Falleció a los 96 años la mujer que se convirtiera literalmente en ícono de la revolución feminista

Naomi Parker Fraley, la mujer que prestó su rostro a ‘Rosie la Remachadora’ en el póster que se convirtió en la imagen de la II Guerra Mundial y posteriormente fue un icono de la revolución feminista, falleció el pasado sábado a los 96 años en el Estado de Washington, según The New York Times.

Se trataba, al parecer, de la veradera ‘Rosie la Remachadora’, ya que numerosas modelos se habían atribuido antes esta identidad. La investigación del académico James J. Kimble sirvió para descubrir a Naomi, una camarera de California. A los 20 años, tras el ataque a Pearl Harbour, se fue a trabajar a la estación Naval Aérea de Alameda junto a su hermana Ada, de 18.

Parker Fraley pasará ya a la historia como la mujer que inspiró el rostro del dibujo ‘We Can Do It’ (podemos hacerlo), en la que la protagonista, con un pañuelo atado en la cabeza, se sube las mangas como para mostrar sus músculos y demostrar que las mujeres también podían colaborar en el conflicto bélico mundial. La joven sirvió de inspiración al artista J Howard Miller, autor del cartel que se ha convertido en uno de los grandes iconos de la II Guerra Mundial, de la mujer obrera y, posteriormente, de la revolución feminista, según publica Diario Sur.

El adiós Naomi Parker Fraley es el fin de una era, que da paso a otra: una en la que las mujeres siguen trabajando por menos sueldo que los hombres sin llegar nunca a los puestos de poder salvo que demuestren ser más duras que los duros. En los tiempos que corren, más que nunca, son necesarios símbolos para una lucha.

Las otras ‘remachadoras’

En diciembre de 2010 fallecía otra de las ‘Rosies’ famosas. Geraldine Doyle afirmaba haber puesto rostro a ‘la Remachadora’. Fallecía en Michigan a los 84 años, en la residencia de ancianos en la que vivía. Afirmaba ser el rostro del dibujo ‘We Can Do It’. Doyle entonces tenía 17 años y era una mujer guapa que decía haber servido de inspiración al artista J Howard Miller. Pero realmente, los que la conocían, sabían que estaba lejos de tener unos bíceps abultados. Tenía los labios hermosos y las cejas arqueadas, pero no tenía mucho de la la mujer fuerte que aparecía en el cartel. De hecho, su trabajo en la fábrica metalúrgica de Ann Harbor, en Michigan, duró muy poco, apenas dos semanas. Eso sí, fue tiempo suficiente como para que un fotógrafo de United Press le tomara las fotografías que, durante mucho tiempo, se pensó que inspiraron a Miller. Según The New York Times, la mujer desconoció la existencia del póster hasta 1982, cuando al hojear una revista vio la fotografía y se reconoció. ‘Rosie la Remachadora’.

Fuente: Montevideo Portal

 

Facebook Comments

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*