Imparable ola de asesinatos: 10 homicidios en cuatro días

El pico de violencia registrado entre el viernes 16 y ayer causó la muerte de diez personas. El crimen que generó mayor conmoción e indignación social fue el de la cajera del supermercado Vero, Florencia Cabrera (26), ocurrido a las 18:30 horas del sábado 17.

El cuerpo de Florencia Cabrera fue sepultado en la mañana de ayer en medio de escenas de dolor y rabia.

El matador, Cristian Pastorino Pimentel (22), alias “Kiki”, disparó por la espalda a Cabrera cuando ya se llevaba el dinero de la caja, alrededor de $ 2.000. “Kiki” es considerado por la Policía como el hombre más buscado del país. Se lo buscó ayer en los barrios Tres Ombúes, La Teja, Nuevo París y La Blanqueada.

En la rapiña al supermercado Vero, el guardia de seguridad, José Sánchez, de nacionalidad venezolana, también recibió un disparo en el tórax cuando se encontraba en el piso. Sánchez se encuentra fuera de peligro, aunque corre riesgo de perder la movilidad de sus piernas, informaron fuentes del gremio de trabajadores de seguridad.

El fiscal especializado en Homicidios, Juan Gómez, ordenó ayer allanamientos para tratar de ubicar al “Kiki” pero éstos no dieron los resultados esperados.

El crimen cometido por “Kiki” generó que, a la salida de una reunión con productores rurales en el Ministerio de Ganadería, el presidente de la República, Tabaré Vázquez fuera increpado por la demora de la Policía en capturar al asesino. El joven es buscado desde diciembre del año pasado por ultimar a su pareja de 20 años.

La Asociación de Supermercados de Uruguay (ASU) reiteró ayer su solidaridad con la familia de Florencia Cabrera y lamentó los hechos sucedidos en el establecimiento comercial ubicado en Luis Alberto de Herrera y Urquiza que terminaron con la vida de una de las cajeras, y que determinaron también un guardia de seguridad herido de gravedad.

“La seguridad de nuestros más de 30.000 colaboradores y de los más de un 1.000.000 de clientes que pasan por semana por nuestros locales son nuestra mayor preocupación y constituyen nuestra mayor prioridad”, dijo la asociación de Supermercados.

En diciembre del año pasado, autoridades de la gremial se reunieron en dos oportunidades con el ministro de Interior, Eduardo Bonomi y el subdirector de la Policía Nacional, Hugo de León reclamando “mayor seguridad y medidas ante la grave ola de violencia que está viviendo el sector”.

Sin piedad.
La ola de violencia, desatada el viernes, continuó ayer en Montevideo y en Vergara, Treinta y Tres.

A las 15:51 horas de la víspera, un joven fue asesinado de por lo menos seis tiros de pistolas calibre 9 milímetros en el barrio Casavalle.

Una comunicación realizada al Centro de Comando Unificado sobre las detonaciones de varios balazos llevó a que se enviara personal policial a la esquina de Gustavo Volpe y Senda Veintiuno. Al llegar al lugar, los policías constataron que había una persona desconocida caída en el suelo con varios impactos de arma de fuego.

En la ciudad de Vergara, un hombre con antecedentes penales por violencia doméstica ultimó de un disparo a la 1:00 horas de la madrugada de ayer a Vanessa Monzón Martínez, de 32 años. Una hija adolescente y dos hijos pequeños de la mujer se encontraban en otra habitación. El matador continúa prófugo.

Por otro, lado ayer fue asesinado un hombre en su vivienda en Sauce. El domingo, el recluso Luis Gamboa García, fue ultimado de una puñalada en la cárcel de Canelones y dos hombres en murieron en Minas. El viernes, el preso Alexander Di Rocco fue asesinado en el mismo penal.

Fuente: El País




Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*