La desesperada madre fantasma de la ruta 3





Los conductores de camiones que realizan el trayecto entre Salto, Uruguay, y Río Grande do Sul, en Brasil, por la ruta 3, están acostumbrados a una extraña aparición que tiene lugar por las noches y que involucra una escena de espanto: una mujer, visiblemente herida y sangrando les ruega con gritos y con ademanes que se detengan.

Los conductores lo hacen; es entonces que la mujer les indica el sitio de un cercano accidente y les informa que su pequeño hijo está atrapado entre los hierros.

El conductor corre en auxilio del pequeño. Ve el automóvil estrellado y se lanza a rescatar al niño. Después de mucho bregar y forcejear, logra extraerlo del interior del automóvil y se vuelve para anunciar el éxito a la mujer. Para su desmayo, ya no hay nadie allí. No sólo eso: el automóvil y el niño, lentamente, se desvanecen.

¿Qué ha sucedido? Una leyenda afirma que décadas atrás una mujer sufrió un accidente en esa ruta, y que durante horas pidió auxilio sin que ningún conductor se detuviera a socorrerla. Su hijo, que había quedado atrapado dentro del automóvil, murió.

La mujer falleció poco después presa de la desesperación, pero su fantasma y el del niño regresan al lugar del accidente buscando testear la sensibilidad de los conductores.

Quienes se detienen pueden seguir adelante con sus vidas, pero una superstición sostiene que quienes hacen caso omiso de los ruegos de la desesperada madre ven sus propias vidas truncadas en un accidente automovilístico al poco tiempo, quizás en la fatal ruta número 3.

Por esa razón, y a pesar de saber que se trata de una aparición, no hay conductor experimentado que transite por esa ruta que no se detenga a ayudar a la espectral mujer, ya que negarse a hacerlo puede desatar las más funestas consecuencias.

Fuente: Enlaces Uruguayos

Loading...
inseguridaduruguay.com3 más

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*


3 × dos =