Caso Lola: fiscalía argentina tendría un »datito» para aportar

Lola Chomnalez no estuvo más de 18 horas en el balneario Valizas. Llegó a las tres y media de la tarde del 27 de diciembre de 2014. Su madrina la recibió en la terminal de ómnibus.

Por la tarde fue a la playa con su madrina, el esposo de ella, el hijo de esta (entonces de 14 años) y una niña pequeña de la pareja. De noche se dirigió con la pareja de su madrina a presenciar un toque de tambores. Al mediodía del otro día, salió a caminar sola en dirección a Aguas Dulces a buscar una tortuga marina que estaba sobre la arena. Desapareció. Su cuerpo fue encontrado dos días más tarde enterrado en la arena, debajo de unos arbustos.

La investigación judicial del crimen quedó empantanada por lo menos diez veces en cuatro años. Tuvo cinco jueces, cinco fiscales, cuatro oficiales de Policía y hubo cien detenidos. Es uno de los casos con más cambios de jueces y fiscales en la historia judicial del país.

Hoy el caso está otra vez detenido. Se jubila la fiscal de Rocha, Patricia Sosa. En su lugar asumirá el fiscal Jorge Vaz, el que tendrá que estudiar el voluminoso expediente con más de diez piezas (unos 5.000 folios).

Ahora la única esperanza de que avance la investigación proviene de Argentina.

En los próximos días, los padres de Lola, Diego Chomnalez y Adriana Belmonte, viajarán a a Uruguay para hablar con el nuevo fiscal, acompañados por sus abogados uruguayos, Jorge Barrera y Juan Raúl Williman.

Los padres de Lola poseen “un datito” del Ministerio Público de Justicia argentino (Fiscalía), tras analizar una copia del expediente, según trascendió en Rocha.

Dicho organismo recibió el expediente de manos de la familia Chomnalez y luego elaboró un estudio criminológico del hecho. El informe también contiene conclusiones semiológicas del caso.

Consultado por El País, Barrera respondió que dicho informe fue elaborado por técnicos que trabajan en organismos públicos argentinos. “El estudio aportó. Fue elaborado por peritos. La familia de Lola no solo se está moviendo en Uruguay sino también en Argentina”, dijo el penalista.

Barrera afirmó que los dos abogados de la familia y los Chomnalez “tienen la firme determinación” de seguir hasta el final, es decir, que el crimen de Lola no quede impune.

“El asesino de Lola es alguien de Valizas”
A más de cuatro años de la muerte de Lola, su madre, Adriana Belmonte dijo a Infobae:

“No se nos pasó el dolor, se nos pasó el sufrir”. Ella y su esposo, Diego Chomnalez, aceptan que pasaron a otra etapa en el proceso de asumir la ausencia de Lola. Ambos coincidieron: “El matador fue alguien del pueblo; el asesino está en Valizas”.

Una de las líneas de investigación fue el entorno del pescador. Luego que todos los integrantes de la familia realizaron pruebas de ADN con una muestra extraída de una toalla, fueron descartados. Otra apuntó a integrantes del asentamiento Malvinas, pero no dio resultados.

Muestras de ADN.
La investigación judicial comenzó con dificultades. El caso se inició con una jueza y una fiscal suplente, sin experiencia, ya que el crimen ocurrió durante la feria judicial. En esos primeros días, desfilaron los testigos por el juzgado de Rocha.

Ello generó un problema para la investigación con el correr de los meses. Cuando asumieron los operadores judiciales titulares, volvieron a citar a testigos, por lo que estos ya sabían lo que debían declarar.

El 15 de enero de 2015, a dos semanas de haberse hallado el cuerpo de Lola, surgió un elemento esperanzador: la Policía encontró su mochila, de marca “Jansport”. Estaba a 200 metros de la playa en un monte de acacias, a poca distancia de donde fue descubierto el cuerpo de la joven. En el monedero no había dinero. Como Lola no sufrió abuso sexual, los investigadores consideran que el móvil de su muerte fue el robo.

En la mochila aparece otro dato: Policía Científica informó a la Justicia que el pareo y la toalla que Lola llevaba en su mochila tenían rastros de sangre de otra persona. Esa muestra de ADN fue cotejada con la de los 40 detenidos. Todas las pruebas dieron negativas.

Después de descartarse por falta de pruebas la vinculación de la madrina, su esposo y el hijo de esta en la muerte de Lola, todas las baterías apuntaron hacia el pescador y su hijo, que encontraron el cuerpo de la adolescente en un lugar casi inaccesible. Pero esas personas dejaron de estar en el radar de la Policía por falta de pruebas.

La Policía investigó a residentes del asentamiento Malvinas -ubicado a poca distancia de donde apareció el cuerpo-. Además se realizaron cientos de levantamientos de muestras de ADN de presos que ingresaban al sistema penitenciario. Pero ello no se realizó en forma sistemática. En ocasiones faltaron los materiales para levantar las muestras. Policía Científica efectuó pruebas de ADN de presos sospechosos alojados en la cárcel de Rocha y Comcar, sin resultado alguno.

Fuente: El País

.(tagsToTranslate)lola chomnalez(t)valizas(t)homicidio(t)justicia(t)rocha(t)fiscalía(t)argentina(t)criminología(t)nacionales(t)policiales

Facebook Comments