Secretario del Sindicato Policial: “hay una gran falta de información que parece intencional”

Miguel Barrios es estudiante de abogacía de la UDELAR, y es el secretario de Asuntos Legales del Sindicato Único de Policías del Uruguay (SUPU), y desde su posición se encarga de la coordinación entre los trabajadores policiales y los abogados que trabajan para el sindicato. “No es un cargo técnico sino sindical que implica algún nivel de idoneidad”, asegura. LARED21 habló con él para que nos contara más sobre los hechos y ofrecer un panorama más amplio.

Para iniciar, ¿puedes hacernos un relato completo de los hechos en cuestión?

 Por la información que manejo, ellos recibieron una llamada del Centro de Comando Unificado, por una persona (masculino) que estaba promoviendo desórdenes en las intermediaciones, van al lugar e inician la búsqueda del hombre, lo ubican y al momento de estacionar, se cruzan con la señora empleada de la panadería. La cual les recrimina –no me queda claro como estaba para cruzar la calle y estaba atrás de una muchacha, pero se quejaba de que le estorbaba el patrullero- que van muy lento en las expresiones que son de público conocimiento e insultos varios por su condición de policías. Atendiendo al mal mayor, ellos proceden a entrevistarse con el masculino, trámites de rigor y una vez finalizado, conduren a entrevistarse con la señora, entendiendo que había ésta incurrido en un delito. Luego de ahí en más el vídeo habla por sí, pero hay que verlo, con volumen y escuchar.

¿Uno de los policías recibió la orden de arrestar a la muchacha, ponerle esposas? ¿Quién dio esa orden y bajo qué criterio?

Se estila informar la situación para mantener al Centro de Comando Unificado cuando se presenta un hecho nuevo, o cuando la situación cambia sea para mejor o para peor. En el video se escucha que se habla de la detención y se da una orden, que no me resulta audible, pero creo que son directivas al respecto de la situación que se informa y consulta. Esto también es parte de lo que el Ministerio del Interior debió informar públicamente.

No tomo posición definitiva por nadie, pero es claro que el prejuzgamiento y la condena pública de éstos trabajadores policiales no es algo deseable, y menos que esa condena tenga un origen institucional antes de determinar responsabilidades en un proceso de investigación como corresponde. Se esfumó el principio de inocencia y lo sustituyo el populismo disciplinario. Si mañana acusan a cualquiera de ustedes que están leyendo esta entrevista, yo querría que el Estado escuche antes de juzgar qué es lo que ustedes tienen que decir a su favor o en su defensa, eso, se llama oír a la otra parte. No queremos “respaldo político” queremos que se respeten las garantías que merecen éstos compañeros en el proceso de investigación.

Hay que tener presente que, para los policías actuantes, probablemente se había configurado, desde el primer insulto, algunos de los extremos regulado en el Código Penal art. 171 numeral 4to, o bien art 173, numeral 1ro y 2do, lo cual es puesto de manifiesto ya por segunda vez en el vídeo.

Fuente: La Red 21




Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*