Policía pidió ayuda psicológica, le dieron pase en un mes y se mató





El Sindicato Policial dice que no le quitaron el arma pese a estar desesperado por distintos problemas. Evalúan interponer una denuncia.

El suicidio el viernes de un policía ejecutivo de 33 años, horas después que fuera a pedir ayuda al Hospital Policial, cuya respuesta fue darle pase a psicólogo para dentro de un mes, motivará una reunión del Sindicato de Funcionarios Policiales de Montevideo (Sifpom) el lunes, donde se barajará con sus abogados presentar una denuncia, según le dijo a ECOS la presidenta del gremio, Patricia Rodríguez.

Según el sindicato, este funcionario, de iniciales G.M.D.A., que trabajaba en la Unidad de Respuesta de la Policía de Montevideo (URPM), en la zona II, fue el viernes a las 12.30 a la emergencia de Sanidad Policial. Se lo veía desesperado, afirmaron fuentes gremiales. Dijo tener problemas familiares y económicos. La doctora que lo atendió lo derivó a un psicólogo, que recién lo vería en un mes. Lo que llama la atención –e indigna- al Sifpom fue que el hombre no fue desarmado por los facultativos.

“Los policías saben que cuando hay una situación de este tipo, son desarmados y eso les trae perjuicios económicos”, señaló Rodríguez. Esto ocurre en situaciones de estrés o cuando hay una denuncia por violencia doméstica. Retirarles el arma les significa, por caso, perder la oportunidad de hacer servicio 222.

“Por eso, cuando un policía denuncia este tipo de situaciones es porque está realmente desesperado”, agregó.

En la tarde, el funcionario policial se suicidó con su arma de reglamento, en su casa ubicada cerca del Antel Arena. Se disparó entre el abdomen y el tórax, delante de su esposa y su hijo de pocos años. Llegó con vida al mismo Hospital Policial al que había pedido ayuda horas atrás, pero no se le pudo salvar.

“Si bien no se quiere culpar a nadie del suicidio, a nuestro entender se falló el protocolo. Queremos que se revea de ahora en más, que se le brinde asistencia al compañero que lo pide”, indicó la presidenta de Sifpom. Sobre una eventual denuncia, dijo que aún no sabe si sería contra la institución o contra una persona en particular.

Rodríguez no tiene números sobre la cantidad de funcionarios policiales que se han suicidado. “Sí son muchos. Interior debe ser el ministerio con mayor cantidad de empleados con problemas de autoeliminaciones y violencia doméstica. Eso tiene que ver mucho con el estrés de una profesión tan demandante”, concluyó.

Fuente: Ecos Uruguay

Loading...
inseguridaduruguay.com3 más

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*


4 × tres =