La carta abierta del hombre que fue liberado tras un año y medio en la cárcel





Carta abierta de Humberto Cabrera. Foto: Semanario La Prensa

Humberto Cabrera estuvo preso un año y medio luego de que la niñera de uno de sus hijos lo denunciara a él y a su esposa por abuso hacia el niño. Pero recientemente la Justicia lo absolvió y recuperó la libertad, hecho informado por El Observador a fines de octubre.

El fiscal letrado de 3º turno de Maldonado, Rodrigo Morosoli, interpondrá un recurso de casación ante la Suprema Corte de Justicia contra el fallo.El recurso será presentado en las próximas horas según confirmó Morosoli a El País. El expediente pasará ahora a la órbita de la Suprema Corte cuyos ministros confirmarán o no el fallo en segunda instancia.

Según informa hoy el semanario La Prensa de Piriápolis, el hombre compartió en las últimas horas una carta pública en la que se declara inocente.

Cabrera define lo que le pasó a él y a su familia “fue una tragedia”. Y dijo que ya inició acciones legales contra el Estado, una demanda penal contra la niñera y tiene en carpeta 3 o 4 juicios civiles mas que prefirió mantener en reserva.

En su carta, el hombre sostiene que tanto su esposa como él son “padres responsables, atentos y ocupados siempre en la crianza de nuestros hijos; en nuestro hogar reina el amor y el respeto; las buenas costumbres y la educación prevaleció en los valores transmitidos por nuestros respectivos padres”.

La carta completa:

HABLO LA JUSTICIA: INOCENTE
El 29 de julio del 2016 fui procesado con prisión por Atentado Violento al Pudor hacia mi hijo de 6 años de edad, por una denuncia anónima al 0800.

El 4 de octubre pasado el Tribunal de Apelaciones en lo Penal de 3er. Turno revocó el auto de procesamiento, absolviéndome por unanimidad de sus integrantes y ordenando mi inmediata liberación.
La Justicia tarda, pero llega.

En resumidas palabras, SOY INOCENTE, fui a la cárcel por un delito que no cometí y la Justicia se expidió.

Estuve 14 meses y 6 días preso en la cárcel siendo inocente; fui acusado injustamente de un delito que JAMAS ocurrió, NINGÚN tipo de violencia, ni ninguna de las disparatadas INFAMIAS que se dijeron y publicaron en varios medios de comunicación hasta el hartazgo, NADA ES CIERTO, como quedó demostrado no por mí sino por la Justicia.

Mi esposa –también acusada y privada de la tenencia de nuestros hijos- sufrió también las infamias y calumnias generadas, quedando toda mi familia expuesta al desprecio público.

Quiero decir públicamente que mi esposa y yo somos padres responsables, atentos y ocupados siempre en la crianza de nuestros hijos; en nuestro hogar reina el amor y el respeto; las buenas costumbres y la educación prevaleció en los valores transmitidos por nuestros respectivos padres.

Lo sucedido fue una verdadera tragedia para nuestra familia y amigos, con consecuencias nefastas para todos, algo impensable e inimaginable que dejó una herida; pero a pesar de todo, SIEMPRE nos mantuvimos unidos y confiando en que todo se aclararía y se haría justicia.

Agradezco a todas las personas que se preocuparon y confiaron en mi inocencia, dándome su apoyo incondicional; y agradezco especialmente a mis hermanos, a mis suegros y al enorme y maravilloso grupo de amigos que no permitieron que decayera
en esos momentos difíciles.

Por ello reitero, habló la justicia: SOY INOCENTE.
Atte.
César Humberto Cabrera Pérez

Fuente: El País

Loading...
inseguridaduruguay.com3 más

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*


veinte + 3 =