Comuna busca bajar a tierra el control de picadas y abre llamado de cámaras para el tránsito

La Intendencia enviará a la Junta un proyecto de decreto departamental que establece más sanciones a las carreras ilegales conocidas como picadas.

La única manera

La Intendencia de Canelones enviará a la Junta Departamental de Canelones (JDC) un proyecto de decreto departamental que establece más sanciones a las carreras ilegales conocidas como picadas. También está en marcha un llamado de licitación para un sistema de cámaras que controle el tránsito en algunos puntos del departamento.

El Ejecutivo canario elaboró el proyecto ante la dificultad práctica de controlar las carreras ilegales solo con la Ley de Faltas, y en un contexto donde los motociclistas representan el mayor porcentaje de heridos en siniestros, según datos del último informe de la Dirección Common de Tránsito (que diéramos a conocer en nuestra pasada edición).

El proyecto establece sanciones para aquellos que participan tanto de forma activa -quienes están picando- en las carreras como quienes forman parte del “espectáculo” que se arma alrededor de dichas competencias.

Las sanciones pueden significar el pago de 15 Unidades Reajustables (UR), el retiro de la matrícula, la incautación del vehículo implicado o la suspensión de la licencia de conducir. Recaen de la misma manera en quienes participan de forma activa como pasiva. “Fiscalizaremos si se está cerca estacionado en un auto y luego se sale a picar, si hay arengas y todo lo que estimule a ese tipo de actividad”, enfatiza el director general de Tránsito de la Comuna, Marcelo Metediera, en diálogo con HOY CANELONES.

¿Qué herramientas puede dar este nuevo proyecto a la hora de fiscalizar?

Hoy la única sanción que tienen quienes participan en las carreras ilegales es por Ley de Faltas y aplica solamente a la persona que es detenida en el momento en que está picando. Es muy difícil agarrar a alguien en esa situación. Entendemos que cuando se arman picadas, cuando se juntan cuatrocientos vehículos, hay todo un entorno que rodea a las carreras. No hemos encontrado respuestas para trabajar de manera contundente. Por lo tanto, bajamos los brazos o generamos normas propias (departamentales) que den garantías para trabajar.

Los controles no se llevarán a cabo solo durante las picadas, sino en todos los casos en que se constaten irregularidades. Esta imagen exime de comentarios al respecto.

Se entiende por participación pasiva quien participará valiéndose de un vehículo automotor en la observación, arenga u otra forma de estimular la carrera o competencia. Si no hacemos esto, no tenemos forma de desestimular las picadas. Es claro que ningún vecino que justo iba pasando va a caer en estas sanciones porque hay un trabajo previo antes de realizar los operativos, pero si fuiste a mirar y llevaste la reposera sos parte del escenario.

¿Cómo actúa la Dirección de Tránsito cuando encuentra un vehículo modificado en una situación cotidiana, fuera de las picadas?

Seguimos por la misma línea que el año pasado. Ahí nuestro trabajo es antipático, cualquier vehículo modificado es incautado, tanto si encontramos al gurí que está picando en la noche como a su mamá que va a llevar a los nenes a la escuela en la misma moto. En el pico de meses del año pasado se detuvieron trescientos vehículos por escapes libres. Tenemos para este trabajo tres equipos operativos y estamos por recibir una grúa.

Se realizó, por otra parte, un llamado a licitación para un futuro monitoreo de tránsito. ¿Por qué se decidió comenzar con este sistema por algunos puntos y no por todo el departamento?

Tenemos lugares del departamento donde hay velocidades definidas. Por ejemplo, al entrar a Ciudad de la Costa, se puede andar a 75 km/h hasta la calle Racine. Luego, la velocidad disminuye a 60 Km/h por la Rambla y Giannattasio y en algunos lugares puntuales baja a 45 Km/h. Eso está bastante controlado, pero poner cámaras en esos lugares nos permite que los equipos operativos que están allí controlen en otros lugares del departamento. También tenemos algunos cruces de semáforos donde debemos destinar algún tipo de regulate puntual. Y la tercer parte tiene que ver con que en algunos casos queremos interactuar entre el tránsito y la seguridad, lugares como el ingreso a Pando, Las Piedras o La Paz, y zonas donde hay picadas.

Fernando Guerrero

 



Facebook Comments