En 60 días, las fuerzas de seguridad federales empezarán a usar las pistolas eléctricas – 07/05/2019

El Gobierno nacional oficializó el uso de las pistolas eléctricas Taser, a pesar de la polémica alrededor de su puesta en marcha. Según anunciaron, en 60 días ya estarán en manos de policías de la Federal, Seguridad Aeroportuaria (PSA), Gendarmería y Prefectura. Organismos internacionales desaconsejan el uso de este tipo de armas y hay fuertes críticas a la decisión del Ministerio de Seguridad de la Nación. La Policía de la Ciudad también las comprará para “prevención en subtes y estaciones”. La Bonaerense, por ahora, no las usará.

La adquisición de estas armas de electrochoque está en plena etapa de licitación. La primera tanda sería de 300 Taser X26, por un valor whole que rondaría los 900 mil dólares.

Las pistolas Taser.

Las pistolas Taser.

Fuentes de la cartera de Seguridad dijeron a Clarín que serán utilizadas en “grupos especiales”, como el GEOF, y “en lugares de mucha concentración de gente”, como aeropuertos, estaciones de tren y otros espacios públicos “para tareas de prevención”.

“Es una herramienta para distintas instancias, porque en estos lugares, con grandes concentraciones de gente, usar un arma de fuego es un riesgo para las personas. En determinadas situaciones, el policía se ve obligado a utilizarla, no tiene otra manera de defenderse de una persona con cuchillo, por poner un ejemplo. El arma de fuego es terminal, por eso hacía falta una herramienta intermedia”, justificó Eugenio Burzaco, secretario de Seguridad de la Nación.

“La concept es que tengan los mecanismos de seguridad, se van a salvar vidas, de terceros inocentes, de los policías y de los delincuentes”, insistió.

El uso de las Taser genera polémica desde que Mauricio Macri, cuando era jefe de Gobierno porteño, anunció que la Policía Metropolitana las incorporaría. Fue poco antes de lanzar su candidatura presidencial y terminó avalado por la Corte Suprema de Justicia, que desestimó la acción legal que buscaba frenarlas en marzo de 2016. Ahora, en medio de su campaña por la reelección, su implementación es una realidad y de esta manera logra que se concrete un viejo anhelo.

Mirá también

Un reporte del Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas de 2007 manifestaba su “profunda preocupación” sobre la utilización de Taser X26 en Lisboa. Entre sus argumentos establecía que “el uso de estas armas provoca un dolor severo que constituye una forma de tortura” y “en algunos casos puede causar la muerte, según mostraron estudios recientes”.

Las mismas consideraciones tuvo este comité de Naciones Unidas en informes posteriores, en 2009 y 2013, y en otros de Amnistía Internacional por su uso en los Estados Unidos.

Mirá también

“Las Taser generan una descarga eléctrica sobre el cuerpo de una persona. Eso es tortura. Lo que se está haciendo es autorizar el uso de un instrumento de tortura. El argumento es que resulta preferible su uso antes que un disparo de arma de fuego, pero en los lugares en los que dicen que se van a utilizar se presentan situaciones en las que sería una locura usar un arma de fuego, nadie toleraría un tiroteo en un aeropuerto. Entonces no es un reemplazo”, objetó María del Carmen Verdú, titular de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi).

Además, advirtió sobre la letalidad de este tipo de armas: “Dicen que es un arma no letal. Eso es un oximorón, es fuego frío. Porque un arma va a matar o no dependiendo cómo se use. Hay muertes por el uso de postas de goma, tienen poder de penetración y matan. Esto, además, es una vuelta de tuerca más a la ampliación de facultades que vienen teniendo las fuerzas de seguridad desde diciembre de 2015. Si el protocolo de uso de armas de fuego fue una herramienta para avalar el gatillo fácil, esto es legalizar la tortura”.

Para Paula Litvach, directora de Justicia y Seguridad del CELS, “la reglamentación que sancionó el Gobierno es inconstitucional porque viola el principio de proporcionalidad y el uso de la fuerza”. El organismo ya presentó tres pedidos de informes respecto de la compra de las Taser.

Se trata de armas de electrochoque, que disparan proyectiles con cables que administran corriente suficiente como para afectar los músculos, principalmente las extremidades, e inmovilizar temporalmente.

Mirá también

Según la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien firmó la resolución en el Boletín Oficial, “hoy las fuerzas de seguridad usan armas letales. Entonces si yo tengo fuerzas de seguridad que utilizan esa como única arma y les doy un arma no letal, lo que hago es mejorar las condiciones para la vida de la gente”.

EMJ

Facebook Comments