Franjas por IRPF ajustan por inflación y más salarios pagarán el impuesto

Las franjas de aporte para el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) se elevarán 6,55% desde este mes, luego de conocido el cierre de la inflación de 2017. Ese ajuste también implicará cambios en los montos salariales que quedan libres del impuesto, aunque como los salarios se ajustan como mínimo por la inflación –en líneas generales la mayoría tienen ajustes superiores al IPC–, es esperable que más trabajadores sean alcanzados por el tributo.

Según cálculos realizados por El Observador, para un trabajador sin hijos a cargo y que paga solo Fonasa para él, el mínimo no imponible de IRPF trepará de $ 31.400 a $ 33.500 nominales a partir de este año. El ajuste en las franjas de ingresos que se utilizan para aplicar el IRPF, los montos no imponibles y las deducciones, así como otras prestaciones sociales, se hacen tomando como referencia la Base de Prestaciones y Contribuciones (BPC).

Una fuente del Ministerio de Economía (MEF), dijo este jueves a El Observador que esa variable se volverá a ajustar por la inflación correspondiente al año pasado. De esa manera el valor de la BPC pasará de $ 3.611 a $ 3.848.

Si como se espera el Índice Medio de Salarios (IMS) aumenta por encima de 9% en 2017, salarios que no estaban alcanzados por el tributo comenzarán a estarlo en 2018. También quienes ya pagan el tributo verán una porción mayor de su ingreso alcanzado por el impuesto. Por ejemplo, un trabajador cuyo sueldo nominal en 2017 era de $ 50.000, tenía un salario líquido de $ 40.187 antes de IRPF y pagaba $ 2.636 por el impuesto, es decir 6,6%. Asumiendo que su salario crezca 9,3% en 2017 (evolución esperada del IMS, según la encuesta de Expectativas Económicas de El Observador) a partir de 2018 percibirá $ 54.650 nominales, con lo que el sueldo líquido antes de IRPF será de $ 43.925. Ahora deberá tributar $ 3.019 con lo que el peso del impuesto es de 6,9%.

El Poder Ejecutivo también tiene la potestad de realizar el ajuste anual de la BPC por la variación del IMS. De utilizar esa variable el peso del impuesto sobre el salario sería menor. Tomando el ejemplo anterior alguien que percibe $ 43.925 líquidos debería pagar $ 2.881, es decir $ 138 menos que lo que efectivamente deberá tributar.

El año pasado el gobierno dispuso un aumento de tasas en las franjas superiores del IRPF y el IASS, al tiempo que las deducciones dejaron de ser progresivas y pasaron a calcularse a una tasa fija de 8%. Fue una de las modificaciones emblema que castigó a los salarios en el ajuste fiscal dispuesto en la Rendición de Cuentas de 2016 –que cobró vigencia el 1° de enero de 2017–, con el objetivo de mejorar el déficit de las cuentas públicas.

Ese cambio llevó a que lo recaudado por IRPF creciera 26,5% en el acumulado a noviembre de 2017 respecto a 2016 y sumara US$ 1.992 millones. También la recaudación por IASS creció 21,5% (a US$ 266 millones) respecto al 2016, según los últimos datos publicados por la Dirección General Impositiva (DGI).

Jubilaciones y universitarios
Con el aumento de la BPC también se modifica el Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS). El mínimo no imponible pasa de $ 28.888 a $ 30.784, que equivale a ocho BPC en el mes. En este caso habrá más jubilados alcanzados por el IASS porque las pasividades se ajustan por el IMS, como lo dispone la Constitución.

La jubilación mínima subirá $ 676 y pasará de $ 10.291 a $ 10.967 (3 BPC). Esa prestación, que cobran unas 110 mil personas, había tenido un incremento extra en agosto del año pasado como sucede de forma ininterrumpida desde el 2005.
Por su parte los aportes anuales al Fondo de Solidaridad pasarán a ser de $ 3.848 (1 BPC) para carreras menores a cuatro años de extensión; de $ 7.696 (2 BPC) para cuatro años y para cinco años o más el aporte es de $ 6.413. En tanto, el tope del seguro por enfermedad que paga el BPS – que está fijado en 5 BPC– quedará en $ 19.240 mensuales.

Además, la deducción máxima de 36 BPC de las cuotas hipotecarias de inmuebles que estén por debajo de unos US$ 96 mil, quedará ahora en $ 138.528, equivalente a $ 11.544 por mes.

Astori dijo que se llegó a límite en presión fiscal
El ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, declaró en una entrevista con el semanario Búsqueda este jueves que no habrá un nuevo incremento de impuestos este año. “La única posibilidad de incrementar el gasto (en la próxima Rendición de Cuentas), sin afectar el resultado de las cuentas públicas ni las metas, viene por el lado de las ingresos. Y eso no puede suponer un nuevo incremento de impuestos porque ya hemos llegado a un límite que no conviene trascender, ni par el país ni para la gente que está sustentando con su esfuerzo el aumento de la presión fiscal”, afirmó.

En un línea similar se expresó el subsecretario de Economía, Pablo Ferreri. Entrevista por el Quien es Quien de Diamante FM y TNU, el jerarca consideró que la prioridad del gobierno es cumplir con la meta para llevar el déficit fiscal a 2,5% del PIB. Por ese motivo, consideró que la próxima ley de Rendición de Cuentas que se discutirá este semestre con la bancada de legisladores del Frente Amplio (la última que puede elevar el gasto) debe ser “prudente” y “audaz” para cumplir con las promesas del programa de gobierno sin “descuidar la salud fiscal”. Ferreri aseguró que en esa discusión “no está previsto” un aumento de impuestos en 2018.

Fuente: El Observador

Facebook Comments

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*