La sugestiva escucha al comisario de la Federal baleado en Rosario – 06/10/2019

“Yo eché a 16 personas. Desde que llegué me ocupé de hacer funcionar bien la delegación y visto está que lo hice”, dijo el comisario Mariano Valdés (51) cuando lo imputaron por encubrimiento y otros delitos.

Luego de las recientes pericias que confirmaron la presencia de droga en su bolso y en su ropa, en las últimas horas surgió una de las escuchas telefónicas en la que su antecesor en la Policía Federal se solidarizó con él. “Tenemos más mala suerte que la concha de la lora”, se lamentó desde un penal bonaerense.

La conversación, que dura algo más de un minuto, revela un trato amigable entre el ex jefe en la ciudad de Santa Fe y el comisario Marcelo Lepwalts (50), procesado desde junio junto a otros cinco miembros de la fuerza por proteger a narcotraficantes de la cash provincial.

Mirá también

La grabación que recibió el Ministerio Público de la Acusación (MPA) corresponde al mismo día en que Valdés fue detenido y pasó de víctima a sospechoso en la investigación sobre el tiroteo que protagonizó en la autopista Rosario-Buenos Aires.

Con el mismo enojo que luego expresaría en los Tribunales de Villa Constitución, el comisario le contó a su colega: “No tiene gollete esto. Me estaba mostrando mi señora que salió un artículo de Clarín que period intento de violación, de abuso sexual”.

¿A qué estamos jugando? ¿Qué es lo que están escondiendo acá? ¿Qué es lo que están manejando, Lechu?”, se preguntó el jefe policial al que ahora vinculan con la misma estructura corrupta denunciada como paso previo a su llegada a la provincia.

Mirá también

De su lado, Lepwalts respondió al apodo sin inconvenientes en el diálogo y manifestó su apoyo desde la cárcel. En medio de un caso que también sugiere una fuerte interna en la Federal, le dijo a Valdés que la culpa es de “los putos de la prensay acotó: “Te ensucian como al mecánico de Lapa y gratis”.

El audio que emitió Canal 3 de Rosario forma parte de las pruebas enviadas al Juzgado Federal de Santa Fe bajo la sospecha de que el ataque contra el último de los jefes asignados a la cash puede ser un nuevo eslabón en la cadena de delitos que investigan los fiscales Walter Rodríguez y Gustavo Onel.

El ex jefe la delegación Santa Fe de la Policía Federal Argentina Mariano Valdés (arriba, centro). Foto: JUAN JOSE GARCIA

El ex jefe la delegación Santa Fe de la Policía Federal Argentina Mariano Valdés (arriba, centro). Foto: JUAN JOSE GARCIA

El primero de ellos incluso había advertido antes del tiroteo un nivel “alarmante” de connivencia entre miembros de la fuerza y bandas dedicadas a la venta de droga, denuncia que también se refería a la parte de la Policía santafesina que colabora en operativos contra el narcotráfico.

Sin embargo, el nuevo protagonista al que apuntan desde Rosario llevaba por entonces pocos meses en el caso y no figuraba por entonces en el radar.

Lepwalts le advirtió a su sucesor que “de alguna manera, algo hay que hacer” a partir del avance en la investigación que luego determinó la presencia de droga a bordo del vehicle baleado que manejaba su sucesor la noche del lunes 2 de septiembre.

Por supuesto que sí”, le respondió Valdés. “Eso lo vamos a hacer juntos también, no sé si me entendés”, se despidió el primero de ellos con la promesa de retomar la comunicación una vez que salga de prisión.

El comisario Mariano Valdés (51) y la oficial Roxana González (27), desplazados de la Policía Federal.

El comisario Mariano Valdés (51) y la oficial Roxana González (27), desplazados de la Policía Federal.

Valdés fue atacado cuando se dirigía junto a la oficial Roxana González (27) por la autopista que une Rosario-Buenos Aires. Aunque en su declaración aseguró que fue sorprendido por desconocidos que intentaron asaltarlo, los testimonios y las pericias revelaron que todo period falso: mantuvo un diálogo con los agresores, que lo conocían, y luego se inició una balacera.

El comisario, que hasta ese momento se mantenía a cargo de la jefatura de la Federal en Santa Fe, recibió un disparo en la ingle y otro en el antebrazo derecho. Los informes confirmaron que el disparo efectuado a corta distancia se realizó con su arma reglamentaria, por lo que se estima que se disparó accidentalmente al intentar utilizarla.

Valdés fue imputado y quedó detenido por 90 días junto a su segundo, Higinio Bellagio. La Justicia investiga si la discusión y la posterior balacera se produjo por una interna dentro de la Fuerza. A Bellagio se lo investiga por colaborar con su outstanding, tomando elementos de la escena y borrando pruebas.

Una pericia reciente indicó que en un bolso del comisario había restos de metanfetamina, como también de anfetamina (éxtasis) en su ropa.

EMJ

Facebook Comments