Una foto abre nuevo debate sobre la imagen de Artigas





Luego de 167 años de la muerte de José Gervasio Artigas, surge una posible foto. Su figura es una leyenda, en la cual la nación uruguaya se creó en base a un relato -según varios historiadores- que tiene mucho de verdad y de mentira.

Incluso lo enigmático se cierne sobre la imagen del héroe; no hay muchas certezas al punto que los investigadores se cuestionan sobre el color de ojos del prócer, que pudieron haber sido claros u oscuros. Es por esta razón que en el cuadro más paradigmático del héroe, que ha sido Artigas en la Ciudadela” de Juan Manuel Blanes, el prócer no tiene una mirada definida: aparece con los ojos entrecerrados. Esto se hizo para no determinar el color de la mirada de Artigas y así dejarla a la imaginación de aquel que lo observara.

Ante este contexto, hace aproximadamente dos meses, el expresidente de la República, José Mujica, recibió una carta en la que su escritor, un militar llamado Miguel Ángel Pintos, afirma haber encontrado una foto del prócer, contradiciendo con ello a la Historia, en la cual se afirma, de forma contundente, que no existe una imagen fotográfica del héroe nacional.

Según el relato de esta foto, la imagen fue sacada por el periodista americano John Bernet el día 19 de junio de 1846 en la residencia de Carlos Antonio López, quien fue el primer presidente constitucional de Paraguay entre los años 1844 y 1862.

“Cuando encontré la foto, me dije que esto no podía ser verdad. Pero cuando vi la leyenda que tenía la imagen, en la que se decía el día que la sacaron, quién fue que lo hizo y el lugar en donde sucedió, comencé a creer que podía ser posible. Pero, siempre me pregunto: ¿por qué nadie se dio cuenta de esto? Tal vez porque el periodista que fotografió a Artigas era un americano y no dejó la foto en nuestro país”, declaró a LA REPÚBLICA Pintos.

Por tanto, si la foto es verídica, la imagen pasó 171 años en el silencio y en la ignorancia. Al parecer, López se convirtió en un gran amigo para Artigas y según lo mencionado por Pintos, fue una amistad que duró hasta los últimos días de vida del prócer. “Cuando Artigas llegó al Paraguay el anterior presidente, quien era un dictador y se llamaba José Gaspar Rodríguez de Francia, no le tenía mucha estima, por lo que inmediatamente lo pusieron preso.

Siempre le tuvieron miedo a Artigas, porque fue una persona muy respetada por el pueblo. Sin embargo, cuando López asumió el poder, el héroe fue trasladado y se convirtió en un gran amigo del presidente. Un día apareció el periodista Bernet en la casa de Artigas, ya que él era muy sociable y mucha gente iba visitarlo”.

El relato que existe detrás de esta posible foto parece coincidir en algunos aspectos con lo afirmado por los investigadores. Mientras Rodríguez de Francia estuvo en el poder, Artigas fue confinado a una lejana e inhóspita Villa de San Isidro Labrador de Curuguaty, donde cultivó la tierra y no causó problema alguno a las autoridades paraguayas.

No obstante, en el nuevo gobierno de López, se lo trasladó a Asunción, donde disfrutó de su plácida ancianidad en el barrio asunceno de Trinidad, residiendo en la propia quinta Ybyray del presidente de la República. Allífalleció, diez años después, el 23 de septiembre de 1850, a los 86 años de edad.

Cabe mencionar que a pesar de que el relato de la foto coincide con lo afirmado por la Historia, no hay ningún documento en el que se declare que existió tal imagen.
Sin embargo, a pesar de esta puntualización, ¿hay algunos otros elementos que podrían brindar veracidad a esta imagen? Lo cierto es que la creación de la cámara fotográfica data de 1826, por lo que esta fecha es anterior a la foto de Artigas. Además, existe una fotografía de Juan Antonio Lavalleja en 1852, pocos años después de esta supuesta imagen. Por tanto, por cuestiones de tiempo y espacio, se puede llegar a pensar que la foto puede ser veraz.

“Los historiadores dicen que no existe ninguna foto de Artigas y lo único que hay veraz es una pintura de un francés naturalista, que estuvo en Paraguay e hizo que el héroe posara para él. Esa es la única figura que se conoce de Artigas. Sin embargo, esto no puede ser así, porque hay, incluso, fotos de sus hijos. Lo que pasa que Uruguay en aquellos años era muy primitivo, pero en el mundo existían cámaras que estaban empezando a ser utilizadas. En ellas, las personas debían posar durante un largo rato para que la imagen apareciera”, agregó Pintos.

Cabe mencionar que el cuadro que hace referencia el entrevistado fue realizado por Alfred Demersay y los historiadores lo conciben como el único retrato auténtico del general, aunque fue muy posterior de su actuación pública. Posiblemente en este se inspiró Blanes para sus retratos de Artigas. Si se compara la foto con el retrato de Demersay, se pueden notar algunas similitudes.
Sin embargo, lo cierto es que no se puede afirmar de forma rotunda su veracidad, por lo que esta aparición abre un nuevo escenario en Uruguay: un debate sobre la figura de Artigas desde otros ángulos en los que la Historia no suele hondar.

El nuevo significado
“Encontré la foto por casualidad, navegando por internet. El tema de Artigas siempre me impactó, porque fue una persona muy enigmática. Tuvo un profundo pensamiento, que se evidencia en su célebre frase: los más infelices deben ser los más privilegiados. Lo cierto es que hay que investigar, porque hay muchas cosas inventadas. Pero lo raro es que cuando he vuelto a buscar la imagen, la misma desapareció de la red hace un mes. Creo que quitaron la foto, cosa que es sumamente extraña, porque no solo es el héroe de esta patria sino que en Argentina están reivindicando su figura”, declaró Pintos.

Más allá de si es veraz o no la imagen, este hecho abre un nuevo debate sobre cómo se suelen construir las figuras de los héroes nacionales, que se suele describirlos como seres sin debilidades humanas. Entre tantos hechos históricos, Artigas aparece usualmente en las pinturas con su traje militar, su firme y decidida postura que va en consonancia con el relato de sus logros y sus luchas. Sin embargo, la posible foto muestra a un anciano sonriente, que ha dejado atrás su fortaleza y lo único que se encuentra en ella es su debilidad. En contraste con los típicos emblemas, que muestran a Artigas en sus mejores años, esta posible foto podría retratar al héroe en sus últimos años.

Por su parte, Pintos en la oportunidad reflexionó sobre la importancia de Artigas para la historia no sólo de América Latina sino que también de Uruguay. “Él fue el protector de los pueblos libres y fue el primer caudillo popular, que se preocupó por todos los americanos. Lo veían como un enemigo, principalmente los que tenían poder, porque él quería repartir los recursos en beneficio de los pobres y su verdadera causa fue la igualdad. Sin embargo, muchos lo han olvidado y los ciudadanos ya no les prestan atención. Lo tienen como un símbolo, pero en realidad no les interesa. Lo ven como algo que no vale la pena investigar”.

“Recién cinco años antes de morir, se lo trató como una persona. Ahora se está pensando sobre todo lo que hizo. Creo que no valoramos a este hombre y hay que reivindicarlo. Pasó 30 años de miseria y necesidad por lo que pensaba. Los uruguayos debemos recordar todo ese sufrimiento y sangre derramada. Él no quiso volver, porque no quería meterse en el poder”, agregó Pintos.

Ante la aparición de esta imagen, nuevas preguntas comienzan a surgir. Es imposible hablar sobre su veracidad, pero es factible cuestionarse sobre cómo se construyen las imágenes de los héroes nacionales y cómo esto impacta en su cercanía con la población. En la misma sintonía, Pintos declaró que “tener un héroe en una imagen es pensarlo como un hombre de carne y hueso, que vivió en una determinada época y que dio su vida por lo que pensaba. Tener una fotografía de Artigas es hacerlo real, lo cual lo acerca a los ciudadanos, quienes podrían dejarlo de concebir como un emblema aburrido y descolorido”.

Fuente: La República

Loading...
inseguridaduruguay.com3 más

2 Comments

  1. Aportamos más datos.
    El DAGUERROTIPO es el metodo fotografico utilizado por Benett. Presentado en Francia en 1839 llega a Uruguay en 1840.
    La fuente de la imagen que se supone es de Artigas es un artículo en una revista de 1923 llamada La Alborada. La foto que aparece en ese artículo no tiene nota al pie. Al tratarse de un artículo sobre el prócer bien podría tratarse de una imagen de él pero también puede tratarse de una foto del autor del artículo, Bernadro Prudencio Berro.

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*


catorce + diecisiete =