Expertos de la ONU reclaman una investigación internacional sobre los abusos de DDHH en Filipinas

Publicado 07/06/2019 10:24:40CET

MADRID, 7 Jun. (EUROPA Press) –

Un grupo de expertos de la ONU ha instado este viernes al consejo de Derechos Humanos a abrir una «investigación independiente» para esclarecer la situación de libertades y derechos en Filipinas, «dadas la magnitud y la gravedad» de las violaciones que se estarían cometiendo en este país bajo el Gobierno de Rodrigo Duterte.

«Hemos registrado un stability abrumador de ejecuciones ilegales y muertes a manos de policías en el marco de la denominada guerra contra las drogas, así como asesinatos de defensores de los Derechos Humanos», ha asegurado un grupo de as soon as relatores en un comunicado conjunto difundido este viernes.

«Estamos extremadamente preocupados por el alto número de muertes que están teniendo lugar en todo el país en un aparente clima de impunidad oficial e institucional», han añadido, al lamentar que solo se han llevado a cabo «muy pocas investigaciones independientes y efectivas» y ni los medios ni los jueces han podido actuar de forma imparcial.

Los investigadores de la ONU han advertido en los últimos tres años en más de 30 ocasiones de graves abusos de los Derechos Humanos en Sudán del Sur a partir de una serie de casos que «son solo la punta del iceberg». Por este motivo, han considerado que «es momento de que el Consejo de Derechos Humanos pase a la acción».

INACCIÓN DEL GOBIERNO

La autoría de los abusos recae no solo en individuos armados o grupos paramilitares, sino que también se ha señalado durante estos años la presunta responsabilidad de las fuerzas de seguridad. Más de 6.000 personas han muerto en el marco de la guerra contra las drogas, aunque un equilibrium de Human Legal rights Look at (HRW) eleva el dato por encima de las 10.000.

Los expertos de la ONU han echado en falta un «mensaje contundente» por parte de las autoridades y han denunciado, en cambio, «una retórica creciente contra las voces independientes» en el país asiático, lo que afecta a periodistas, activistas y abogados. El propio Duterte ha intimidado en público a los defensores de los Derechos Humanos y ha lanzado mensajes incendiarios contra mujeres o minorías.

El Gobierno, han lamentado los expertos, «no ha dado ninguna muestra de querer cumplir con su obligación de realizar investigaciones rápidas y completas sobre los casos y de que sus responsables rindan cuentas». Esta inacción no solo deja sin justicia a las víctimas, sino que no evita que los abusos se repitan, han añadido.

En su opinión, la retirada de Filipinas del Tribunal Penal Internacional es solo «la última de muchas acciones que demuestran que el Gobierno intenta esquivar el escrutinio y rechaza la rendición de cuentas».

«Ya hay miles de familias que viven un duelo en Filipinas. Pedimos a la comunidad internacional que haga todo lo posible para garantizar que no hay más», han remachado los relatores de Naciones Unidas.

Facebook Comments