Arroyo no da marcha atrás y se agudiza la crisis con los docentes municipales « Diario La Capital de Mar del Plata

El conflicto entre los docentes municipales y la gestión de Carlos Arroyo entró este lunes otra vez en una etapa de fuerte tensión: el intendente rechazó devolverles la bonificación que les quitó del sueldo por decreto y, como respuesta, los maestros anunciaron que continuarán con la retención de tareas por lo que hoy tampoco habrá clases en todos los niveles educativos de la comuna.

La disaster que comenzó el año pasado tuvo ayer un día caliente: una maestra se encadenó en la Municipalidad por el fuerte descuento que sufrió en su salario y el secretario de Economía y Hacienda, Hernán Mourelle, debió retirarse de la Comuna en un patrullero.

Las negociaciones entre el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) y el gobierno de Carlos Arroyo parecen haber entrado en un callejón sin salida. Ante la falta de acuerdo, desde el gremio anunciaron que además de continuar con la retención de tareas se está analizando profundizar la medida. “No descartamos endurecer las medidas de fuerza en caso de no solucionar el conflicto en los próximos días”, aseguró una fuente consultada por LA Capital.

MARCHADOCENTESMUNI03

Este lunes fue otro día de protesta frente a la Municipalidad. Desde la mañana, los docentes le reclamaron a Arroyo que dé marcha atrás con la resolución firmada por Mourelle que habilitó la modificación en los cálculos de haberes. Y no sólo eso: desde las 10 hasta las 15, llevaron adelante una retención de tareas en todos los niveles educativos.

La dirigente del Sindicato de Trabajadores Municipales (STM), Alejandra Ayek, aseguró a LA Cash que el acatamiento fue del “cien por ciento”. “No hay lugares en los que se haya dado clases”, indicó.

Ya frente a las oficinas de Hacienda del Palacio Comunal (en San Martín entre Yrigoyen y La Rioja), y en el marco de la concentración de más de un centenar de trabajadores, la dirigente gremial aseguró que el apoyo y acompañamiento a las medidas de fuerza es la muestra de la difícil situación que atraviesan algunos docentes.
“Las realidades de los trabajadores son variadas y tremendas. Los docentes desde el mes de septiembre tienen congelados los salarios, y por el fairly de la bonificación hay una reducción de cerca de 6 mil pesos en el haber”, señaló.

A su vez, destacó el impacto que tuvo en algunos maestros el último fallo de la Cámara de Apelaciones, que favoreció al Municipio y rechazó la cautelar que había posibilitado que algunos docentes pudieran cobrar la bonificación durante dos meses. “Hay muchos de ellos que cobraron 12 mil pesos. A nadie le importó si había trabajadores que tenían que pagar el alquiler, los servicios o los alimentos para los hijos”, señaló.

La desesperación llevó a incluso a Jael Palavecino, una docente que había sufrido el recorte de su salario, a encadenarse frente al Municipio con un cartel con la siguiente inscripción: “El intendente cobra $467 por hora. El secretario gana $262 por hora. ¿Y saben cuánto gana un docente? Ganamos $34 por hora mensuales”.
Además, la maestra contó que sufrió un descuento de 12 mil pesos en su salario y dijo estar “quebrada” económicamente por esta decisión.

La docente encadenada.

La docente encadenada.

A fines de mayo, la Cámara de Apelaciones en los Contencioso Administrativo de Mar del Plata falló a favor del Municipio al rechazar la cautelar presentada por los docentes municipales, que buscaba evitar la modificación en las bonificaciones hasta tanto no esté validada de manera definitiva en la Justicia.

La resolución llegó luego de que dos juzgados locales en los Contencioso Administrativo tuvieran fallos contradictorios. Patrocinados por diferentes abogados, las demandas cayeron en los Juzgados N°1 y N°2, y mientras el juez del Juzgado N°2, Marcelo Fernández, sostuvo que unos 180 docentes deberían cobrar la bonificación el Juzgado N° 1, a cargo de Simón Isacch, desestimó la medida cautelar argumentando que era competencia de la Corte. Finalmente, la Cámara falló en contra de la apelación que se interpuso a este último fallo.

El conflicto se inició en octubre del año pasado cuando, a través del decreto 2.272, el intendente Carlos Arroyo dispuso modificar el pago de una bonificación que reciben los docentes municipales, que durante los últimos 30 años permitió que sus remuneraciones fueran ligeramente superiores a las de los maestros y profesores del sistema educativo provincial.

Hasta el momento, la liquidación y pago de la Bonificación Especial Docente se daba sobre la base del módulo horario de 35 horas, mientras que Arroyo dispuso que se haga sobre 24, provocando una importante reducción salarial.

Facebook Comments