Susana Muñiz quiso renunciar a ASSE a fin de año y la frenaron

Durante buena parte del año pasado la presidenta de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), Susana Muñiz, estuvo en el centro de la tormenta. La puesta en marcha de la comisión investigadora de Diputados que indaga presuntas irregularidades en el organismo hizo que el nombre de la jerarca se vinculara con muchas de las denuncias que se presentaron. A su vez, la médica se enfrentó con el presidente Tabaré Vázquez por su decisión de defender al exdirector del Hospital de Rivera Andrés Toriani. La suma de situaciones hizo que Muñiz pensara en renunciar, pero sus compañeros le pidieron que se quedara en el puesto.

Dos fuentes políticas y una de ASSE confirmaron a El Observador que la jerarca quiso irse del organismo en 2017. Todo empezó en setiembre, cuando inauguró una policlínica en el balneario La Pedrera en Rocha. Ese día Muñiz estaba decidida a renunciar ya que, según comentó entre su círculo de confianza, no podía manejar “la presión” que se estaba generando en torno a la presuntas irregularidades en el organismo.

A medida que pasaron los meses la exposición de la médica incrementó y el nombre de un posible sucesor empezó a resonar. La estrategia, sin embargo, no estaba clara: en el gobierno no decidían si dejarla renunciar o sustituirla en el marco de la segunda generación de la reforma de la salud, impulsada por el Frente Amplio. Fuera como fuera, algo era claro: su cargo lo ocuparía el actual gerente general del organismo, Richard Millán.

Fuentes políticas confirmaron a El Observador que Millán no supo hasta último momento si salir de licencia o no, porque podía ser designado como nuevo presidente del organismo de un día para el otro.

Sin embargo, la situación empezó a tranquilizarse a mediados de diciembre, cuando sesionó por última vez en el año la comisión investigadora de Diputados. Muñiz aprovechó para salir unos días de licencia sobre finales de mes y se comprometió con su círculo íntimo a permanecer en el puesto al menos por un tiempo.

Ahora en el organismo están concentrados en la segunda parte de la investigadora, que abordará temas vinculados a la división arquitectura de ASSE, las tercerizaciones, entre otros.

Un año díficil
Agosto fue un mes difícil para Muñiz. En ese momento era la única en el directorio de ASSE que defendía la gestión de Andrés Toriani al frente del Hospital de Rivera. El único voto a favor de mantenerlo en su puesto fue el suyo, que perdió contra los cuatro votos restantes en contra. Toriani terminó siendo separado del cargo por haber contratado a 60 médicos y 20 funcionarios con $48 millones de otros rubros. Su caso es investigado ahora por la Justicia de Rivera, a pedido del fiscal de Corte, Jorge Díaz.

También en agosto se enfrentó con Vázquez por Toriani. El presidente llamó al ministro de Salud Pública, Jorge Basso, y le pidió que tomara cartas en el asunto si el directorio de ASSE no lo separaba del cargo. El primer mandatario consideraba “inadmisible” e “insostenible” que Toriani siguiera al frente del Hospital de Rivera.

Ese mes la médica denunció también al periodista Gabriel Pereyra, porque se sintió agraviada por una columna que él había escrito en El Observador. La nota se titula “¡Hola, Susana!, ni los buitres se salvan en tus hospitales”, en referencia a los dichos de Muñiz en los que tildó a los periodistas de “carroñeros de varios pelos y de distintos colores”. La jerarca decidió retirar la denuncia días después y el juez Carlos García dijo durante la audiencia que el tema era “menor” respecto a otros que tenía en carpeta.

A su vez, en setiembre empezó a sesionar la comisión investigadora de Diputados. La primera semana de octubre concurrió el directorio de ASSE a declarar y la médica reconoció en esa oportunidad que la contratación de la empresa de traslados Siemm SRL en Bella Unión (Artigas) había sido “un error”. Esa compañía pertenece a tres directores de hospitales, que son investigados por la Justicia de Crimen Organizado desde 2016 por esos presuntos sobrecostos de los servicios de ambulancias que brindaron a ASSE.

A medida que avanzó la investigadora, surgió que Muñiz había ido a la inauguración de Siemm en Bella Unión cuando era ministra de Salud Pública en 2013. También salió a la luz que en 2011 -cuando era directora del Segundo Nivel de Atención de ASSE- recomendó realizar un convenio con la empresa de ambulancias de los tres jerarcas.

En la última sesión del año de la investigadora, el exdirector Toriani concurrió al Parlamento y dijo que “todas las autoridades” del organismo sabían lo que pasaba en el Hospital de Rivera. Muñiz había sido nombrada madrina del centro de salud en 2015.

Fuente: El Observador

 




RSS Noticias de última hora

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*