Excavaciones de petróleo en Paysandú generaron una contaminación “muy superior a lo esperable”

Eso determinó el gobierno, en respuesta a un pedido de informe.

En una inspección realizada el 17 de julio por la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) en las excavaciones en búsqueda de petróleo que entonces llevaba adelante la empresa Petrel Energy en Cerro Padilla (Paysandú), se determinó que hubo una “contaminación de aguas subterráneas” producto de una infiltración de productos químicos durante las primeras perforaciones.

La información de la Dinama se dio en respuesta a un pedido de informes que elevó al Ministerio de Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente el periodista ambiental Víctor Bacchetta, y al que accedió El Observador.

“Con el objetivo de verificar la instalación de todos los sistemas y medidas de prevención y mitigación previstas, se tomó conocimiento de que durante la perforación de los primeros 100 metros hubo una infiltración a la formación de aproximadamente 750 bbl (120 metros cúbicos) de lodo”.

Ese volumen, continúa explicando el documento, “hace presumir que la inflitración tuvo un alcance muy superior a lo esperable dado que el volumen de lodo a manejar en esta fase de perforación, según lo originalmente previsto, era de 15 metros cúbicos”.

La cartera agrega luego que la contaminación “superó notoriamente la velocidad de respuesta ante cualquier variación o ajuste natural del proceso, constituyéndose en una contingencia respecto de la operación normal”.

Denuncia
El Movimiento por un Uruguay sustentable, una ONG integrada por varias organizaciones ambientalistas, expresó su malestar por lo que sucedió en un comunicado difundido esta mañana.

“La magnitud de la pérdida y la demora en reaccionar adecuadamente nos habla de falta de preparación para contingencias mayores”, denunció el colectivo en una extensa carta, en la que califica al contenido desparramado como “componentes químicos no biodegradables”.

En la zona próxima a donde se ubica el pozo Cerro Padilla, “a una profundidad de 70 metros”, se encuentran los acuíferos de Tacuarembó y Buena Vista, que podrían “haberse afectado” por el incidente, afirman.

Se preguntan luego los ambientalistas: “¿Cómo puede ser posible que los eficientes controles que menciona la empresa en su propuesta a la Dinama no pudieran detectar semejante pérdida de lodo? ¿Está ese personal preparado para monitorear efectivamente las piletas de lodo? ¿Por qué no se detuvo la perforación apenas hubo un indicio de no retorno del lodo?”.

El Observador intentó contactarse con la Dinama para trasladarle estas preguntas, pero no obtuvo respuesta.

“Dijimos y reafirmamos que, teniendo en cuenta estos antecedentes, la Dinama debe actuar con la premura del caso y evitar que estos riesgos se trasladen al siguiente pozo programado en Cañada Fea, cercano a la Represa de Santo Grande, el cual, tal como hemos advertido también, podría representar un peligro mayor aún”, concluye el texto.

Fuente: El Observador 





inseguridaduruguay.com3 más

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*


veinte + 11 =