UTE pagó unos US$ 59 millones por energía eólica que no utilizó

Energía

El 2017 fue un muy buen año para la exportación de energía y la colocación de excedentes en los países de la región alcanzó la cifra récord de US$ 140 millones, impulsado principalmente por las ventas realizadas a Brasil de lo que hasta el momento se cobró la mitad.

Uruguay logró comercializar 1.400 gigavatios hora (GWh), pero al mismo tiempo y por restricciones operativas, se dejaron de generar aproximadamente 2.000 GWh de energía hidráulica y 900 GWh de eólica, según cálculos realizados a partir de información del mercado eléctrico publicada en el sitio web de UTE.

En algunos momentos del año hubo que realizar vertimientos de agua sin generar para garantizar la seguridad de las represas, mientras que en otros UTE ordenó a los parques eólicos privados detener la producción para que no produjeran más electricidad de la demandada en ese momento.

En este último caso se trata de empresas que tienen contratos con el ente energético. Esos acuerdos –a 20 años– determinan que UTE igual tenga que pagar por la energía eólica que no utiliza (take or pay), pero que los generadores están en condiciones de suministrar al sistema. Si se toma un precio promedio de US$ 65 por MW/h, el ente terminó pagando a los privados unos US$ 58,5 millones por este concepto en todo el 2017. Para ese año el ente había proyectado un Costo de Abastecimiento de la Demanda (CAD) por unos US$ 690 millones.

Las restricciones operativas de eólica e hidráulica alcanzaron el año pasado los 2.900 GWh, lo que representó aproximadamente el equivalente a 27% de la demanda total de energía, que alcanzó los 10.786 GWh.

El volumen de energía desperdiciada en 2017 puede explicarse por la combinación de varios factores. En primer lugar porque volvió a ser un año con alta disponibilidad de recursos hídricos cercanos a 9.000 GWh . También el recurso eólico producible alcanzó a 4.600 GWh.

Por otro lado, la demanda del sistema eléctrico uruguayo se contrajo un 3,5% respecto a lo observado en 2016.

Pero también queda de manifiesto que la capacidad instalada con la que cuenta el país luego de las inversiones realizadas en la última década es superior a las necesidades actuales.

De hecho, en los últimos tiempos hay expertos que han hablado sobre la existencia de una sobreinversión en el sector. Por ejemplo, han manifestado que las inversiones en generación eólica se deberían de haber realizado de manera más escalonada y no tan concentradas en el tiempo. En la otra vereda, hay autoridades y técnicos de gobierno que defienden la planificación realizada y los cambios en la matriz eléctrica porque consideran que es mejor que sobre y no que falte.

La cantidad de energía no utilizada podría haber sido mayor en la medida que la colocación de excedentes se hubiera concentrado únicamente en Argentina como había ocurrido tradicionalmente. La apertura del mercado brasileño terminó siendo clave en 2017. Es que luego de resolver aspectos técnicos y burocráticos se vendieron casi 1.000 GWh a través de la nueva conversora de frecuencia entre Melo y Garabí.

Generación por fuente

La energía producida y entregada al Sistema Interconectado Nacional (SIN) alcanzó a 12.293 GWh el año pasado, lo que supuso un crecimiento de 2,7% en la comparación interanual. Las centrales térmicas disminuyeron su generación 47,1%,y aportaron solo unos 227 GWh del total de la demanda. También la generación hidráulica disminuyó 5,4% en términos interanuales aunque fue la principal fuente de generación con 7.144 GWh. En tanto, la generación de fuente eólica se incrementó un 26% respecto a 2016 y aportó 3.766 GWh del total, según datos publicados por UTE.

Fuente: El Observador

Facebook Comments

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*