Investigan si marihuana legal se estaría vendiendo en mercado negro de drogas

Las bocas de droga agregaron un nuevo producto a su oferta que preocupa a la Policía y al Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca). Según contó una fuente policial a El Observador, en los últimos allanamientos se empezó a notar la aparición de cogollos de marihuana, un producto de mayor calidad en comparación al tradicional prensado paraguayo, que hasta ahora había sido la única forma de adquirir la droga en el mercado informal.

La misma fuente dijo que si bien el prensado continúa siendo por mucho lo que más se incauta, la aparición de cogollos –aunque sea en pequeñas cantidades– hace creer a las autoridades que parte de la mercadería que se produce formalmente, ya sea mediante el autocultivo, los clubes cannábicos, e incluso las empresas que producen la droga para la venta en farmacias, podría estar siendo desviada al mercado informal.

El director del Ircca, y de la Junta de Drogas, Diego Olivera, confirmó a El Observador que esa es una de las hipótesis que se está estudiando, pero que todavía no fue posible confirmar.

1.912 kilos de marihuana fueron incautados en 2017. Se trata de una caída del 56% respecto al récord del año anterior, cuando la Policía logró incautar 4.373 kilos.

Según dijo la fuente del Ministerio del Interior está prácticamente descartado que el origen de esos cogollos esté en Paraguay. La misma fuente explicó los métodos de cultivos empleados en ese país– que es el principal proveedor de marihuana de la región– no permitiría comercializar la droga en este formato.
Es que en Paraguay los productores suelen tener grandes extensiones de tierra dedicadas a la plantación de marihuana, la cual es cosechada mediante una maquinaria que muele la planta por completo, con lo que se crea un producto compactado en el que hay tanto flores, como hojas y ramas. Además, se le suele agregar químicos a la mezcla.

1.035 gramos de semillas de la planta del cannabis fueron incautadas por la Policía en 2017. Eso es tres veces más que lo decomisado en el año 2016 (337)

En cambio, el cogollo es la flor –la parte de la planta que contiene las propiedades psicoactivas–, deshidratada. Se trata de la forma más pura de consumo de la planta, y por tanto la que requiere más cuidados durante el cultivo.

Otro elemento que abona a la tesis de que el cogollo encontrado no es de origen paraguayo, es el tema logístico. Mientras que resulta sencillo ocultar un kilo de prensado –debido a lo compacto del producto–, un kilo de cogollos ocuparía mayor espacio, ya que se trata de una flor seca, lo que aumentaría el costo de traslado y el riesgo a ser descubiertos.

Para la Policía el mercado negro se está nutriendo de productores locales. Ahora, intentarán determinar si esos proveedores están legalmente registrados.

En total, hay 76 clubes de membresía (que pueden tener hasta 99 plantas) y 7.844 cultivadores domésticos (hasta seis plantas cada uno), inscriptos en el Ircca. Además, hay 18.961 personas inscriptas para comprar la droga en las 12 farmacias habilitadas para vender en todo el país.

Olivera señaló que tanto los clubes cannábicos, como las empresas que producen para la venta en farmacias, están sujetas a controles “exhaustivos y muy frecuentes”. En cuanto a los autocultivadores, el director del IRCCA dijo que se los inspecciona cuando la Policía detecta situaciones de “microtráfico”.

Olivera admitió que “habitualmente” se encuentran con situaciones en las que existen sospechas de que autocultivadores comercializan lo que producen, algo prohibido por la normativa y que sigue siendo perseguido penalmente.

Control del mercado negro
Em tanto, la Junta Nacional de Drogas (JND) y el Instituto Técnico Forense (ITF) del Poder Judicial están desarrollando un laboratorio con el propósito de analizar las drogas que se incautan en operativos policiales. “Queremos mejorar el monitoreo del mercado ilícito de todas las drogas y particularmente de la marihuana”, explicó Olivera.

El director de la JND dijo que con este laboratorio se buscará analizar la “calidad” de la droga que se vende informalmente, así como la potencia de su efecto.

Este laboratorio también permitirá hacer trazabilidad de la marihuana incautada, con lo que podrá saberse si algo del mercado formal fue desviado al narcotráfico. El cannabis que producen las dos empresas proveedoras de la droga que se comercializa en farmacias tiene la misma genética, que fue elegida por el Estado uruguayo.

Sin embargo, existe mayor heterogeneidad en la genética con la que cuentan tanto las plantas de los clubes de membresía como la de los autocultivadores.

Si un club de membresía tuviera demasiadas plantas en relación al número de socios, podría ser un indicio de que parte de la producción es enviada al mercado negro, explicó Olivera, pero no existe un método de control similar para saber si los autocultivadores en lugar de producir para consumo propio, venden en el mercado negro.

Fuente: El Observador

Facebook Comments

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*