Michelle Suárez, implicada en falsificaciones en un cambio de sexo y en un desalojo

La exsenadora comunista Michelle Suárez es indagada por la falsificación de firmas en otros dos expedientes judiciales en los que representó a una persona que se cambió de sexo y a un ocupante precario de una vivienda que iba a ser desalojado. Las firmas falsificadas que aparecen en esos expedientes fueron objeto de la indagatoria de este miércoles en el juzgado penal de Altántida a cargo del juez Marcos Seijas.

En el primer caso la persona que se cambió de nombre y sexo vivía en España, por lo que le dejó un poder general a Suárez para que la representara, pero cuando lo presentó en el juzgado de Familia le plantearon que debía adjuntar un poder para pleitos. La abogada presentó finalmente el escrito directamente con la firma de la demandante, pese a que no estaba en el país.

A su vez, Suárez presentó en el juzgado de Paz de Atlántida un certificado médico presuntamente alterado, en representación de la persona que iba a ser desalojada a quién ella representaba.

Este miércoles el juez de Altántida dispuso enviar ambos expedientes a la Junta de Peritos Cáligrafos para que informen si las firmas son apócrifas y quién las realizó.

A su vez, el abogado de Suárez, Francisco Muzzo, pidió una ampliación de la pericia para que se deslinde a su clienta de la falsificación de la firma de la demanda por la patria potestad. Ella admitió que fasificó la firma de una de las abogadas pero no la de la demanda.

Una vez que se realice esa nueva pericia, el juez estará en condiciones de fallar sobre la conducta de la exsenadora. Antes de resolver también espera contar con la copia de lo que declaró Suárez ante la Suprema Corte. Ante el máximo órgano de Justicia se tramita la revisión del caso de familia por el que un padre perdió la patria potestad de su hija y por el que, al hacerse pública la denuncia, declarar y quedar en evidencia, se vio obligada a renunciar a la banca del Senado que ocupaba como segunda suplenta de Marcos Carámbula (ahora designado presidente de ASSE por el presidente Tabaré Vázquez).

Ese juicio comenzó en 2014, cuando un hombre emprendió una demanda contra su expareja reclamando poder visitar a su hija. En la primera audiencia, que se realizó en 2015, el hombre fue informado de que había perdido, con su consentimiento, la patria potestad. El hombre descubrió así que su firma había sido falsificada, por lo que presentó la denuncia penal contra la abogada, e inició el juicio de revisión en el caso de familia.

De testigos a indagadas
Este miércoles declararon la abogada de la niña y las tres testigos del juicio de pérdida de patria potestad. Según pudo saber El Observador, Seijas debió suspender la audiencia y aclararles a las testigos que, debido a que estaban incurriendo en “importantes contradicciones”, debía pasarlas al estado de indagadas.

El juez les explicó que debían designar abogado defensor y también les aclaró que como testigos no pueden mentir pero que sí lo pueden hacer como indagadas para defenderse. Cuando designen abogado volverán a ser citadas.

Fuente: El Observador




Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*