Investigación de Ágora jugó un rol basic en la formalización por delitos en ‘Los Vagones’ – HOY CANELONES

Romper el silencio

El juez de 1º Turno de Canelones, Luis Alberto Sobot, formalizó con prisión preventiva por 120 días a tres ex policías por crímenes cometidos durante la dictadura en el centro de detención clandestina conocido como ‘Los Vagones’, ubicado en la ciudad de Canelones. En esta nota repasamos el proceso de investigación previo que dio lugar a las instancias judiciales.

Los integrantes de la asociación civil Ágora, muchos de ellos ex presos políticos, quedaron impactados con la formalización a los tres ex policías. Estaban preparados para un panorama menos alentador, debido a que en casos similares se han atendido recursos de los acusados, relacionados con la avanzada edad de las personas a imputar, o se ha acudido a que los delitos ya prescribieron. “Pero aquí hubo una postura muy clara del juez: se trata de delitos de lesa humanidad”, destacó a HOY CANELONES María Julia de Izaguirre, secretaria de Ágora.

El pasado viernes se solicitó la formalización de los tres ex policías por ser autores de un delito continuado de privación de libertad especialmente agravado, un delito continuado de abuso de autoridad contra los detenidos y un delito continuado de lesiones graves.

Las etapas judiciales continúan con la audiencia de management de la acusación. Según declaraciones del fiscal Ricardo Perciballe a La Diaria, la intención es presentar la acusación antes de la feria judicial y es possible que el juicio se lleve a cabo en mayo.

La denuncia de los crímenes fue realizada meses atrás por la Secretaría de Derechos Humanos de la Intendencia de Canelones, tras un trabajo de investigación realizado por Ágora para un proyecto entre la asociación civil y la Intendencia. “Cuando la Secretaría de Derechos Humanos empezó a ver las entrevistas (a ex presos políticos), se encontró con que los relatos hacían referencia a crímenes cometidos en estos centros operativos. Los funcionarios públicos tienen la obligación de denunciar los delitos. Ante los primeros testimonios, se comprendió entonces que se estaba ante delitos y se procedió en consecuencia”, explicó de Izaguirre.

Raíces

La investigación de Ágora que dio paso a la denuncia y a la posterior audiencia se apoyó fuertemente en el relato oral de quienes sufrieron situaciones de tortura en el centro clandestino de la capital departamental. “La preservación testimonial es sustancial en este caso, porque no hay nada escrito sobre ‘Los Vagones’ a lo que nosotros podamos tener acceso. Si hay actas donde están las declaraciones que hicieron los detenidos en las sesiones de tortura, se encuentran en archivos militares o policiales”, señaló la secretaria de la asociación. “Para reconstruir la historia y aproximarnos a la verdad histórica de lo que ocurrió en lugares como ‘Los Vagones’, los testimonios de las personas que estuvieron secuestradas y fueron torturadas son fundamentales”, agregó.

Para de Izaguirre, reconstruir los hechos es un proceso largo y permanente, porque “cada vez que hablamos con una persona que estuvo detenida, aparecen nuevos nombres”. Agregó que, a posteriori, “tenemos la idea de seguir ampliando este archivo, con las memorias de las personas del barrio y los familiares”.

Empatía

La tarea de Ágora también tiene un costado de contención y escucha. “Quienes pasaron por violaciones a derechos humanos durante la dictadura, han sufrido muchísimo y vivieron situaciones profundamente traumáticas, a las que es muy duro y difícil ponerles palabras. Por eso es que tiene que transcurrir un tiempo para que las personas puedan hablar sobre esto”, destacó la secretaria de Ágora. “Además de recuperar lo que fue estar allí, secuestrados, torturados y aislados, están las historias personales, de todas las personas compañeras de vida, de los familiares que sufrieron. Para quienes vivieron las vejaciones, muchas veces es más doloroso el sufrimiento de sus familiares que el propio” agregó. Concluyó que “poner todo eso en palabras es muy duro pero también es sanador, contribuye a ir curando esas heridas tan profundas”.

Impulso

Ágora se conformó en 2016, tiene como objetivo la identificación, señalización y preservación de los ‘Los Vagones’, espacio que hoy está señalizado como sitio de memoria. La formalización dictada por el juez “es un gran impulso” para la asociación da “una sensación de que, después de tantos años, se comenzó a hacer justicia”, según de Izaguirre.

Fernando Guerrero

 



Facebook Comments