Limpieza de encías en un bebé.

Cuidado de encías e higiene bucal de un bebé
Cuidado de encías e higiene bucal de un bebé

La salud bucal es muy importante y debe ser siempre una prioridad. Desde el momento en que nacemos hasta que nos convertidos en adultos, el cuidado debe ser esencial, especialmente cuando se tiene un bebé.

            Muchos llegan a cometer el error de no realizarle el cuidado correcto debido a que no tienen dientes todavía, lo cual es un error terrible porque el niño sigue corriendo el riesgo de tener infecciones, entre otros problemas.

            Para saber cuál es el cuidado adecuado que se debe tener en las encías, sigue leyendo este artículo.

Limpia las encías

            Limpiar las encías es fundamental para que en un futuro cercano pueda gozar de dientes fuertes, sanos y blancos. Recuerda que las bacterias en la boca del bebé existen, y si no son eliminadas a tiempo puede acarrear una grave infección.

            Si quieres evitar cualquier clase de inconveniente, entonces lee los consejos del cuidado de las encías que aportaremos a continuación:

Gasa húmeda

Es recomendable que después de cada alimento pases una gasa húmeda por todas las encías para eliminar los restos de leche, es un método muy común y efectivo.

Tiene prioridad realizar la limpieza durante la noche antes de ir a dormir, debido a que durante esas horas de sueño suele acumular más bacterias.

Cepillos especiales

Se pueden adquirir en cualquier farmacia y están diseñados para la limpieza correcta de las encías del bebé. Se podría decir que cumple la misma función que la gasa.

Es importante mencionar que no se puede aplicar ningún tipo de dentífrico, dado a que puede traer consecuencias en un futuro cercano.

Lavar las manos

La higiene es un factor fundamental, así que ten en mente que las manos pasan por todas partes, por lo tanto están llenas de suciedades.

Es por eso que la madre debe lavarse muy bien las manos al momento de realizar la limpieza bucal. Si no se realiza la higiene correctamente, estarías arriesgando a que el bebé obtenga una infección.

Crea una rutina y ten cuidado con ciertos productos

  • Rutina: Este factor es tan esencial como los mencionados anteriormente. Cada día se reproducen más bacterias, por consiguiente, lo mejor sería ir acostumbrándolo a realizar una buena limpieza bucal.

Al principio puede resultar un poco difícil, pero a medida que vaya pasando las semanas, será más fácil.

  • Cuidado con los biberones y chupetes: Se debe tener un uso conveniente de estos productos cuando el bebé ya posee sus dientes, a causa de que pueden provocar la deformación de la dentadura.
  • Evitar las caries: Aunque no lo creas, todos los niños están propensos a tener caries,pero afectan mayormente a niños de 6 meses hasta los 5 años.

Otros consejos importantes…

Evita a toda costa el uso del biberón cuando está durmiendo, el contacto con líquidos ricos en azúcar es la principal causa de las caries.

Es normal que pueda pasar algunas veces, en esas ocasiones tendrás que limpiar la boca del bebé con una gasa o el cepillo especial. Podrás remover cualquier residuo de comida, leche o azúcar que quede en su boca.

Facebook Comments