10 síntomas de colesterol alto que no debes ignorar

El colesterol es un lípido presente en todas las células del cuerpo. Pese a que muchos solo lo conocen por sus efectos nocivos en la salud, en realidad se trata de una sustancia esencial para el óptimo funcionamiento del organismo.

El hígado se encarga de segregar la mayor parte, aunque también se absorbe mediante el consumo de algunos alimentos que lo contienen.

Es necesario para la formación de ácidos biliares, responsables de la digestión de las grasas; también interviene en la producción de algunas hormonas y en la salud cardiovascular.

El problema es que, aunque muchos órganos lo necesitan, su acumulación excesiva genera daños irreparables y, de hecho, podría convertirse en un asesino potencial.

Lo más preocupante es que muchos ignoran que lo tienen en cantidades elevadas ya que, por lo general, no se manifiesta mediante síntomas contundentes.

A su vez, esto conduce al desarrollo de trastornos de salud más graves como, por ejemplo, la arteriosclerosis, la hipertensión y la insuficiencia renal.

Debido a esto es primordial saber identificar algunas señales que podrían ser determinantes para su detección oportuna.

1. Inflamación y adormecimiento de las extremidades

La inflamación y sensación de adormecimiento de las extremidades es uno de los síntomas iniciales del colesterol alto.

Esta reacción se produce porque los lípidos acumulados impiden una circulación óptima, por lo que disminuye el paso del oxígeno y los nutrientes hacia los músculos.

2. Halitosis

El mal aliento, conocido como halitosis, es una señal muy común en los pacientes que están teniendo problemas de colesterol.

Dado que esta sustancia es segregada en el hígado, su acumulación excesiva genera graves dificultades en el proceso digestivo, lo cual se manifiesta con sequedad y olores desagradables en la boca.

3. Pesadez e indigestión

Los descontroles en los niveles de colesterol malo (LDL) y total suelen convertirse en un fuerte desencadenante de los continuos episodios de indigestión y pesadez.

El exceso de lípidos en la sangre y el hígado afecta el metabolismo, e impide un buen proceso digestivo, sobre todo al ingerir alimentos con altos contenidos de grasa.

4. Mareos y dolores de cabeza

Conforme el colesterol se deposita en las arterias, la circulación comienza a presentar dificultades y la oxigenación celular se ve interrumpida.

Esto se manifiesta mediante continuos mareos, pérdida del equilibrio y fuertes cefaleas tensionales.

5. Problemas visuales

El exceso de colesterol conduce al desarrollo de problemas visuales que, de no ser controlados a tiempo, pueden acabar en daños irreversibles.

Es común que los pacientes presenten un abultamiento amarillo en los ojos, irritación y visión borrosa.

6. Estreñimiento

La acumulación de lípidos en las arterias afecta las funciones digestivas.

Dado que la motilidad intestinal disminuye, se producen fuertes episodios de estreñimiento.

Si bien esta dolencia puede desarrollarse por múltiples factores, no está de más considerar que puede ser por los descontroles del colesterol.

7. Dolor en el pecho

El dolor en el pecho es un síntoma muy fácil de percibir. Asimismo, casi siempre es un motivo de consulta médica inmediata.

Aunque son muchas las enfermedades asociadas a su aparición, la mayoría de los casos tienen que ver con los efectos del colesterol alto.
La acumulación de grasas en las arterias dificulta el bombeo de la sangre y, por ende, pueden provocar hipertensión.

8. Debilidad y fatiga

La sensación de debilidad, la fatiga y el deseo de dormir en horas no habituales suelen producirse por:

Deficiencias nutricionales
Exceso de actividad física
Alguna enfermedad.
Lo que pocos saben es que, cuando se da de forma continua, puede ser una señal contundente del aumento en los niveles de colesterol.

Dado que, como ya hemos indicado, esta sustancia interviene en la circulación y el proceso de oxigenación celular, se produce un debilitamiento físico y mental.

9. Afecciones cutáneas

La urticaria y otras afecciones cutáneas pueden aparecer cuando el cuerpo tiene dificultades para regular los niveles de colesterol.

Estas condiciones se manifiestan con manchas rojizas, inflamación y una incómoda sensación de picor que suele ser difícil de controlar.

10. Intolerancias alimenticias

Las personas que presentan nuevas intolerancias alimenticias pueden estar teniendo niveles altos de colesterol en la sangre.

Aunque estas condiciones pueden originarse por muchos factores, la acumulación excesiva de grasa en las arterias y el hígado pueden causar algunas.

La más común suele manifestarse tras ingerir carnes o alimentos ricos en grasa.

Teniendo en cuenta cuán peligroso puede llegar a ser el colesterol alto, es fundamental consultar al médico y solicitar los exámenes respectivos para su detección.

Aunque al principio parece no influir en la salud, con el paso del tiempo puede provocar graves alteraciones en los sistemas del cuerpo.

Fuente: Mejor con Salud

 

Facebook Comments

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*