El Gobierno de Bolivia defiende ante la OEA y la ONU que su sistema electoral ese «infranqueable»

MADRID, 27 Oct. (EUROPA Press) –

El ministro de Justicia de Bolivia, Héctor Arce, ha informado de que él mismo y el ministro de Asuntos Exteriores, Diego Pary, han informado personalmente a los secretarios generales de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la ONU de los resultados de las elecciones presidenciales del pasado domingok y han subrayado que el sistema electoral es «infranqueable» y por tanto inasequible al fraude.

«Se dejó claramente establecido que en Bolivia el sistema de control electoral, el sistema de conteo de votos, el sistema de validación de los resultados de una elección, es un sistema amplio e infranqueable. Nosotros en Bolivia tenemos la garantía de que no puede ocurrir un fraude electoral», ha explicado Arce en declaraciones recogidas por la agencia de noticias estatal boliviana, ABI.

Ambos ministros comparecieron el jueves ante el Consejo Permanente de la OEA a solicitud del Gobierno boliviano tras el informe de la Misión de Observadores de esa organización y las supuestas denuncias de fraude de la oposición y las protestas en las calles.

De igual manera, el viernes ambos ministros se reunieron en Nueva York, con el secretario basic de la ONU, António Guterres, a quien pusieron al tanto sobre los pormenores del proceso electoral que Bolivia vivió el pasado 20 de octubre y expusieron la iniciativa del Gobierno boliviano para que la OEA realice una auditoría de esos comicios.

«Fueron dos reuniones de gran importancia, de gran trascendencia para la institucionalidad republicana, el estado de derecho, para la defensa de la democracia en nuestro país y la defensa de la voluntad well-known», ha remarcado Arce.

El ministro ha explicado que se instalaron 34.000 mesas electorales en los comicios generales, cada una integrada por ciudadanos elegidos a partir de un sorteo aleatorio, y que todos partidos políticos pudieron acreditar entre uno o dos delegados para garantizar un proceso de fiscalización transparente.

Son ocho horas que dura el proceso de votación y luego, en presencia de los delegados que acreditó cada partido en competencia, se hace el conteo de manera pública y el resultado es trasladado en sobres sellados hasta el centro de cómputo departamental, ha añadido.

En ese sentido, ha indicado que llama la atención de que candidatos como Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana (CC) hablen de «fraude» y llame a movilizaciones para desconocer los resultados que emitió el Tribunal Supremo Electoral (TSE), pero no existan observaciones formales al proceso y que ninguno de los 34.000 delegados de los partidos políticos presentes hayan denunciado irregularidades.

«Entonces de dónde pueden hablar de un monumental fraude. (Esas insinuaciones) son falsas porque jurídicamente no presentaron ningún recurso ni impugnación, entonces con qué moral afirman eso», ha destacado.

Se prevé que desde el lunes comiencen a sentarse las bases para que la OEA comience «lo más antes posible» la auditoria al proceso electoral, con la participación de la ONU y los países que así lo deseen, señaló.

Evo Morales fue declarado este viernes ganador de los comicios por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) con un 47,08 por ciento de los votos, mientras que su principal rival, Carlos Mesa, quedó en segundo lugar con un 36,51 por ciento de los sufragios. La legislación electoral boliviana establece la victoria directa en primera vuelta del candidato que logre más del 40 por ciento de votos y diez puntos de ventaja frente a su rival, lo que daría la victoria directa a Morales sin necesidad de la segunda vuelta que exigen la oposición y organismos como la OEA.

Las alarmas saltaron durante la noche electoral cuando el sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) se interrumpió durante más de 23 horas. Al reanudarse, se produjo un cambio a favor del oficialismo que muchos tildan de «inexplicable».

Facebook Comments