La delincuencia no es tan diferente. La sociedad sí.

Misa y despedida del agente de la guardia civil asesinado José Manuel Arcos

En el día de ayer 15 de octubre en la ciudad de Granada España, un guardia civil, José Manuel Arcos de 47 años fue asesinado por un delincuente mientras intentaba darse a la fuga tras haber robado la recaudación de un bar de la ciudad granadina

José Manuel Arcos estaba de servicio en ese momento tan solo le quedaba una hora para cumplir su horario de trabajo, aún así decidió parar aquel coche al verlo en una actitud sospechosa.

El delincuente o asesino tras ser abordado por el guardia civil decidió en un rápido movimiento quitarle el arma de reglamento a José Manuel Arcos. Luego de quitarle el arma no dudo en dispararle a quemarropa terminando así con su vida tan solo a una hora de terminar su jornada laboral.

El asesino logró darse a la fuga, pero ya se han activado todos los mecanismos de búsqueda y  de control, cámaras y testigos tenían prácticamente identificado a un delincuente que llevaba más de 20 detenciones por robos menores y que había salido de la cárcel en 2017.

La misma noche de ayer este delincuente fue detenido mientras conducía una furgoneta robada.

Hasta aquí podemos ver algunas similitudes con lo que ocurre en Uruguay, delincuentes que entran y salen e incluso delincuentes que no tienen ningún pudor en quitarle el arma a un guardia civil y matarlo a sangre fría.

Con esto quiero mostrar, como también en el primer mundo existen este tipo de hechos trágicos, incluso más adelante podrán ver en el tercer vídeo que les dejaré la mirada y la voz crítica De Pepe López, un hombre claramente identificado con ideología de extrema derecha. esta opinión de Pepe López no se las dejo para que los convenza de nada, no, simplemente será una forma de que vean reflejados en un país de  primer mundo lo mismo que hoy sucede en Uruguay.

Pero lo dicho y yendo al tema de este asunto es la clara diferencia que existe entre una sociedad y otra a pesar de las similitudes que todos hasta el momento pudiera llegar a encontrar.

En el día de hoy miércoles 17 de octubre del 2018 sobre las 9 horas de la mañana se celebró el funeral de José Manuel Arcos en la Catedral de Granada y este es el punto que yo quería resaltar, esta es la diferencia, esto es lo que no vas a encontrar en Uruguay, esto es lo que tampoco vas a encontrar en las noticias de Uruguay, esto es lo que no te van a mostrar en los diarios de Uruguay. Porque a pesar de que a las 9 de la mañana del día de hoy las principales cadenas de televisión transmitían en simultáneo desde la Catedral de Granada incluso las grandes cadenas internacionales de noticias ponían en su primera página el suceso difícilmente le ha llegado la noticia o el hecho al pueblo Uruguayo, no llega porque no interesa, no llega porque no es prioridad, no llega porque todo aquello qué signifique dar valor a la vida de un servidor público llámese policía, Militar o Policía Caminera pareciera estar prohibido en este país.

Pero vean ustedes la diferencia, vean cuál es o cómo actúa una sociedad de primer mundo ante un hecho de este tipo, Ante la muerte de un guardia civil. vean en el primer vídeo y con la mano en el corazón intenten decir qué son incapaces de sentir dolor rabia e impotencia al mismo tiempo que aplauden la valentía de este servidor público qué murió al servicio de la sociedad que hoy lo llora, valora, recuerda y reconoce.

En una catedral de Granada desbordada de público miles de personas fueron a despedir a José Manuel Arcos. Fueron a hacer compañía y brindar sus más sinceros respetos y condolencias a su mujer, a sus padres y a sus hijos.

Eran miles los que estaban hoy en Granada entre compañeros y ciudadanos de a pie, pero eran millones los que lloraban a través de la pantalla en todo el territorio español.

No piensen ustedes que en España las leyes en materia de delincuencia son muy diferentes a las que puedan haber en Uruguay, si bien los sistemas pudieran llegar a ser más transparentes en España e incluso existe una falsa sensación de que el delincuente que las hace las paga, en España se está en el mismo sistema de Estado garantista y democrático, que no es otra cosa que quitar las rejas de las cárceles para colocarlas en puertas y balcones de los ciudadanos.

Pero a pesar de esto último la sociedad es diferente, diferente porque reacciona diferente, diferente porque no le importan las leyes y si le importa la vida de estos servidores públicos, cómo he dicho antes, son respetados, valorados, distinguidos y lo que los honra más aún a esta sociedad española es que son respetuosos con el dolor, con la vida y por supuesto con la muerte de aquellos que hasta el último momento hasta la última hora se encontraban velando por la seguridad del país.

Cómo sociedad tenemos que aprender qué una cosa son las leyes otra los políticos y otra muy distinta es la forma en que nos comportamos o reaccionamos ante hechos de tanta injusticia, impotencia y dolor cómo es el caso de la muerte de una persona en manos de un delincuente.

No alcanza en pleno siglo 21 con poner la carita con lágrimas del Facebook, hay que actuar de otra manera, hay que empezar a respetar para ser respetado, hay que empezar a valorar para que nos valoren y nos cuiden, hay que darle las herramientas necesarias a aquellos funcionarios públicos que dejan su vida cuidando la nuestra, hay que terminar con los fantasmas del pasado y dejar de echarle la culpa de los errores o horrores de otros a funcionarios que desempeñan la labor con honor disciplina y honestidad y que en muchos casos no llegan ni a 30 años de edad.

Cambiemos la forma de ver las cosas, démosle los buenos días al policía por respeto en lugar de al delincuente por miedo. ayudemos a los agentes del orden público en lugar de entorpecer su trabajo para proteger al delincuente.

Como sociedad estamos en un punto en donde no podemos pedirle cambios a las fuerzas del orden público sin que antes le demos las herramientas necesarias para que puedan desempeñar su trabajo con dignidad y seguridad. Con esto me refiero a qué es imposible sostener una familia con el sueldo de un policía o de un militar o de un efectivo de la Policía Caminera. Es imposible que emparejen fuerzas con la delincuencia que hoy actúa en el país cuando los delincuentes disponen de mejores armas y mejores sistemas de protección que la policía misma.

Estamos en un momento dónde se aprueban leyes en favor de unos y de otros, se otorgan beneficios, se dan pensiones, porque son necesarias dicen. Ahora yo me pregunto, ¿hay algo más necesario que velar por aquellos que se juegan la vida 24 horas al día para protegernos?

Empecemos a cambiar.

Que no hay dinero para ellos, no importa, pero respetemos su trabajo, su dedicación y su valor al servicio del país.

Aprendamos de esta sociedad española que muy a pesar de todo lo vivido en sus casi 40 años de dictadura franquista mantiene este sentimiento de identidad, de reconocimiento y de gratitud hacia las fuerzas del orden público, hacia la Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local.

Empecemos cambiando algo para terminar cambiándolo todo.

El tercer video, te pedimos que no tomes las cosas al pie de la letra,incluso si no lo ves, con haber llegado hasta aquí, ya tienes suficiente por hoy.




Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*