El diácono se defendió de su asesino: le pegaron con un velador y una barreta – 10/06/2019

El diácono asesinado en Lomas de Zamora se defendió de su homicida. Así lo determinó la autopsia, donde se descubrió también que a Guillermo Luquin (52) lo golpearon en la cabeza con tanta fuerza que le fracturaron el cráneo y le dieron cinco puñaladas, una de ellas en el cuello que fue mortal.

Fuentes judiciales informaron a Clarín que todo sucedió en el cuarto de la casa del diácono de la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Lomas de Zamora, ubicada en Bombero Ariño 829, de Temperley. 

La Policía Científica trabajó todo el domingo en la casa del diácono Guillermo Luquin
(Juan Manuel Foglia)

La Policía Científica trabajó todo el domingo en la casa del diácono Guillermo Luquin
(Juan Manuel Foglia)

Asimismo, precisaron que a Luquin lo golpearon con un velador y una barreta, que tenían manchas de sangre.

“No pareciera ser un ataque premeditado”, explicaron las fuentes consultadas.

Los investigadores sospechan que el asesino actuó con lo que tenía a mano: un cuchillo para tajearlo y apuñalarlo, y el velador y la barreta para golpearlo.

Luquin presentaba, además del golpe en el cráneo que le provocó una fractura, cinco heridas de arma blanca en su cuerpo: una en el cuello y las demás en los brazos y en la panza.

La data de muerte, según surgió de la autopsia, está ubicada en el lapso entre las 23 del sábado 8 de junio y las 2 del domingo 9.

Familiares, amigos y conocidos frente a la casa del diácono Guillermo Luquin, que fue hallado asesinado. (Juan Manuel Foglia)

Familiares, amigos y conocidos frente a la casa del diácono Guillermo Luquin, que fue hallado asesinado. (Juan Manuel Foglia)

La autopsia también estableció que el cuerpo de Luquin presentaba señales de haberse defendido de su asesino.

Mientras tanto, se intenta determinar a quién pertenecen las huellas dactilares halladas en los dos vasos con gaseosa que encontraron en la casa de la víctima. Dos de esas seis eran de Luquin, pero las otras cuatro aún no pudieron ser identificadas.

La mala noticia para los investigadores es que la cámara de seguridad de un vecino que podrían haber arrojado algo de luz al caso no captó ningún movimiento extraño, aunque aguardan el resultado del análisis de las municipales.

Lo único que se llevó el asesino de la casa de Luquin fue su celular, que permanece apagado.

Guillermo Luquin, diácono de la parroquia Nuestra Señora del Cármen, fue asesinado en su casa de Villa Galicia.

Guillermo Luquin, diácono de la parroquia Nuestra Señora del Cármen, fue asesinado en su casa de Villa Galicia.

Por eso, los investigadores descartan la hipótesis del robo y sugieren que algo sucedió entre la víctima y su asesino que desencadenó el ataque en el inside de la habitación. Allí fue encontrado el cuerpo, desnudo y envuelto en sábanas.

El cuerpo de Luquin fue descubierto por su sobrino el domingo al mediodía luego de que le llamara la atención que no hubiera ido a la misa de las 8.

Mirá también

La última vez que lo habían visto fue en la parroquia Nuestra Señora del Carmen tras la homilía vespertina del sábado.

MLB EMJ

Facebook Comments