Un mes después del operativo en Casavalle Los Chingas se recuperan con caras nuevas

Foto: Diego Battiste

Un operativo policial sin precedentes en el que trabajaron tres fiscales y 600 policías. Una investigación que permitió enviar a prisión a cuatro personas, y disponer medidas alternativas a otras seis, todos cabecillas de la banda de “Los Chingas”, un grupo de narcotraficantes que en medio de una disputa por dominar el territorio de Casavalle expulsaron a 110 vecinos de sus hogares con el objetivo de quedarse con sus viviendas y utilizarlas como depósito de drogas, objetos robados y armas.

El operativo “Mirador”, llevado adelante el pasado 20 de diciembre, significó un duro golpe para el grupo criminal, al que se sumó días más tarde la muerte de uno de los líderes de la organización en lo que la Policía investiga como un ajuste de cuentas, y la detención de otro, que fue capturado tras cometer una rapiña.

Sin embargo, aunque solo queda uno de los cabecillas prófugos, la organización está lejos de desintegrarse. Dos fuentes policiales confirmaron a El Observador, que en los últimos días la banda retomó las actividades criminales, esta vez comandada por personas que hasta entonces tenían una participación de menor jerarquía.

Estos nuevos integrantes de la banda, según contó una de las fuentes, son en su mayoría menores de edad.

De todas formas, pese a que están suplantando a sus compañeros detenidos, estos jóvenes continúan respondiendo a los mandatos de sus líderes quienes dan órdenes desde la cárcel, donde cumplen prisión preventiva a la espera de sentencia definitiva.

Si bien no se han presentado nuevas denuncias de vecinos que hayan sido expulsados de sus hogares, una fuente policial dijo que se mantiene especial atención en la zona ante esta posibilidad.
Las al menos 110 personas que fueron expulsadas de sus hogares en 2017, no han retornado debido a que se encuentran bajo amenaza.

Por esa razón, y porque no se instaló una guardia policial específica para custodiar las viviendas, desde el Ministerio del Interior no descartan que algunas de las viviendas hayan sido recuperadas por los delincuentes.

El director nacional de Policía, Mario Layera, dijo en entrevista a VTV Noticias que “el problema (en Casavalle) va a persistir”, y que por eso “hay que continuar en la intervención”. “Vamos a continuar haciendo nuestra parte y asesorando a los demás organismos del Estado en este tema, pero si queremos una respuesta real en esos lugares hay que adoptar medidas reales y no solo centrar en la acción policial”, opinó.

Las personas desplazadas fueron atendidas por la Unidad de Víctimas y Testigos de la Fiscalía, quienes debieron coordinar con el Ministerio de Vivienda para buscarles una casa a aquellos que perdieron su hogar y no tenían dónde alojarse.

Si bien esta solución puede ser temporal o definitiva, tanto desde Ficalía como desde el Ministerio del Interior consideran poco probable que las personas retornen al barrio.
Las fuentes dijeron que además después del operativo, el grupo criminal vendió algunas de las viviendas a nuevos ocupantes.

Los Palomares
La guerra entre “Los Chingas” y la banda de “Los Camala”, se intensificó cuando el líder de estos últimos, Alexis Correa Jabiel, fue detenido a mediados de setiembre, luego de que se lo procesara con prisión por su presunta participación en el triple crimen de barrio Colón (ver Apunte).

Para Los Chingas, el debilitamiento de la banda rival supuso una oportunidad para controlar Casavalle y particularmente Los Palomares, una zona clave para las bandas criminales. Es que los pasillos angostos y las viviendas precarias, que dificultan el acceso de la Policía, funcionan de refugio y de centro de operaciones para grupos criminales.

En el operativo Mirador la Policía encontró, además de armas y municiones, una balanza, cinco kilos de cocaína en estado puro, cuyo valor se estima en más de US$ 122 mil, y 695 gramos de cafeína, que los delincuentes usaban para estirar la droga.

Para ello, empleaban un pequeño laboratorio ubicado en una de las viviendas que le habían sacado a un vecino de Los Palomares.

Por eso, el Ministerio del Interior, la Intendencia de Montevideo, el Ministerio de Vivienda y el Ministerio de Desarrolo Social, trabajan para realojar algunos vecinos de Los Palomares en distintas zonas de Montevideo a mediano plazo, de modo que puedan derrumbarse algunas filas enteras de viviendas con el objetivo de construir calles internas.

La primera etapa de este proyecto constará de un censo, que comenzaría a hacerse a partir de marzo, de modo de que se pueda determinar cuántas familias viven en el lugar.

Los enemigos de “Los Chingas”
Alexis Correa, alias Camala, es el líder del grupo criminal que se enfrenta a Los Chingas. Fue encarcelado en setiembre por su participación en el triple crimen del barrio Colón en el que fueron asesinados Braian Méndez, sobrino de Wellington Segade –líder de una banda de narcos del barrio 40 Semanas, Micaela Saccone, quien mantenía una relación con Méndez, pero que nada tenía que ver con su actividad delictiva, y un joven de 17 años.

Fuente: El Observador




RSS Noticias de última hora

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*