Masacre en un hospital de Guatemala: pandilleros entraron con fusiles para liberar a un compañero y asesinaron a seis personas





El terror se apoderó este miércoles del Hospital Roosevelt, uno de los principales de la capital de Guatemala, cuando pandilleros atacaron con fusiles el lugar para liberar a uno de sus compañeros, que logró huir, y dejaron seis muertos y doce heridos.




El director del Roosevelt, Carlos Soto, calificó de “masacre” el hecho, que se desató por la presencia en el lugar de Anderson Daniel Cabrera Cifuentes, de 29 años y miembro de Mara Salvatrucha (MS), convicto desde 2013 de varios delitos, entre ellos asesinato.

De acuerdo a la versión policial, el grupo de pandilleros atacó al hospital para liberar a Cabrera, quien fue trasladado al lugar para unos exámenes de laboratorio, según explicó el subdirector del hospital, Marco Barrientos.

“Voy a cerrar el hospital a los privados de libertad”, aseguró el director Soto, y afirmó que “prefiero renunciar”, antes que volverlos a recibir así lo ordene el propio presidente guatemalteco, Jimmy Morales.

Las autoridades confirmaron que el ataque fue directo contra guardias del Sistema Penitenciario (SP) que en horas de la mañana habían trasladado al centro asistencial a Cabrera.

El tiroteo dejó cuatro muertos en el Roosevelt, según confirmó el subdirector Barrientos en una rueda de prensa, y agregó que los otros dos murieron en el Hospital General San Juan de Dios, al que fueron llevados con graves heridas de bala.

De acuerdo con el galeno, el hecho comenzó a eso de las 7:45 hora local (13:45 GMT) en la emergencia del centro asistencial.

Dos fallecidos, uno de ellos un guardia del SP, quedaron en el frente del nosocomio, y otros dos particulares murieron en el interior cuando eran atendidos por los médicos, dijo.

Entre las víctimas mortales se encuentra un agente de seguridad privada al servicio del hospital, agregó.

El gobierno del presidente Morales ha repudiado y lamentado el hecho, y ha expresado su solidaridad y pésame con las familias de las víctimas.

Según el director de la Policía Nacional Civil (PNC), Nery Ramos, luego del ataque el grupo criminal huyó del hospital, donde hubo pánico no solo entre los pacientes, sino entre los médicos y enfermeros.

No obstante, resaltó que la “rápida” reacción de los agentes policiales permitieron capturar a cinco pandilleros, entre ellos un menor de edad, que escapaban en un vehículo en el que llevaban las dos armas de grueso calibre con las que supuestamente perpetraron el ataque.

La PNC ha movilizado a 1.500 elementos en todas las zonas de la capital guatemalteca para dar con el paradero del pandillero fugado.

Fuente: Infobae

Loading...
inseguridaduruguay.com3 más

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*


diecisiete − 10 =