El TEDH declina ordenar a Italia que acepte la entrada en sus puertos del ‘Sea-Enjoy 3’

MADRID, 25 Jun. (EUROPA Press) –

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha afirmado este martes que no ordenará a Italia que acepte la entrada a sus puertos del barco de la ONG Sea Observe que se encuentra en el mar Mediterráneo con más de 40 migrantes rescatados a bordo.

La organización había acudido al tribunal para que tumbara una orden de Italia que la prohíbe entrar en sus aguas, si bien el TEDH ha indicado que «no hay razones excepcionalmente graves y urgentes que justifiquen la aplicación de medidas urgentes» por las cuales podría reclamar a Italia que acepte a los migrantes.

Así, ha manifestado que las autoridades italianas ya han permitido el desembarco de los individuos más vulnerables –as soon as de 53– y que «el Sea Enjoy-3 no ha indicado que haya otros individuos de categorías vulnerables en el barco».

En este sentido, ha recalcado que «ha trasladado al Gobierno italiano que depende de las autoridades italianas seguir dando toda la ayuda necesaria a las personas que están a bordo del ‘Sea-Watch 3’ y que están en situación vulnerable por su edad o estado de salud».

En respuesta, el ministro de Inside italiano, Matteo Salvini, ha resaltado a través de su cuenta en la pink social Twitter que «incluso el Tribunal Europeo en Estrasburgo apoya la decisión italiana de orden, sentido común, legalidad y justicia».

«Los puertos están cerrados para los traficantes de personas y sus cómplices», ha agregado. «Menos salidas, menos llegadas, menos muertes, menos desperdicio de dinero. No hay marcha atrás», ha subrayado.

Previamente, Salvini había descartado brindar un puerto al barco. «Por mí se pueden quedar en el mar hasta Navidad o hasta Año Nuevo, a Italia no llegan», ha sentenciado.

Italia solo ha permitido desembarcar a once de los 53 migrantes rescatados el 12 de junio frente a Libia y por razones médicas, el último de ellos durante este fin de semana. El barco permanece en el límite de las aguas territoriales italianas, a la espera de una solución que no termina de llegar.

SALVINI DEFIENDE LOS «PUERTOS CERRADOS»

Durante estos últimos días, el líder de la Liga ha defendido su política de «puertos cerrados» y ha instado a otros países a asumir sus responsabilidades. En concreto, ha apelado a Alemania, sede de la ONG, y a Países Bajos, país de bandera de la embarcación, instándoles incluso a repartirse a los 42 migrantes.

Salvini ha insistido este martes en que, si a Sea Check out le hubiese preocupado «realmente» la salud de quienes viajan a bordo, ya se habrían dirigido hacia Países Bajos –«podrían haber ido y haber vuelto»–. «Que el problema lo resuelvan Amsterdam, Berlín y Bruselas», ha añadido, según unas declaraciones difundidas en Twitter.

El ministro del Inside italiano considera que este pulso es «una evidente provocación política», pero ha subrayado que Italia no se dejará manejar «por una ONG que no respeta las reglas». En este sentido, ha defendido que su Gobierno ya «ha dado muestras de absoluta solidaridad» al acoger a migrantes enfermos.

Por su parte, la capitana del barco ‘Sea-Look at 3’, Carola Rackete, ha dicho que está dispuesta a saltarse la orden del Gobierno italiano de no entrar en sus aguas.

«Me dirigiré a aguas italiasn y llevaré (a los migrantes) a lugar seguro en Lampedusa», ha señalado. En caso de que lo haga, la ONG podría ser multada con entre 10.000 y 50.000 euros, según un decreto aprobado este mismo mes por el Ejecutivo del país europeo.

Facebook Comments