Cierre de empresas en Uruguay

Cierre de empresas en Uruguay
Cierre de empresas en Uruguay

En pleno año electoral, no tenemos dudas que el tema del cierre de las empresas será uno de los grandes protagonistas de las campañas.

En un segundo plano, ya que el primer premio se lo lleva lamentablemente la seguridad en el país, el cierre de empresas se viene dando de forma escalonada, aumentando en grandes números la cifra de parados.

Uno de los principales problemas que tiene la política, es olvidarse de las personas y hablar siempre de números, porcentajes y escapar al drama que viven o pueden vivir aquellas familias que pierden su fuente de trabajo.

Esto lo vimos en las palabras del presidente Tabaré Vázquez, que haciendo un buen uso de sus palabras, intenta convencernos de que la perdida de trabajos es fruto de la evolución natural de los tiempos.

No Sr. Vázquez, la perdida de trabajo es fruto de malas políticas socio económicas. Una empresa abre para ganar dinero y cierra cuando deja de hacerlo. A ningún empresario en su sano juicio se le ocurre cerrar una empresa si la misma gana dinero.

Ningún empresario abre una empresa para perder dinero y partiendo de esta base tan simple, es justo reconocer que las empresas están en el mercado para hacer negocios lucrativos.

Pero cuando se confunden los términos y se trata a las empresas como los malos de la película porque generan riquezas a costa del sudor de sus empleados, cuando los sindicatos se llenan la boca con falsedades y mentiras defendiendo intereses personales y no el de los trabajadores, cuando el estado carga impositivamente contra las empresas y cambian constantemente las reglas del juego, nosotros nos preguntamos.

¿Qué pretenden que hagan las empresas?

Cuando un sindicato está más preocupado por ocupar empresas que por garantizar la continuidad laboral de sus trabajadores, nosotros nos preguntamos.

¿Qué pretenden que hagan las empresas?

Cuando un presidente les da la espalda a las negociaciones e intenta resignar a la gente hablando de la revolución francesa y de la capacidad de adaptación de los pueblos a lo largo de la historia, nosotros nos preguntamos.

¿Qué pretenden que hagan las empresas?

Cuando los sindicalistas se retuercen en su odio, porque las empresas que cierran no les dieron tiempo para poder ocuparlas y montar su circo mediático apoyado por el gobierno de turno, no respetando el derecho a la propiedad y comprometiendo el trabajo de cientos de obreros, nosotros nos preguntamos.

¿Qué pretenden que hagan las empresas?

Pues nosotros si sabemos lo que hacen las empresas. Cierran, se van, cambian de país, montan su negocio en otro sitio, dejan una historia atrás y siguen adelante en otro lugar.

Cierre de Empresas:

Consecuencias para las empresas

Las consecuencias para las empresas serán las de invertir o asumir gastos de implementación en otras sedes, territorios o países, asumibles y retornables en períodos medidos por años, 1, 2 o 5, los necesarios, pero con la certeza de obtener ganancias en su plan trazado.

Cierre de empresas:

Consecuencias para los obreros

Las consecuencias para los obreros, quedarse sin trabajo, aumentar la bolsa del desempleo, comenzar su lucha feroz en busca de oportunidades laborales en una economía que viene en picada, pérdida de calidad de vida y seguridad emocional, Rotura de familias, niños creciendo en desigualdad de oportunidades frente a otros, que como el presidente Vázquez bien dice, han sabido adaptarse al cambio, pero sin mencionar que lo hicieron porque tenían los medios económicos para hacerlos.

Explotó la burbuja.

Ya poco queda de la burbuja financiera que infló al Uruguay de capitales extranjeros, los mismos capitales que fugaron de Europa desde 2005 provocando la crisis europea, esos mismos capitales que llegaron a Latinoamérica para retroalimentar sus riquezas.

Llegan, dan sensación de progreso, estabilidad y luego te lo quitan, dejando así a miles de familias endeudadas, pudiendo hacer frente a esas deudas solamente con los pocos bienes que tienen.

Es por este motivo que la política aplicada en el país no puede ser la que Ud. Sr. Tabaré Vázquez quiere hacernos creer.

Apoyo a las Empresas históricas del país.

Es necesario apoyar a las empresas que toda una vida y prácticamente a lo largo de la historia moderna del país, han dado trabajo a los uruguayos.

No se puede dar la espalda a los capitales que siempre han apoyado el país. No se los puede ningunear, hay que tener un poco más de respeto para con ellos y solo así, se podrá mantener la sensación de un país seguro para invertir y progresar, con una consecuencia directa de mantener puestos de trabajo e ir aumentándolos con el paso del tiempo.

Pedido a las Empresas del Uruguay

Desde Seguridad Uruguay, animamos a las empresas a dar un voto de confianza al país.

Este es un año electoral, sabemos que poco se puede conseguir este año. Pero piensen en un futuro inmediato, piensen en que el 2020 puede ser todo muy diferente, apuesten por la gente.

Dense un poco más de tiempo antes de tomar la decisión de cerrar, en honor y respeto a la ciudadanía uruguaya que durante varias generaciones han sido testigos y cómplices de su crecimiento.

@SegUruguay

Facebook Comments