equipo de asesores en seguridad de Luis Lacalle Pou, al mismo tiempo que ejercía la defensa de Suárez. El abogado defendió su actuación profesional en ambas instancias. El asunto parecía quedar saldado hasta principios de este año, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, volvió a plantear el asunto y lo catalogó como una “incongruencia” esa situación. Por esos días, Suárez cumplió su pena y recuperó la libertad.

En ese momento, Durand anunció que evaluaba dejar la defensa de Suárez por falta de “garantías”, ya que el Ministerio del Interior pretendía atribuirle a su cliente un incendio que ocurrió en el Penal de Libertad para evitar su liberación. En diálogo con el sitio Montevideo Portal, Durand defendió su derecho a trabajar en la órbita privada y a ejercer la defensa legal de Suárez; también afirmó que las expresiones de Bonomi afectaban su labor como abogado penal y comercial.

Además, dijo que su cliente, Suárez, era víctima de una persecución por parte de las autoridades y que no tenía garantías. Según Durand, las autoridades ministeriales intentan “estigmatizarlo como uno de los delincuentes más peligrosos (del Uruguay), cuando nunca tuvo un homicidio y fue procesado por un narcotráfico muy menor en comparación con otros que se registran”. También rechazó que su cliente lidere bandas de crimen organizado y dijo que “de todo lo que dicen no han logrado comprobar nada”.

Finalmente, en este caso, Durand no asumió la defensa del “Betito” Suárez, sino que lo hizo el ex juez Fernández Lecchini. Se trata del primer caso “mediático” en que Fernández Lecchini tiene participación como abogado defensor.

Fuente: Caras y Caretas

Loading...
inseguridaduruguay.com3 más

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*


15 − 3 =