El enigma del camionero tucumano que desapareció en Villa Lugano – 25/06/2019

Miguel Ángel Murúa (28) siempre fue camionero. Papá de tres chicos, en su familia estaban acostumbrados a sus viajes desde su Tucumán natal hacia Buenos Aires. Eso sí, cualquiera fuera su destino, nunca dejaba de llamar a su mamá, Norma, para ver cómo estaba.

La mujer tiene 54 años y es madre de siete hijos. “Está destrozada. Sólo llora”, le dice Mariel, hermana del chofer, a Clarín, desde Tucumán. Es que hace tres semanas que Norma nada sabe de Miguel Ángel y en la familia están desesperados.

La última vez que vieron a Murúa fue un un taller de Villa Lugano.

La última vez que vieron a Murúa fue un un taller de Villa Lugano.

Dos de los hermanos de Miguel Ángel viajaron a Buenos Aires para reconstruir los últimos pasos del joven desaparecido. Su misión era transportar un cargamento de azúcar hacia el Mercado Central. Pero al camión se le rompió el embrague.

“Sabemos que lo llevó a un taller de Villa Lugano y que lo tenía que retirar al otro día, pero como no lo dejaron quedarse a dormir ahí, no tenía a dónde ir. Nunca más nos atendió el teléfono”, relata con angustia Mariel. Y dice: “Estamos todos muy mal”.

Mirá también

Mariel también cuenta que el jefe de Miguel Ángel, al que ella llama Roger, nunca les avisó que su hermano había desaparecido en Buenos Aires. “Mandó a otro chofer a buscar el camión cuando le avisaron desde el taller que estaba listo y que mi hermano no había ido a buscarlo”.

Pudo haberle pasado cualquier cosa. No hay que descartar nada. Yo estoy muy mal, es mi hermano”, avisa Mariel y se angustia por sus sobrinas -de 10 y 4 años- y su sobrino -de 8-, los hijos que Miguel Ángel tuvo con dos parejas.

Desesperados. Los carteles que imprimió su familia de Tucumán.

Desesperados. Los carteles que imprimió su familia de Tucumán.

“Había dicho que se iba a encontrar con un amigo que trabaja en una empresa de ómnibus de larga distancia para que lo hospede, pero parece que nunca llegaron a verse”, le dijo Walter (19) al diario La Gaceta de Tucumán.

El joven ahora está en Buenos Aires con Roberto (29), otro de sus hermanos, tratando de rastrear los últimos pasos del chofer.

Miguel Ángel se había separado en diciembre del año pasado de su última pareja, la mamá de su chiquita de 4 años, y hacía unos cuatro meses que trabajaba en esta empresa que lo mandó a Buenos Aires a llevar el cargamento de azúcar.

Miguel Angel Murúa tiene dos tatuajes: uno en el omóplato y otro en la muñeca.

Miguel Angel Murúa tiene dos tatuajes: uno en el omóplato y otro en la muñeca.

De 1,70 metros de altura, cabello oscuro y piel trigueña, el camionero lleva tatuado un dragón en el omóplato izquierdo y otro en la muñeca izquierda.

La familia pide que quienes puedan brindar información sobre el paradero de Miguel Ángel se comuniquen al 0381-156535173 ó 0381-153473489.

MLB EMJ

Facebook Comments