Descripción

Durante una semana miles de tuiteros comentaron, compartieron y replicaron los inquietantes mensajes. Casi todo el mundo leyó algunos de los misteriosos pequeños textos aparecidos en Twitter. Manuel Bartual, un dibujante de historietas español, se convirtió en una sensación con un estremecedor relato que, finalmente, reveló que era ficcional.


“Ando de vacaciones desde hace un par de días, en un hotel cerca de la playa. Iba todo bien hasta que han comenzado a suceder cosas raras”, fue el primer tuit que escribió. A partir de allí, Bartual empezó a relatar de a poco diferentes situaciones extrañas que “vivió”. De un supuesto acoso en la ciudad de Mallorca, todo derivó en una trama digna de un relato fantástico de Adolfo Bioy Casares, de una escena delirante creada por David Lynch para Twin Peaks o de un fragmento de la clásica serie de ciencia ficción, La dimensión desconocida.


Este fin de semana, Bartual le puso fin al cuentito que ideó. En una serie de mensajes, explicó la verdad. “Nunca imaginé esta repercusión. Yo sólo quería contar una historia divertida. Ha sido todo mentira. No tengo ningún doble. Estaba de vacaciones con mi novia y nuestro hijo. Siento que esto decepcione a mucha gente. No tenéis nada que temer. No es obligatorio creer todo lo que se lee en Internet. Y por favor, no os preocupéis por mí. Todo está bien”, escribió.


En esos tuits, Bartual reveló la realidad de un asunto que, durante varios días, tuvo en vilo a miles de usuarios de Twitter. A pesar de que se dejaba entrever que las situaciones paranormales que estaba “sufriendo” parecían sacadas de un cuento de Stephen King, muchos creían en eso.


La ficción creada por Bartual contaba cómo aparecía alguien lo empezaba a perseguir: se le metía en la habitación, aparecía en el hall del hotel, lo veía a cada lugar que iba, e incluso le dejaba mensajes extraños. La cuestión se empezó a poner más sobrenatural cuando el protagonista percibió que en realidad no era cualquier hombre el que lo acosaba sino ¡un doble suyo!

El thriller sobrenatural se puso cada vez más espeso con un Bartual maligno presente en todo momento, tuits con posteos de fotos con descripciones que no encuadraban con la imagen que aparecía y frases inconexas del protagonista. Quienes seguían el hilo de los mensajes, ya se habían dado cuenta a esa altura que todo era una ficción.

Fuente: TN

Auriculares Bluetooth

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*


Doce − Nueve =