Descripción

Un sacerdote que se desempeñaba como director de un colegio privado fue procesado con prisión por reiterados delitos de atentado violento al pudor.

La víctima, que ahora es mayor de edad, radicó la denuncia en octubre del año pasado, pero afirma haber sido abusado desde los 14 y hasta los 18 años.

La Iglesia Católica suspendió de su ministerio al sacerdote cuando surgió la denuncia, y fue retirado además del colegio donde cumplía funciones en Brasil, de la parroquia y de toda actividad pastoral.

El hombre vive fuera del país y tuvo que venir a Uruguay para comparecer ante la justicia.

El sacerdote había negado las acusaciones, pero igualmente el Cardenal Sturla se reunió con el joven y su familia para pedirles perdón.

Desde abril de 2016 la Iglesia habilitó una línea telefónica para recibir denuncias de abusos sexuales por parte de sacerdotes. Se trata del 095 382 465.

Fuente: Subrayado

Auriculares Bluetooth

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*


9 − 4 =