Una plataforma para comprar en el exterior sin límite





Desde Uruguay se puede comprar en el exterior vía web sin pagar impuestos hasta US$ 200 y se permite recibir hasta tres envíos al año. Además los productos no pueden pesar más de 20 kilos y la forma de pago se limita a tarjetas internacionales.




Con la intención de dar a los consumidores la posibilidad de comprar sin ninguno de estos límites, fue que hace tres años Darío Leiserovic comenzó a idear el emprendimiento No hay tope. La plataforma, que ya está en funcionamiento, permite comprar diversos productos del exterior con tarjetas de crédito o débito locales e internacionales, en cuotas o en un pago, o en efectivo a través de Redpagos. Posibilita hacer el seguimiento de la encomienda y a los 45 días aproximadamente, el pedido llega a la puerta del domicilio indicado. La intención es que sea un sistema de opciones abiertas para que cualquier persona pueda comprar un producto del exterior.

Leiserovic, quien tiene un máster en Administración de Empresas, trabajaba como importador tradicional. Al viajar de forma recurrente a China, conoció la variedad de productos y opciones que ofrece ese mercado. “Se te genera una adrenalina de querer mostrar todo lo que uno está viviendo a la gente en Uruguay. El mercado está allá, no en Uruguay. No es que China esté lejos. En verdad Uruguay está lejos”, consideró. No hay tope ofrece productos de China, Brasil y México, entre otros países.
La plataforma posibilita la compra sin límites debido a que el producto se envía directo de la fábrica al comprador, se saltea toda la cadena de distribución y no tiene intermediarios ni sucursales, lo que deriva en un ahorro de entre 30% y 50% respecto a los productos disponibles en el mercado local, según Leiserovic. Además, compra los productos de las fábricas del exterior una vez que se venden y consolida una determinada cantidad de pedidos en un contenedor para trasladarlos a Montevideo, como un importador más y pagando los impuestos correspondientes. La ganancia del emprendimiento proviene de una comisión de aproximadamente 15% de cada compra.

“Cuando una persona compra un producto lo que hace es pagar el costo de producto más la cuota aparte de alquiler, sueldos, luz, teléfono de la empresa. El sistema de No hay tope es totalmente distinto, tratamos de cobrarle específicamente el producto”, apuntó Leiserovic. El emprendedor patentó este modelo de negocios y aseguró que no existe nada similar en otra parte del mundo: “Lo patentamos para protegerlo, si esto llega a ser un formato interesante que tenga el éxito, que pensamos que puede tener, que podamos defenderlo en los distintos países donde lo podemos llevar adelante”.
Masivo

Por el momento, No hay tope ofrece más que nada artículos para hogar y oficinas pero el objetivo es ir ampliando la variedad a medida que se vaya dando a conocer el sistema. Mientras tanto, en un módulo de solicitud de producto de la página, el cliente puede sugerir aquellos productos que desearía obtener y No hay tope se encargará de incorporarlos.

Leiserovic dijo que aunque ya tiene interesados de otras partes del mundo para asociarse comercialmente, lo que pretende es aprender en Uruguay, “ajustar el modelo a fondo y después llevarlo a otros países”.

No hay tope es financiado con fondos del emprendedor y recibe el apoyo del Centro de Innovación y Emprendimientos (CIE) de la ORT. Por recomendación de la Universidad, el emprendedor participó del concurso mundial de innovación llamado Enfocados, al que se presentaron 246 emprendimientos de distintas partes del mundo. El emprendimiento de Leiserovic resultó seleccionado entre los diez finalistas y el empresario viajó a Madrid para presentarse ante el jurado.

Fuente: El Observador

Loading...
inseguridaduruguay.com3 más

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*


diecinueve + diez =