Salud Pública sospecha nuevo caso de botulismo

Foto: Ministerio de Salud Pública

El Ministerio de Salud Pública (MSP) espera los resultados de muestras de sangre extraídas a una paciente de 35 años que falleció en una mutualista de Rivera por un posible caso de botulismo, una enfermedad que se transmite a través de alimentos contaminados —sobre todo por comidas caseras o enlatados en mal estado— y por heridas infectadas.

Desde la cartera se informó a El País que los exámenes que demoran 15 días son evaluados en Argentina dado que en Uruguay no se cuenta con equipo y personal adecuado para el diagnóstico de la enfermedad.

El director general de Salud, Jorge Quian, dijo que “el estudio busca una toxina en la sangre o la bacteria —clostridium botulinum— que transmite la enfermedad a través de la materia fecal”.

El caso que ocurrió a principios de agosto “podría corresponder” a un típico cuadro de botulismo, pero los exámenes médicos deben confirmarlo para que la cartera pueda adoptar alguna acción preventiva con la población.

Quian indicó a El País que “no hubo un diagnóstico claro, por eso se pensó en un caso de botulismo”.

El médico agregó que la investigación alimentaria realizada sobre la paciente “no parecía arrojar elementos claros”, ya que “la evolución clínica no era típica”.

La mujer se presentó en la puerta de emergencia con una enfermedad de una semana de evolución “con un cuadro similar al de botulismo” con una parálisis descendente, desde los nervios craneales hasta afectarle todo el cuerpo.

El pasado 15 de agosto, la mujer consultó por un cuadro de trastorno facial, situación que determinó su internación en el Centro de Tratamiento Intensivo (CTI) de la mutualista.

Quian dijo que los médicos que deben actuar ante este tipo de casos son los infectólogos con un amplio equipo multidisciplinario.

Actualmente el caso está en la órbita de la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud ya que consta una “denuncia que es obligatoria”, confirmó Quian a El País.

¿Qué es el botulismo?
El botulismo es una enfermedad causada por la bacteria clostridium botulinum. Las tres formas de contagio son: a través de las comidas, por las heridas infectadas o por la ingesta de las esporas de la bacteria que afloran en el intestino.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la bacteria presente en entornos pobres en oxígeno produce toxinas peligrosas (toxinas botulínicas).

Es que justamente esta toxina es una de las sustancias más mortales que se conocen. En su descripción, la OMS aclara que el botulismo de transmisión alimentaria “es una enfermedad grave y puede ser mortal. Sin embargo, es relativamente inusual”.

Las toxinas, según el organismo, “son neurotóxicas, lo cual significa que afectan al sistema nervioso y se caracteriza por una parálisis flácida descendente que puede producir insuficiencia respiratoria”.

Los síntomas iniciales incluyen fatiga intensa, debilidad y vértigo, seguidos generalmente por visión borrosa, sequedad de boca y dificultad para tragar y hablar.

Además, pueden presentarse vómitos, diarrea, constipación e inflamación abdominal.

La OMS agrega que “la enfermedad puede dar lugar a debilidad en el cuello y los brazos, y afectar posteriormente los músculos respiratorios y los músculos de la parte inferior del cuerpo”. No obstante, informa que “no se presentan síntomas febriles o pérdida de consciencia”.

Desde 2011 no se detecta la enfermedad.
En abril de 2011, el Ministerio de Salud Pública alertó a la población sobre la detección de tres casos de botulismo en Paysandú, según informó el diario local El Telégrafo. Dos de ellos tenían una relación de parentesco dado que eran madre e hija.

La cartera recomendó en un comunicado una serie de medidas de seguridad alimentaria, entre ellas, la ebullición durante 10 minutos de alimentos enlatados lo que favorece la destrucción de la toxina.

Consultada una fuente de la Cátedra de Toxicología en aquel entonces, indicó que la ebullición no destruye las esporas que forma la bacteria para sobrevivir.

En Uruguay los primeros antecedentes de botulismo datan del año 2002 en Colonia. Los casos fatales se debieron en su mayoría a la ingesta de conservas de fabricación casera.

Según recoge la prensa de la época, la ingesta de morrones de una conserva casera en un local de comidas fue el factor que desencadenó la intoxicación. Es que la bacteria tiende a desarrollarse bajo condiciones de poco oxígeno o baja acidez. Las fuentes médicas consultadas en 2002 consideraban que las principales fuentes de infección estaban en los productos enlatados, y las heridas, sobre todo de perros.

Fuente: El País




RSS Noticias de última hora

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*