Docente de la facultad de Derecho denuncia discriminación de género « Diario La Capital de Mar del Plata

El 10 de mayo, la periodista especializada en cuestiones de género Mariana Carbajal presentó su último libro “Yo te creo, hermana” en Mar del Plata. El tema, historias de violencias machistas contadas por sus propias protagonistas, y el público, una sala llena mayoritariamente por mujeres, hizo del acto literario un espacio de acompañamiento y, también, de denuncia.

A las palabras de Marta Montero, la madre de Lucía Pérez, la adolescente de 16 años cuya muerte dio lugar al primer paro de mujeres en el país, le siguieron los testimonios de otras espectadoras, como el de una madre preocupada por que en el colegio de su hija se cumpla con la ley de Educación de Educación Sexual Integral (ESI) y el de Daiana Siano, la empleada que denunció por acoso al secretario de Hacienda, Hernán Mourelle (la causa no avanzó en la Justicia).

Sin embargo, hubo un caso que llamó la atención. Fue el de Gabriela Baruffaldi, una profesora de la Facultad de Derecho de Mar del Plata que, aferrada a la mano de su hija de 13 años, compartió con los presentes un reclamo administrativo que desde 2015 mantiene con la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Su intervención también tomó relevancia por su reconocimiento público: bajo el nombre de Gabriela Exilart, la marplatense ha sabido hacerse un lugar en el mundo literario nacional con la publicación de sus novelas -que en su mayoría son del género histórico romántico- en todas las librerías del país. En enero, de hecho, su última obra, “Napalpí atrapada en el viento”, llegó a los medios nacionales luego que se viralizara una imagen de la gobernadora María Eugenia Vidal comprando un ejemplar.

En la presentación del libro Baruffaldi no se presentó como escritora, sino como una profesora que desde el 2015 inició un expediente en el que asegura haber sufrido discriminación de género en la asignación de horas en una cátedra en la que se desempeña, tras ganar los respectivos concursos, desde 1995.

Según ella misma contó, después de 19 años como ayudante de primera (primero con dedicación uncomplicated y a partir de 2009 con dedicación parcial) en la materia de quinto año “Práctica procesal civil y comercial 2”, no fue hasta 2014, e incentivada por el entonces adjunto a cargo, Juan Manuel del Cerro, que decidió concursar para obtener un nuevo nivel en el plantel docente de la casa de altos estudios: el del cargo de docente adjunta con dedicación basic.

Al concurso no iría sola: Cerro concursaría por el cargo de titular y otro colega de la cátedra iría por el mismo nivel que Baruffaldi. Ante los inconvenientes por la falta de docentes y la necesidad de cubrir comisiones, Cerro se comprometió con ambos a que, una vez finalizado el concurso, solicitaría la dedicación parcial para los tres.

“En el concurso, yo salí primera en orden de mérito y segundo salió mi otro compañero. El tercer puesto para adjunto quedó afuera”, recuerda la docente y escritora. “Sin embargo, cuando el titular pide la dedicación parcial para los tres, el Consejo Académico no sólo se toma su tiempo (la resolución se dio en 2015), sino que resuelve que se le otorgara la dedicación parcial al titular y al otro adjunto, que había sacado un puntaje menor al mío, pero a mí no se me menciona”, agrega, y asegura que fue allí cuando inició un trámite administrativo que arrastra hasta la actualidad.

“Lo primero que pensé fue que era una omisión, que se habían simplemente olvidado de mí, por lo que mi presentación pedía que se subsane la omisión, que se me otorgue la dedicación parcial y, también, planteo un recurso jerárquico. Es decir que si el Consejo Académico considerara que no, que vaya al Consejo Superior”, señaló.

De todas maneras, recuerda que su intuición la llevó a incluir en esa primera nota la discriminación de género. “En ese primer escrito también planteo la violación al estatuto, porque el estatuto plantea que el aumento de carga horaria también debe ser por concurso, y la discriminación de género. Y planteo, a su vez, esta especie de abuso de poder, porque al que le dan la dedicación, si bien es un excelente docente y eso yo no lo pongo duda, es hombre, es juez y era miembro suplente del Consejo Académico“.

En esta oportunidad, la decisión del Consejo llegó en junio de 2016. En respuesta a la nueva solicitud de aumento de dedicación por parte de Cerro para Baruffaldi, a través del expediente N° 4-2015/15, el plenario resolvió su rechazo teniendo en cuenta los siguientes factores: además de señalar que “una dedicación mayor sólo se otorga si las condiciones del caso lo ameritan y en su caso se realicen más allá de las labores de clase frente a alumnos, diversas tareas de gestión, extensión, transferencia o de investigación, entre otras actividades académicas”, los miembros del Consejo señalaron que “a su criterio, la adición de mayor dedicación es innecesaria, siendo que Baruffaldi imparte clases una vez por semana, tres horas reloj” y porque “no existe vinculación alguna entre puntajes obtenidos en concurso y la obtención de dedicaciones ya que esta está relaciona directamente a las actividades que realiza el docente“. Sobre lo resuelto, Baruffaldi asegura que el titular ha ratificado en varias oportunidades la necesidad de contar con mayor dedicación.

De todas maneras, en los últimos años la abogada y escritora asegura que le expediente administrativo, que luego de lo resuelto anteriormente se elevó al Consejo Remarkable, tuvo “poco movimiento”. Por eso, tras la creación y aplicación del protocolo en violencia de género en 2018 en la UNMdP, la llevó a iniciar un nuevo expediente.

“Yo simplemente estoy esperando la resolución del Consejo Exceptional. Necesito que se dé por terminada la vía administrativa para iniciar la vía legal”, aseguró a este medio.

Según pudo saber LA Cash a través de fuentes de la secretaría del Consejo Top-quality, sus miembros habrían ratificado en la última reunión el rechazo al recurso jerárquico interpuesto por Baruffaldi y en breve la resolución aparecería en el boletín oficial.

 

Facebook Comments