Sindicato policial reclamó mejor entrenamiento y cambios a protocolo de violencia doméstica

El Sindicato de Funcionarios Policiales de Montevideo pidió una “revisión modernizada” del protocolo sobre violencia doméstica para policías y reclamó que se concreten alternativas a los servicios irregulares conocidos como “223” y se prepare a los efectivos para utilizar armas de mayor calibre en el combate a la delincuencia.

En un comunicado “de fin de año” emitido este martes, el sindicato policial enumera 12 asuntos que a criterio de la organización significaron dificultades para los agentes policiales durante el año 2017. “Lejos de la mirada corporativa que se nos pudiera endilgar, preferimos aportar con generosidad nuestros puntos de vista constructivos para soñar con que algunos cambios que serán tenidos en cuenta y le servirán a la sociedad en su conjunto”, apunta el sindicato.

Uno de los puntos del documento es la necesidad de “una revisión modernizada del Protocolo de Violencia Doméstica” que el Ministerio del Interior dispuso para casos en que estén involucrados funcionarios policiales. Según el sindicato, el protocolo es “un avance en cuanto a la detección de casos”, aunque “han existido abusos” en el uso de las medidas.

El sindicato reclama entonces “sanciones hacia aquellos y aquellas que denuncien lo que no es verdadero”, ya que aseguran que “no son pocos los casos en los que se demuestra que la denuncia fue carente de verosimilitud y terminó generando una consecuencia lamentable en la vida del funcionario”.

Sifpom señala que en algunas ocasiones el protocolo se aplica sin “las garantías precisas del caso” y, tras el retiro del arma al funcionario y la imposibilidad de hacer 222 o viajar en transporte público, “la Justicia Penal no encuentra motivos para la denuncia falsa realizada como método de presión”.

El sindicato también recordó el caso de Wilson Coronel, efectivo asesinado en julio de este año mientras realizaba un servicio irregular de guardia en una pizzería de Pocitos, para reclamar que “no termina por resolverse con sinceridad ‘fáctica’ el servicio 223”.

“El 222 no termina de ser una solución (dada su reducción) y el reclamo de mayor presencia policial no es un invento corporativo – para obtener mayor emolumento- sino que es la propia sociedad la que está dispuesta a pagar por ello ante una demanda real y sostenida de mayor seguridad”, sostiene el sindicato.

“Se comprende la filosofía ministerial de no agotar a los funcionarios en tareas privadas en regímenes de 6 u 8 horas más de los que ya tienen, pero no se termina por resolver con sentido práctico el problema. La recuperación salarial no termina por alcanzar a dotar de todo lo que necesita un policía para su sustento”, agrega, recordando que ya hizo propuestas al Ministerio del Interior reclamando “flexibilidad” en el tema.

Otro de los reclamos de Sifpom es que “a lo largo del año los policías que están en la primera línea de combate a la delincuencia han debido actuar haciendo uso de armas de fuego mejores que en el pasado” pero “los entrenamientos para el uso de las mismas no tienen la periodicidad que sería deseable”

Sifpom consigna que las organizaciones criminales “entrenan con armas de grueso calibre y no salen a improvisar sus acciones”, por lo que “repeler semejantes extremos solo es posible si se cuenta con el talante, el entrenamiento y la capacidad para encarar a esos individuos en un plano de igualdad ofensiva”.

“Si los delincuentes tienen armas más potentes, tiran mejor y están mejor entrenados que nuestros policías, convengamos que estamos en un serio problema”, agrega.

Evaluacion 2017 Sindicato Policial by Montevideo Portal on Scribd

Fuente: Montevideo Portal




RSS Noticias de última hora

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*