Muere un ertzaina tras los violentos disturbios con ultras del Spartak en Bilbao

Los aficionados rusos portaban bengalas y se han enfrentado con la policía vasca. Hay un aficionado herido y cinco detenidos tras los incidentes registrados en los alrededores de San Mamés

Se cumplió el peor de los presagios. Un agente de la Ertzaintza, identificado como Inocencio Alonso García, de 51 años y natural de Ermua (Vizcaya), murió la tarde del jueves en el marco de los altercados que tuvieron lugar en las inmediaciones de San Mamés entre aficionados del Ahtletic Club y el Spartak de Moscú. .

El policía fue trasladado de gravedad al hospital bilbaíno de Basurto, donde fue trasladado de gravedad presuntamente tras sentirse indispuesto durante las cargas que se llevaron a cabo contra ultras del conjunto moscovita, que previamente habían protagonizado peleas y habían lanzado objetos. Según informó el Departamento autonómico de Seguridad, al menos cinco personas fueron detenidas, tres de ellas ultras del conjunto moscovita.

Los primeros indicios apuntan a que la víctima, un agente de la Brigada Móvil de la Ertzaintza, murió a causa de una parada cardíaca en el hospital de Basurto, donde había sido trasladado en ambulancia en estado muy grave tras sentirse indispuesto durante el operativo. El fallecido se desplomó en la explanada del estadio de San Mamés momentos después de que una bengala lanzada por un aficionado ruso cayera junto a él, según pudo presenciar Efe en el lugar del suceso.

Cargas policiales
Los primeros incidentes se registraron alrededor de las ocho menos cuarto de la tarde, cuando la hinchada moscovita, compuesta por más de 2.500 personas, empezaba a dejarse ver por el estadio del Athletic. En ese momento, los ultras del Spartak comenzaron a lanzar bengalas, lo cual provocó varias cargas policiales. Durante el transcurso de la operación, un ruso también resultó herido en una ceja, por lo que tuvo que ser atendido por los sanitarios. Previamente, la Policía vasca había requisado a los aficionados locales materiales como palos, barras extensibles y puños de hierro.

La violencia se intensificó con el paso de los minutos, lo que desembocó en lanzamientos de botellas y peleas entre ambas aficiones. Finalmente, la trifulca se saldó con al menos cinco detenidos y tres heridos, entre los que se encuentra el policía fallecido. A las ocho y media, apenas 30 minutos antes de que diera comienzo el encuentro, la Ertzaintza tenía de nuevo la situación «controlada».

La Ertzaintza no ha logrado evitar la tragedia a pesar del amplio dispositivo policial que se había preparado para recibir a la afición rusa, cuyos ultras son conocidos por su uso de la violencia. En concreto, el Gobierno vasco dispuso para este jueves un operativo conformado por 500 agentes de la Policía autonómica, 100 de la Municipal y otros 200 de la seguridad privada que fueron contratados por el propio Athletic. También el sector hostelero se encontraba en preaviso ante los miles de aficionados que se esperaban del conjunto ruso. A petición de la Ertzaintza, los bares, cafeterías y restaurantes de la capital vizcaína no servieron ningún tipo de botellín o vaso de cristal «en aquellas zonas donde se vayan a congregar un número importante de personas». Una medida que, tal y como informó la Asociación de Hostelería de Vizcaya, parte con la intención de mitigar el daño de unos individuos que en el pasado protagonizaron «peleas multitudinarias y enfrentamientos con la Policía».

Bilbao, sitiado
En la misma línea, un colegio cercano a las instalaciones de San Mamés aconsejó a los padres de los alumnos que no los llevaran a clase para evitar cruzarse con los ultras del Spartak. Se trata del centro Pureza de María, que, según informó «El Correo», envió correos electrónicos para advertir de que tampoco se organizarían las clases extraescolares. Según informó una de las madres de la escuela, no es la primera vez que se encuentran afectados por partidos declarados de alto riesgo, como era el caso de este jueves.

La llegada de los rusos también obligó a los participantes de una concentración «antifascista» a cambiar el lugar de partida a última hora.

Fuente: ABC




Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*