Qué es el “enfoque sensorial” y cómo puede mejorar tu vida sexual sin penetración





¿Será que el sexo tradicional nos está alejando de tener relaciones íntimas y significativas?

Si no pudieras tener sexo, considerando el sexo —en un enfoque exclusivamente heterosexual— únicamente como la penetración, seguramente te sentirías frustrado. Hace muchos años que el tabú de las relaciones sexuales se dejó atrás; ¿y qué decir de las relaciones sexuales premaritales?, eso suena como algo de la prehistoria.

La penetración es una parte importante del acto sexual —de hecho es la parte más importante en cuestiones reproductivas—; pero es bien sabido que en la intimidad no es la única alternativa, y eso es precisamente lo que solemos olvidar. La penetración tiende a ser un trámite en el que se da por entendido que el acto sexual ha tenido lugar. Sin embargo, la intimidad entre dos personas puede no estar implícita automáticamente en el acto sexual, incluso puede no existir la más mínima conexión entre las personas después de la penetración.

Existe la teoría de que la tendencia a la alta en divorcios se debe precisamente a la falta de intimidad en el sexo. Esto suena lógico si consideramos que cada vez es más sencillo tener relaciones sexuales. Pero una relación sentimental representa problemas, retos, esfuerzo y trabajo; mientras que una relación sexual representa menos desgaste y compromiso.

¿Será que estamos perdiendo el enfoque del sexo? ¿Será posible que aquellas personas en búsqueda de conexión real, no conocen alternativas para generar esa intimidad emocional y la falta de penetración es una posibilidad? Olvidemos por un momento la histórica represión que la Iglesia ha impuesto sobre el sexo —y particularmente la penetración—; así podemos abordar el tema con mayor claridad.

Existen métodos para reactivar la vida sexual de parejas. A finales de los 90 existieron unos pioneros que propusieron una técnica llamada “enfoque sensorial” y consta de lo siguiente:

Primero, se deberá detener cualquier intento para tener sexo. La idea fundamental es que lo que detiene a las parejas para disfrutar de las relaciones sexuales es el miedo. Al quitar la posibilidad del sexo se van los miedos y expectativas, y se logra que la pareja pueda comenzar desde cero.

Segundo, una noche la pareja deberá enfocarse en una sola cosa: el beso. Puedes ser tan apasionado como quieras, pero no podrá haber nada más. Pueden presionarse entre sí, pero no podrá haber desnudez; es como regresar a la juventud con toda la excitación acumulada. Es sabido que la prohibición de tener sexo es erótica por sí misma.

Tercero, en otra noche pueden ir más allá del beso, pero no mucho más. Podrás tocar el cuerpo, pero no podrás tocar pechos o genitales.

En una cuarta etapa, podrás tener contacto físico en desnudez y dar placer de cualquier forma, pero con el orgasmo prohibido. Es sumamente importante que al más mínimo sentimiento de que el orgasmo está por llegar, la pareja se aleje y se besen.

En el quinto paso, la penetración está aceptada; pero de igual forma el orgasmo no lo está. Ese quinto paso se repite una o tres veces y con suerte la pareja deberá haber retomado una sexualidad constante e íntima.

¿Y qué pasaría si lo pusiéramos en práctica con las personas que recién acabamos de conocer? Supongamos que hubiera alguna manera en la que la gente tuviera conocimiento de estos cinco pasos, y los involucrados en la relación estuvieran obligados a seguir estos pasos. Es posible que las relaciones esporádicas que siguen el enfoque sensorial nos lleven a que por medio de estos pasos conozcamos a la persona y nos sintamos lo suficientemente cómodos como para abrir nuestros sentimientos; ya que, como se ha mencionado antes, la facilidad para tener relaciones sexuales simplemente no permite que podamos conocer a fondo a una persona.

Imagina lo emocionante que sería saber que una conversación no te llevará a la cama, sino tal vez solamente a besos apasionados; y entonces llevar la conexión en un camino gradual de creciente intimidad. Está comprobado que más de la mitad de las personas que utilizan la tecnología para tener sexo, en realidad están buscando algo con mayor significado y trascendencia. Así que si las ganas de conectar están ahí, tal vez sólo hemos perdido de vista el camino indicado.

**

Si has decidido romper con los tabúes alrededor de la sexualidad y los genitales, te recomendamos leer este artículo para conocer el órgano de tu pareja y detectar si sufre de alguna enfermedad que por pena o desidia prefiere ocultar. Además, entérate de cómo es el pene perfecto según la ciencia.

Fuente: Cultura Colectiva

Loading...
inseguridaduruguay.com3 más

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*


veinte + 14 =