Alarma por un peligroso “juego” por WhatsApp que promueve la anorexia y la bulimia

Drogarse, tomar un sorbo de agua por cada cucharada de comida, comer cubos de hielo y cortarse en las extremidades son algunos métodos para no sentir hambre. Eso es lo que están implementando niños y adolescentes de entre 8 y 18 años en un peligroso “juego de retos” de WhatsApp que promueve la anorexia y la bulimia.

El juego denominado Ana –por anorexia- y Mia –por bulimia- invita a los participantes a cumplir desafíos para poder adelgazar, y pone un límite de tiempo para bajar una cantidad de kilos definidos, sin importar las complicaciones en salud, que pueden ser mortales. De hecho, los participantes no consideran estas enfermedades como trastornos alimenticios, sino como una forma para verse y sentirse bien consigo mismos.

Aunque hace varios años existen blogs pro Ana y pro Mia alrededor del mundo, la tendencia de los retos por comunidades de chat es reciente en Colombia. En el Valle del Cauca las autoridades ya han reportado cinco casos de jóvenes que se han sometido a los desafíos.

En Cali, una madre —que se reserva su nombre por privacidad— denunció que su hija de 12 años presentaba comportamientos extraños durante casi dos meses. Contó que no comía alegando que no le gustaba su cuerpo, y que cuando lo hacía vomitaba inmediatamente después. Incluso, en un par de oportunidades se dio cuenta de laceraciones que tenía en sus brazos y piernas.

Preocupada, la madre decidió investigar y describió a mediados de noviembre pasado que en el celular de la niña había un grupo de WhatsApp con personas de diversos países, como la Argentina, Cuba, Chile y México, donde daban consejos para dejar de comer.

César Valencia, coordinador de juventudes de la Secretaria de Desarrollo Social del Valle del Cauca, dijo a El País que como el caso de la menor de 12 años le han llegado reportes de otros niños que hacen dietas drásticas, que contienen menos de 500 calorías al día. Añadió que el reto ya provocó anorexia a una de las niñas y bulimia a otra.

El funcionario también indicó que “se debe lanzar una voz de alerta a los colegios públicos y privados y a los padres de familia, porque la principal responsabilidad del bienestar de los niños radica en el hogar”. Y pidió limitarles y controlar el acceso a internet y a aparatos electrónicos.

Fuente: Infobae

Facebook Comments

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Su Email no será publicado.


*