Madre de “El Kiki” pidió perdón por “tanto dolor causado”

La madre de Cristian Pastorino, “El Kiki”, pidió “perdón” a las familias de las víctimas por “no haber podido evitar todo esto”.

En declaraciones a El País, Alicia -una mujer que se gana la vida como modista- dijo estar “de duelo” por “ser la madre del causante de tanto dolor”.

Según el informe, no habrá velatorio. Se hará un sepelio rápido y entre personas de círculo íntimo.

Alicia señaló que no quieren comprometer a nadie a acompañarlos en el dolor, siendo “Kiki” un individuo “odiado” tras los episodios que protagonizó.

La mujer accedió a hablar con El País “para dar un mensaje a la sociedad”.

Y para empezar quiso dejar constancia que el joven no respondía a los manuales de criminología.

Descartó que haya sido un niño maltratado e infeliz, como suelen ser los delincuentes.

“Siempre fue el más mimoso. le dimos todo lo que pedían. Lo atendí más que a los otros dos hermanos que salieron buenísimos, trabajadores”.

Chistian Pastroino nació La Teja hace 21 años. Concurrió tres años a la escuela Yugoslavia. Luego fue a otro centro educativo público en el Prado.

Segun Alicia era producto de una familia estructurada. Ella y su esposo -camionero- siempre estuvieron allí para sus hijos. Todo parecía indicar que Christian sería un muchacho normal.

“Fue un niño tranquilo”, dijo su progenitora.

Estudió hasta primer año liceal. Cursó dentro del programa Aulas Comunitarias.

El año siguiente lo anotaron en UTU, pero el primer día de clases “Kiki” dijo que no iba a estudiar más.

A raíz de esa decisión, estuvo una semana en cama en penitencia, contó Alicia.

El adolescente le respondió que podían matarlo pero que no iba a ir más.

La madre atribuyó su personalidad a “las malas juntas” que hizo en la esquina de José Mármol y Elbio Fernández.

Alicia dijo que allí estaba “el pichaje” que “le hizo la cabeza” a él y a un amigo que iba a colegio privado.

Ambos jóvenes al poco tiempo cometieron su primera rapiña. Tenían 14 años y estuvieron 7 meses en el INAU.

La familia decidió mudarse a Sayago para alejar a “Kiki” del mal ambiente.

Según relata El País, volvió a caer preso en mayo de 2016 por receptación y tenencia de armas. Fue liberado en febrero de 2017.

La experiencia de haber estado en el Módulo 11 de Comcar fue decisiva. salió convencido de que no volvería a la cárcel.

Durante ese período su novia, Alison Pachon, quedó embarazada.

Alicia conversó con “Kiki” y le pidió que buscara trabajo. Hablaron de presentar curriculum.

Cuando el bebé tenía 4 meses, el joven dejó a Alison porque había conocida otra mujer.

Para entonces, las drogas estaban gobernando su vida.

El día antes de matar a Alison, Kiki tuvo una crisis grave. Su madre dijo haberlo visto cortándose los brazos, algo que suelen hacer los adictos para bajar la presión y la ira.

Después, comenzó a romper toda la casa y ella llamó a la Policía.

“Me empezó a amenazar y a decirme que era una traidora y que iba a matar a la madre de su hija y a mí”, dijo la mujer. Desde entonces la familia tenia custodia policial.

Al dia siguiente, El Kiki fue a Gregorio camino y Heredia en busca de su expareja.

Alison Pachon estaba en el comedor de su casa cuando éste le disparó a quemarropa.

El caso toma estado público y por prmera vez se difunde la foto del joven.

La fiscal Diana Salvo pidió una orden de captura nacional. Según ella, se hicieron cinco allanamientos sin resultados positivos.

El caso fue perdiendo status de prioridad hasta que Pastorino entró al Super Vero el fin de semana último.

Alicia razonó: “tuvo que morir alguien bajo las cámaras para hicieran algo. La madre de mi nieto también era una persona”

En otra entrevista, la mujer contó que su hijo zafó dos veces de controles policiales diciendo que era su hermano, con quien guarda cierto parecido físico. Al parece contaba con una cédula que presentaba cada vez que era detenido en la calle.

Durante los 73 días en que estuvo prófugo, Kiki se comunicó una vez con alguien de su familia. Era su hermana, una de las pocas personas con las que tenía cierta cuota de cercanía.

Curiosidad o no, ella trabaja de cajera en un supermercado.

Todos sus conocidos coinciden en que Kiki no iba a dejar que lo detuvieran.

Durante los meses que estuvo en el Comcar no paraba de llorar.

Tras el desenlace en el asentamiento “Don Márquez”, Kiki pasó unas horas con muerte cerebral. Murió al mediodía del miércoles en el Hospital Español.

Según El País, en cumplimiento de la ley de donación de órganos, su hígado y riñones fueron extraídos por médicos de ASSE a última hora de ayer.

LAS VÍCTIMAS

El 6 de diciembre de 2017 le pegó cuatro tiros a Alison Cachon, su pareja y la madre de su hijo.

El sábado último, en el marco de una rapiña, volvió a mostrar su costado sanguinario.

Dejó en grave estado al guardia de seguridad José Sánchez, un venezolano que había llegado a Uruguay tres meses atrás huyendo del caos en su país.

En el mismo acto, “Kiki” le dispara por la espalda a la cajera de “Super Vero”, Florencia Cabrera.

Fuente: Subrayado




Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*